¿Tu disco duro va lento? Con estos trucos podrás remediarlo fácilmente

No deja de ser verdad que los discos duros, como opción de almacenamiento, no son ya de por sí, los más rápidos. Pero también es cierto que es la opción más extendida entre todos los usuarios de ordenadores de sobremesa. Por ello, hay una serie de trucos que podemos hacer con ellos. Para que no pierdan rendimiento en exceso con el uso que les damos. Estos trucos son los que os vamos a mostrar en este nuevo tutorial.

Optimizar unidades

Una de las opciones más rápidas para mejorar el rendimiento de nuestro disco duro. Es usar la aplicación de «Optimizar unidades». Esta aplicación antiguamente correspondía al «Desfragmentador de disco duro». Porque esto es lo que hace esta opción: analiza el grado de fragmentación de nuestros discos duros y, si es elevado, procede a desfragmentarlos.

Para abrir esta herramienta, el sistema más sencillo es hacer doble clic en «Este equipo» y hacer clic derecho en la unidad que queremos conocer su estado. En el menú desplegable seleccionaremos la opción «Propiedades».

Ahora seleccionaremos la pestaña «Herramientas».

Y, en ella, opción de «Optimizar y desfragmentar unidad». Lo cual nos trasladará a esta pantalla.

Activar la caché de escritura

La caché de escritura del disco duro es un chip de memoria NAND Flash que se incluye en nuestro disco duro. En ella se almacenan los datos antes de grabarse físicamente en uno de los platos de la unidad. Por tanto, tenerla activada siempre va a suponer un boost al rendimiento de nuestro disco.

Para comprobar si la tenemos activada o no, deberemos de hacerlo a través del Administrador de dispositivos. Para abrirlo, no tenéis más que teclear en el icono de la lupa de vuestra barra de tareas «Administrador de dispositivos».

Ahora seleccionaremos la opción de «Unidades de disco». Para luego, hacer doble clic sobre nuestra unidad de almacenamiento.

Esto abrirá la siguiente ventana:

Ahora iremos a la pestaña «Directivas».

Es en esta pestaña donde comprobaremos si tenemos activada la caché de escritura del disco duro. En caso de tenerla desactivada, deberéis de proceder a su activación.

Asegurarse que el disco duro tiene activada la indización de archivos

Algo que se suele pasar por alto, pero que afecta seriamente al rendimiento de los discos duros, es la necesidad que tienen estos de tener los archivos correctamente indizados. Para ello, la unidad crea un archivo interno que le permite saber en qué sector de cada plato, está guardado cada archivo. Justo como el índice de un libro. Luego, a la hora de querer localizarlo, el disco consulta este índice y puede mover las cabezas lectoras directamente a la dirección en la que está el archivo.

Para saber si tenemos el indizado activado, lo que deberemos de hacer es clic derecho sobre el icono de nuestro disco. Y seleccionaremos «Propiedades».

En la pantalla, podremos saber automáticamente si está activado el indizado de archivos para nuestra unidad. Por defecto, Windows activa el indizado para todas las unidades de almacenamiento, cuando se instala. Pero nunca está de más, asegurarse que lo tenemos activado.

Particionar nuestras unidades de almacenamiento

La última manera de acelerar el rendimiento de nuestro disco, es creando particiones más pequeñas. De esta manera, podemos ordenar y compartimentar más nuestros archivos. Al hacer más particiones, las cabezas de lectura y escritura del disco no tienen por qué moverse tanto, como si tienen que buscar en toda la superficie del disco duro.

Para crear una nueva partición sobre un disco duro, lo primero que debemos de hacer es ir a «Administración de equipos». Y, luego, a «Almacenamiento».

Luego haremos doble clic en «Administración de discos (local)».

Esto nos mostrará todas las unidades de almacenamiento de nuestro PC.

Ahora deberemos de seleccionar una de nuestras unidades para poder hacer la nueva partición. Haremos clic derecho encima de la partición, seleccionando «Reducir volumen».

Ahora solo deberemos de seleccionar el tamaño de la nueva partición y dejar que Windows haga su función.