¿Problemas en tu PC? Así puedes restaurarlo a los valores de fábrica

Cuando el PC empieza a darte problemas de software, hay ocasiones en las que no nos queda más remedio que tomar soluciones drásticas. Formatear el PC siempre es una opción, pero antes de ello siempre puedes intentar restaurar el sistema o, como vamos a ver hoy, restaurar el sistema a los valores de fábrica.

Puede que tu PC ya funcione demasiado lento, que te haya entrado un virus u otro tipo programa malicioso y no encuentras otra solución que no implique empezar de cero y, por tanto, restaurar los valores de fábrica del ordenador como solución a un problema mayor. Y es que a veces es mucho mejor dejar las cosas tal y como estaban en un inicio, es decir, hacer borrón y cuenta nueva. En este tutorial os vamos a explicar cómo resetear el sistema a los valores de fábrica, siempre y cuando utilices sistema operativo Windows para ello. A continuación vamos a enseñarte cómo hacerlo de la manera más fácil y rápida posible, sin embargo, asegúrate previamente de que tengas hecha una copia de seguridad de todos los archivos que no quieras perder, ya que se borrará todo el contenido en el disco duro a excepción del disco duro.

 

¿Por qué volver a los valores de fábrica?

Muchas veces instalamos y desinstalamos tantos programas que estos dejan en el disco duro una cantidad de residuos que son incluso difíciles de eliminar a la hora de desinstalar los programas, por lo que es mucho más eficiente volver a los valores de fábrica. Por ejemplo, carpetas de configuración desperdigadas por el disco, archivos en el registro sin eliminar, temporales que Windows no ha indexado y que están ahí ocupando espacio.

Es decir, lo que buscamos es eliminar todas las rémoras que se han ido acumulando con meses e incluso años de uso y que afectan al rendimiento diario de nuestro ordenador. Sin embargo, el tiempo que tardaríamos en diagnosticar y eliminar a cada una de ellas sería demasiado alto y es más eficiente volver a los valores de fábrica. De paso os recordamos que no tengáis en el sistema ninguna aplicación que sepáis que no vais a usar de manera periódica. Precisamente las aplicaciones de «por si acaso» puede que estén funcionando en segundo plano y luego sean difíciles de desinstalar, especialmente las de dudosa preferencia.

Sea por ganar rendimiento, por recuperar el almacenamiento perdido o por un problema cuya solución sea el volver a los valores de fábrica, te vamos a explicar a continuación una serie de métodos para poder hacerlo.

 

Resetear a los valores de fábrica con Windows

Dentro del propio sistema operativo Windows hay una manera de restaurar el sistema a los valores de fábrica, esta es la opción más sencilla de realizar y, por tanto, si eres un usuario novel entonces te recomendamos usar este método. Eso si, no lo hagas para solucionar problemas de arranque, ya que para que este funcione hace falta que el PC siga «funcionando», o al menos que sea capaz de arrancar el sistema operativo.

  1. Para ello, debemos ir a Configuración, para ello solo tenemos que pulsar la tecla Windows en el teclado o hacer clic en el icono equivalente en la barra de tareas. Dentro del menú que desplegará seleccionamos la rueda dentada y ahí dentro nos saldrá el menú de configuración:
  2. Desde ahí vamos a Actualización y seguridad⇾ Recuperación. Bajo el apartado «Restablecer este PC», tienes el botón «Comenzar» que iniciará este proceso.

restablecer valores PC

Cuando inicie el asistente, te dará a elegir si quieres mantener tus archivos o, en cambio, quitar todo. En ambas opciones se eliminarán las aplicaciones y sus archivos relacionados, pero el contenido de las carpetas de usuario como Descargas, Documentos, Imágenes y nuestro espacio de trabajo de cada uno se mantendrán. En cambio, si seleccionamos eliminar todo no se conservará nada, ni los datos de los usuarios.

 

¿Qué opción recomendamos?

Haz la copia de seguridad de las carpetas propias de cada cuenta y escoge seleccionar todo antes de pulsar cualquiera de las opciones. El motivo es que hay programas que acaban almacenando archivos de configuración en la carpeta documentos y estos te podrían ser un problema a posteriori. Eso sí, asegúrate de ponerlo antes todo a buen recaudo.

Una vez seleccionada la opción correspondiente el sistema se reiniciará y tan solo tendremos que seguir el asistente habitual para finalizar el proceso. Cuando termine únicamente tendremos Windows instalado.

 

Valores de fábrica con «Comienzo de cero»

Otra opción que tenemos es reinstalar Windows, algo que podemos hacer de manera automática desde el mismo sistema operativo.

  1. Para ello debemos ir, igual que previamente tenemos que ir a configuración y de ahí a Actualización y seguridad → Recuperación de nuevo.
  2. ¿La diferencia con el método anterior? Deberemos seleccionar la opción que hay abajo del todo que dice «Más información sobre cómo empezar de cero con una instalación limpia de Windows».
  3. Aparecerá un mensaje diciendo que si queremos cambiar a Seguridad de Windows, a lo que debemos responder que sí.
  4. Se abrirá una nueva ventana, donde deberemos pulsar sobre el botón «Comenzar». Este proceso volverá a sacar un asistente para escoger las opciones que queramos en pos de volver a instalar Windows completamente.

Comenzar de cero

En comparación con la opción anterior, «Comienzo de cero» mantendrá siempre los archivos personales. Además, descargará e instalará automáticamente la última versión de Windows 10, por lo que esta opción es ideal para usuarios que tengan problemas con el sistema operativo.

Esta opción es buena si crees que has sobrecargado de programas tu PC, y lo quieres tener funcionando como el primer día con solo lo realmente necesario sin tener que perder el tiempo desinstalando uno por uno, aparte que te dejará el registro completamente renovado.

 

Reinstalar Windows con un USB de arranque

La opción más tradicional: si tienes un pendrive USB con Windows, siempre puedes arrancar desde este y reinstalar Windows desde cero, una opción similar a formatear (y de hecho podrás hacerlo).

Pendrive Windows 10

Simplemente, arranca el equipo desde el pendrive USB y sigue el asistente para reinstalar Windows de la manera que prefieras (sobrescribir, formatear, mantener archivos, etc.). Si tienes dudas siempre puedes consultar nuestra guía para formatear el PC.

Este proceso se puede ver empañado por el hecho de que vuestra BIOS/UEFI no reconozca el pendrive al iniciar.

  1. Para ello y por norma general, debemos pulsar el botón F8 sin parar hasta que nos de las opciones de arranque en pantalla. Si esto no ocurre, reiniciaremos y entraremos en la BIOS/UEFI pulsando Supr o F2 o quizás F10, dependiendo del fabricante.
  2. Una vez dentro tendremos que seleccionar el arranque del sistema, que estará por defecto en el HDD o SSD de turno, donde está Windows y nuestros programas. Simplemente, tendremos que cambiar esa opción al pendrive, guardar pulsando F10 y Sí, y ya tendremos cargado el pendrive con la imagen de Windows a los pocos segundos.
  3. No olvidemos volver a cambiar el ajuste cuando terminemos de instalar el sistema operativo, porque si no siempre intentará entrar en el pendrive que esté conectado y si no hay ninguno podría no cargar nada, aunque las placas base en tal caso lo omiten y se van al disco de arranque.
 

Restaurar el equipo con las opciones avanzadas de Windows

Finalmente, la otra opción que nos queda para restaurar el PC a los valores de fábrica, podremos utilizar las opciones avanzadas de arranque de Windows.

  1. Para acceder a ello puedes entrar mediante Configuración ⇾ Actualización y Seguridad ⇾ Recuperación y seleccionar la opción de «Reiniciar ahora» bajo la sección de «Inicio Avanzado».
  2. El equipo se reiniciará. Una vez arranque el inicio avanzado de Windows, deberás seleccionar la opción de «Solucionar problemas» (o Troubleshoot si te sale en inglés) y luego la opción de «Reset this PC».

Esto iniciará el mismo proceso que ya hemos visto al principio del artículo, así que solo tendrás que seguir los mismos pasos de nuevo. Es más que probable que en el paso y cambio de uno a otro sistema operativo se produzcan reinicios o pantallas en negro momentáneas de carga, es un proceso normal y solamente tendremos que tener paciencia para que el proceso termine.

1 Comentario