¿Qué hacer si la tarjeta gráfica no transmite imágen al monitor?

Es bastante frecuente que, tras instalar una nueva tarjeta gráfica dentro de nuestro ordenador, e iniciarlo, se muestre la pantalla en negro. Sin embargo, todas las luces LED de nuestro equipo se encuentran en funcionamiento y todo parece operar de manera normal.  En este tutorial vamos a ver las posibles causas de ello y las soluciones que podéis intentar para solventar este problema.

Uno de los problemas más comunes que nos podemos encontrar cuando acabamos de instalar una tarjeta gráfica en nuestro PC es simplemente que esta no emita imagen a nuestro monitor. No se trata de una ocurrencia rara, pero cuando ocurre podemos pensar que nos han vendido una tarjeta gráfica rota. Sin embargo, la mayoría de veces se trata de problemas muy pequeños y que, por tanto, tienen una fácil solución que no requiere de altos conocimientos arca de hardware.

Posibles soluciones a la pantalla en negro tras montar una nueva tarjeta gráfica

Como es habitual a la hora de diagnosticar un problema en un ordenador, utilizaremos el método de «prueba y error» hasta lograr localizar la causa. Lo cual significa que vamos a realizar una serie de comprobaciones y, por tanto, no será más que una puesta a punto para comprobar que no solo la tarjeta gráfica, sino también de todos los elementos a los que esta se encuentre conectada.

Os recomendamos seguir los pasos siguientes en orden para ver que todo funciona correctamente, si después de seguir todos ellos nos encontramos que la tarjeta gráfica provoca una imagen en negro en el monitor, entonces estará claro que es un defecto de fábrica. Por lo que tendrás que tramitar el proceso de garantía para un reemplazo por un modelo funcional o la devolución del dinero.

Instalar gráfica

Comprueba si el monitor se encuentra encendido

Puede parecer una perogrullada, pero, en realidad, no lo es. No solo es verificar si el cable de alimentación está correctamente conectado a la toma de corriente por un extremo y al monitor por el otro. También es comprobar que el monitor se enciende correctamente. Y, si tiene varias entradas de vídeo, asegurarse que tenemos seleccionada la que corresponde al cable de vídeo que estamos empleando para conectar la tarjeta gráfica con el monitor.

Es importante que os aseguréis de que el monitor funciona correctamente usando otros dispositivos en el mismo. Si hacéis uso de una interfaz DisplayPort lo tendréis más difícil dado que hay menos dispositivos que hacen uso de ella. En cambio, con el HDMI es diferente y hay mayor variedad de dispositivos que podrás probar. Si el monitor enciende, entonces deberemos mirar si los cables funcionan.

Pantalla en negro

Mira si el cable HDMI o DisplayPort funciona

Hay una cosa que nosotros siempre hemos recomendado en HardZone, utilizad los cables que os vienen con cada dispositivo y no otros. Un consejo personal que os doy es que etiquetéis los cables HDMI y DisplayPort que no empleáis con sus especificaciones base. De esta manera sabréis que cables son los más adecuados para un monitor concreto o una tarjeta gráfica. ¿Si un cable deja de funcionar? Descártalo por completo.

También otra cosa que muchos usuarios licenciados consideran una tontería, pero que no es tal. Debéis de comprobar que el cable de vídeo está bien sujeto a la tarjeta gráfica por su correspondiente extremo, y a la entrada correcta del monitor por el otro. En caso de no estarlo, es imposible que el monitor reciba imagen de vídeo y de ahí a que os aparezca la pantalla en negro.

En el caso de que el procesador de vuestro PC tenga una GPU integrada dentro del mismo, la cual es diferente a la que habremos instalado como tarjeta de expansión, entonces la solución es mirar si la imagen está siendo retransmitida por el hardware gráfico que no es. Para ello desconecta el cable HDMI o DisplayPort de los conectores de la tarjeta gráfica y usa los de la tarjeta gráfica. Si ves que aparece la imagen, entonces es hora de apagar el ordenador, desenchufarlo e ir a por el siguiente paso.

HDMI 2.1 DisplayPort 2.0

Puede que la tarjeta gráfica se encuentra mal insertada en la ranura

Si la tarjeta gráfica no está correctamente insertada en su ranura PCI Express correspondiente, entonces los pines no harán contacto y, por tanto, no habrá ni comunicación ni alimentación para la misma. Por lo que asegúrate de que está bien colocada en su ranura. Eso si, no lo hagas a lo bruto, sino que hazlo con cuidado, ya que no ganas nada poniéndote nervioso. Todos alguna vez hemos colocado mal algún componente o apretado un tornillo mal a la hora de montar algo.

Eso sí, y aunque parezca que no tienen nada que ver, durante el desmontaje y posterior montaje de la tarjeta gráfica, es factible que la memoria RAM se mueva en sus ranuras, aunque a nosotros nos parezca que no lo haya hecho. Por consiguiente, no tendremos que asegurar de que la memoria RAM del ordenador se encuentre bien colocada por si en el proceso y sin querer la hemos desconectado. Si después de esto sigue apareciendo la pantalla en negro, entonces solo nos queda el último punto.

Instalar Tarjeta Gráfrica Pantalla Negro

La pantalla en negro puede ser por falta de potencia en la fuente

No olvidemos que la tarjeta gráfica es el componente que más energía consume y a la hora de comprar una el fabricante nos dirá cuál es la potencia eléctrica que necesitamos en nuestro PC para usarla. ¿Nuestro consejo? Hacer uso una de un nivel superior a la que os piden las especificaciones y con la mayor eficiencia posible. Es decir, si os piden una de 750 W y tenéis a tiro una de 850 W vayáis a por la segunda.

Llegar a comprar una nueva tarjeta gráfica sin tener en cuenta la potencia que puede suministrar la fuente de alimentación es una mala idea. Dado que si habéis montado una tarjeta gráfica que requiere bastante más potencia de la que es capaz de suministrar la fuente, lo más probable es que el ordenado muestra una pantalla en negro, como consecuencia de no haber podido arrancar. En este caso, deberíais de comprar una nueva fuente de alimentación de más potencia.Lo cual es fácil si el PC te lo has montado a piezas tú.

El problema de los ordenadores clónicos o premontados

Uno de los problemas más comunes que suelen tener los ordenadores que ya se venden construidos son sus pésimas fuentes de alimentación, las cuales casi nunca se especifican en las características cuando compramos un PC y suelen ser el factor limitante a la hora de instalar una tarjeta gráfica y no solo por el espacio, sino que esto tiene que ver con el último punto de las comprobaciones.

A mucha gente le ha ocurrido que ha comprado un ordenador ya hecho y con un diseño muy espectacular, donde para conseguir ese bonito diseño estético el fabricante ha tenido que sacrificar espacio y ha acabado colocando no solo una fuente de menor potencia, sino además que esta tendrá una forma que será distinta al estándar y no podremos reemplazarla por otra de mayor potencia. Es por ello que os recomendamos escoger siempre diseños estándar. La torre de toda la vida puede parecer aburrida, pero cumple los estándares y nos permite trastear con ella e incluso cambiar su fuente de alimentación si es necesario.

PC Team Liquid Portada

2 Comentarios