La NSA está creando un ordenador cuántico para descifrar contraseñas

Según informa ADSLZone, unos nuevos documentos aportados por Edward Snowden muestran que la NSA está trabajando en un ordenador cuántico que en teoría sería capaz de descifrar cualquier tipo de contraseña o forma de codificación, incluyendo las de «alta seguridad» empleadas en transacciones bancarias o secretos de estado.

Desde que estallara el escándalo del espionaje masivo realizado por la NSA meses atrás, la preocupación por la seguridad está en alza en todo el mundo, y el tal Edward Snowden no para de arrojar más leña al fuego aportando nuevos documentos que ponen todavía más en evidencia las prácticas la agencia de seguridad estadounidense. En esta ocasión se trataría de la construcción de un ordenador cuántico nada más y nada menos, y según los documentos lo estarían haciendo en unas celdas de Faraday (grandes habitaciones forradas de planchas de metal para evitar interferencias). Un proyecto a gran escala que a nosotros personalmente se nos antoja un poco irreal… ¿dónde van a meter un sistema de tal magnitud «en secreto»?

d-wave_quantum2

De hecho, la comunidad científica también ha puesto en duda estos documentos afirmando que las previsiones de desarrollo de un ordenador de esta capacidad está todavía lejos de la tecnología actual, y según las previsiones no veremos algo similar hasta por lo menos finales de esta década. Recordemos que IBM anunció en 2012 que los chips de cuanto no son lo suficientemente estables todavía, y vaticinan que en unos 10 ó 12 años podrán tener la tecnología necesaria para hacer ordenadores cuánticos «comunes».

Para el que no lo sepa, un ordenador cuántico sería una máquina capaz de trabajar con computación cuántica, un paradigma distinto al de la computación «normal». Se basa en el uso de qubits en lugar de bits, y da lugar a nuevas puertas lógicas que hacen posibles nuevos algoritmos, los cuales en teoría son mucho más eficientes y efectivos que los actuales y, por ello, serian ideales para poder romper los códigos de cifrado de por ejemplo las transacciones bancarias de alta seguridad. Esto es porque una misma tarea tiene diferentes grados de complejidad en computación cuántica y computación clásica, y por ejemplo problemas que son indescifrables en computación clásica, son problemas sencillos en computación cuántica.

Un ejemplo: en abril de 2013, la empresa D-Wave Systems creó un ordenador cuántico (D-Wave Two) con un poder de cálculo de 439 qubits. En comparación con un ordenador de computación clásica con un procesador Intel Xeon E5-2690 a 2.9 Ghz, el D-Wave Two tiene un poder de cómputo unas 4.000 veces superior. Casi nada. Por cierto que en la foto de arriba podéis ver el ordenador cuántico D-Wave One lanzado en 2006.