¿El teclado de tu portátil no funciona? Prueba estas soluciones

El teclado del portátil es un componente vital para poder utilizarlo. Si el teclado no funciona, el portátil quedará casi inutilizado, por lo que es crucial el arreglarlo cuanto antes. En este tutorial vamos a darte algunos consejos para arreglar el teclado que no funciona de un portátil, cosas que podrás intentar tú mismo para arreglar el problema antes de tener que llevar el portátil al servicio técnico.

Es imperativo tener teclado para poder aplicar algunas de estas soluciones, algo que es contradictorio al problema que tenemos. No obstante, dado que el teclado del portátil no tiene que ver con el touchpad, es probable que éste sí que funcione -o seguramente tengas un ratón USB externo para mayor comodidad- y eso sí que podremos utilizarlo al menos. En todo caso, es recomendable que si tienes un teclado externo USB lo conectes momentáneamente al portátil hasta dar con la solución.

Si no tienes esta posibilidad no desesperes, porque Windows incorpora una utilidad que nos puede ayudar a paliar el problema, aunque a día de hoy existen teclados con conectividad Bluetooth que puedes utilizar en el 99.9% de los portátiles, pero si no tienes uno a mano hay una solución temporal.

El teclado en pantalla de Windows 10

Como decíamos, Windows incorpora un teclado que podremos pulsar con el ratón. Para acceder a él deberemos pulsar sobre inicio y navegar a «Accesibilidad de Windows», donde podremos seleccionar el teclado en pantalla.

menu inicio Windows aplicaciones

Esto nos sacará un teclado en la pantalla, donde podremos pulsar sus teclas directamente con el ratón. No es lo más cómodo del mundo, pero para salir del paso si no podemos conectar un teclado externo, nos vale.

Explicado esto, vamos a ver cómo podemos arreglar el problema.

Si el teclado no funciona por culpa del software

Comprobar los componentes de Windows

Es probable que si el teclado del portátil no funciona sea por culpa del software. Por este motivo, lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que todos los componentes de Windows estén correctamente, y para ello debemos abrir una ventana de Símbolo del Sistema como administrador. Para ello simplemente haz clic con el botón derecho en el botón de inicio y Selecciona símbolo del sistema (Administrador).

Una vez abierta la ventana, directamente ejecuta el siguiente comando: sfc /scannow

Esto procederá a comprobar todos los componentes de Windows, y posteriormente (cuando termine) deberíamos reiniciar el equipo.

Reinstalar el driver del teclado

Si esto no ha solucionado el problema, lo siguiente que debemos hacer es reinstalar el driver del teclado. Para ello debemos ir al Administrador de dispositivos, al que podéis acceder haciendo clic derecho sobre el botón de Inicio y seleccionando «Administrador de dispositivos», y dentro debéis buscar dentro del apartado «Teclados» o «Keyboards» un dispositivo llamado «Standard PS/2 Keyboard» o «Teclado estándar PS/2». Hay que hacer clic sobre él con el botón derecho y seleccionar Desinstalar.

Drivers Teclado PS/2

Tras hacerlo, reiniciamos el portátil y en el siguiente arranque, Windows instalará automáticamente el driver de nuevo. Si no es así, es recomendable volver a entrar al Administrador de dispositivos, y desinstalar todo lo que aparezca dentro de Teclados. Si no encontrásemos los drivers correctos, puesto que muchos fabricantes los dejan de lado y pueden que desaparezcan de la red, programas como Driver Booster pueden ser útiles, ya que la base de datos que tienen es enorme y no en pocos casos solucionan problemas como estos. El único inconveniente es que es de pago, aunque tiene una versión recortada gratuita.

Dependiendo del tipo de driver puede ser que nos pidan introducir una clave para descargarlo e instalarlo o no.

Ya hemos visto qué podemos hacer para solucionar el problema en cuanto al software se refiere, y si nada ha funcionado es muy probable que entonces el problema esté en el hardware. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es asegurarnos de que el problema es ese, y para ello nada más encender el portátil estando apagado debemos pulsar SUPR, F2, F8 o F12, la tecla que corresponda para entrar en la BIOS.

Si el portátil entra en la BIOS entonces el teclado está bien y seguramente te toque formatear el equipo. Si no responde, pasa a la siguiente sección porque seguramente el problema radique en el hardware.

El problema puede estár en el hardware

Hay que tener en cuenta que la controladora USB tiene ya drivers para todos los teclados, por lo que el hecho que el PC no reconozca el teclado puede suponer que la interfaz USB del teclado no funciona bien y por tanto todo indicaría que es un problema de hardware.

Si estás seguro de que el problema está en el hardware, pero eres un poco manitas y te atreves, entonces tendrás que «destripar» el portátil. Retira los tornillos y abre la cubierta inferior, deberás localizar el conector del teclado y esto, por desgracia, depende de cada fabricante así que no podemos mostraros casos generales que os puedan ayudar.

El conector será parecido a esto.

Conector teclado portátil por dentro

Lo primero que deberías hacer es desconectarlo (con cuidado, normalmente simplemente hay que empujarlo hacia fuera con un destornillador plano), comprobar que no esté sucio ni el cable ni el conector, y volver a conectarlo. Comprueba antes que el conector no esté dañado, claro. Hay que tener especial cuidado con la pestaña que fija el cable y si esta pestaña está en ambos extremos del mismo entonces hay que ser muy cauteloso. La presión que ejercen es leve, pero el conector en sí mismo y dicha pestaña son muy débiles, así que máximo cariño cuando la levantemos.

También es posible que el problema este en el cable del teclado y que el cabezal USB se haya roto, en muchos teclados este cable no es extraíble por lo que vas a necesitar recortar el cabezal y empalmar uno nuevo. Por suerte todos los dispositivos USB hacen uso del mismo pinaje, por lo que podrás realizar dicha operación sin problemas. Eso si, te la recomendamos hacer esto como última solución.

Si aun así sigue sin funcionar el teclado, nos tememos que entonces tendrás que cambiarlo o llevarlo al servicio técnico. Normalmente no es complicado contactar con el fabricante y comprar solo el teclado para poder instalarlo tú mismo, aunque obviamente si el portátil está todavía en garantía lo mejor que puedes hacer es no complicarte la vida y echar mano de ésta para que te lo arreglen.