Seagate compra LSI SandForce de manera inmediata

Seagate compra LSI SandForce de manera inmediata

Rodrigo Alonso

Seagate ha comprado LSI SandForce, el famoso fabricante de controladoras de SSDs entre otras cosas. El acuerdo entre ambas compañías incluye la división ASD (Accelerated Solutions Division) de LSI y la división FCD (Flash Components Division) de Avago por un total de 450 millones de dólares. La división FCD es la que verdaderamente le interesa a Seagate, puesto que incluye las patentes de las controladoras SandForce, entre ellas las famosas SF2000 y SF3700.

Según las palabras de Steve Luczo, CEO de Seagate, «Seagate quiere poder proporcionar a los consumidores un catálogo completo de productos de almacenamiento, y esta compra mejorará significativamente nuestra oferta de productos de memoria Flash para complementar nuestro catálogo actual. La unidad de negocio ASD de LSI tiene el más amplio espectro de productos PCIe Flash del mercado, así como un gran número de propiedades intelectuales. Por otro lado, el negocio FCD cuenta con las mejores controladoras SSD del mercado, con amplio soporte para un gran número de aplicaciones. Esta adquisición mejora de manera inmediata la capacidad de Seagate, y seguro que nos impulsará para seguir creciendo en el mercado».

Seagate Sandforce

Las implicaciones que esta compra podría tener

Esta compra puede significar muchas cosas, y dado que no han proporcionado demasiada información al respecto sacaremos nuestras propias conclusiones. Para empezar, el comprar la división de componentes Flash de LSI implica que ahora Seagate tiene todos los derechos sobre las controladoras SandForce, que como bien sabréis son utilizadas en muchísimas marcas de SSDs del mercado actual. Esto puede implicar tres cosas: una, que Seagate se anime a lanzar sus propios SSDs muy pronto, de manera que puedan desmarcarse de competidores como Western Digital y a su vez se acerquen a Samsung, que como sabéis está metida de lleno en este mercado desde hace tiempo. La segunda implicación es que a partir de ahora quien quiera utilizar controladoras SandForce deberá pagarle derechos a Seagate. Una tercera implicación podría ser que Seagate cortara el grifo y decidiera utilizar las controladoras SandForce en exclusiva, aunque esta última es la que vemos menos probable de todas.

Fuente: Reuters.