Optimiza tu tarjeta de red en Windows 10 para reducir el lag en juegos online

La velocidad de Internet que llega a nuestros hogares es cada vez mayor, y hoy en día ya es muy común tener una fibra simétrica de 500 Mb. No obstante, incluso con conexiones de fibra, a veces tenemos alta latencia en los juegos online, y no nos explicamos por qué. La respuesta es sencilla: para reducir el lag, hay muchos parámetros que podemos tocar. Así pues, hoy vamos a contaros algunos trucos para optimizar la tarjeta de red en Windows 10 y, gracias a ello, reducir el lag en los juegos online.

Hay tarjetas de red, consideradas «gaming» como las de la marca Killer que incorporan muchas placas base, que cuentan con un software específico que «tunea» los ajustes de la tarjeta de red y algunos parámetros de Windows 10 para, efectivamente, reducir el lag en juegos online. No obstante, no todo el mundo tiene una tarjeta de red en su placas base de esta marca, y a día de hoy casi nadie compra una tarjeta de red externa especializada y todos nos conformamos con la que trae de serie la placa.

Sin embargo, con los trucos de los que os vamos a hablar a continuación, podremos mejorar el ping de nuestra conexión para reducir, aunque sea un poco, la latencia en los juegos online. Así pues, vamos allá.

Cómo reducir el lag optimizando la tarjeta de red

Elimina las limitaciones de Windows 10

Aunque realmente el ancho de banda que tengamos no limita la latencia, sí que son dos parámetros estrechamente ligados, así que cuanto más ancho de banda tengamos en la conexión a Internet, mejor. En Windows 10, por algún motivo esto viene limitado de fábrica, pero por suerte podemos quitar ese límite.

Para ello, debemos pulsar las teclas WIN + R, o bien botón derecho en el icono de inicio y seleccionar «Ejecutar», y escribiremos gpedit.msc

En la ventana que se abre, debemos desplegar «Configuración del equipo», y dentro de este apartado hay que buscar Plantillas Administrativas, después Red, y dentro de éste, buscaremos Programador de paquetes QoS.

Aquí tenemos, en la parte derecha, el parámetro «Limitar ancho de banda reservable». Aunque aquí diga «No configurada», significa que tiene las opciones por defecto, y como veremos en la siguiente captura, Windows limita el ancho de banda al 80% por defecto, así que estaremos ganando un 20% más de rendimiento de la conexión simplemente haciendo doble clic sobre el parámetro y seleccionando «Habilitada», para luego en el apartado de opciones seleccionar que queremos que el límite sea del 0% (y luego Aceptar, claro). Así estaremos diciéndole a Windows 10 que no reserve nada del ancho de banda y que así esté todo a disposición del usuario.

Tras aplicar este cambio, es recomendable reiniciar el ordenador, o como mínimo limpiar la caché DNS que es lo que vamos a hacer en el siguiente apartado.

Limpia y vacía la caché DNS

Los servidores DNS se encargan de resolver los nombres y traducir las direcciones IP, de manera que las conexiones sean más amenas para los usuarios. No obstante, no todas las IP son fijas y si tenemos algunas en la caché DNS del sistema, pueden ralentizar mucho las conexiones con los servidores de los juegos online a los que jugamos, lo cual aumentará la latencia.

Para limpiar la caché DNS tan solo tendremos que abrir un «Símbolo de sistema» (desde inicio -> Ejecutar y escribiendo CMD, con botón derecho sobre el botón de inicio y seleccionando «Símbolo de sistema» o simplemente buscándolo por su nombre en el menú de Windows 10). Una vez que se abra la ventana, tan solo deberemos escribir lo siguiente para que se vacíe la caché: ipconfig /flushdns

Hay un método bastante más radical para esto, pero a la vez es efectivo e incluso nos puede ayudar ya no solo a reducir el lag, sino también podría solucionar si tenemos desconexiones frecuentes de los servidores del juego online al que estemos jugando. Para ello, es necesario abrir de nuevo Símbolo de sistema, pero hay que hacerlo como administrador. Para ello, pulsamos con el botón derecho del ratón sobre el botón de Inicio, y seleccionamos «Símbolo del sistema (administrador)».

Ahora deberemos escribir los siguientes comandos, uno detrás de otro y pulsando ENTER (Intro) entre cada uno de ellos. Ten en cuenta que, momentáneamente, te quedarás sin Internet en el PC, aunque al final tendrás que reiniciar para completar el proceso de todos modos:

ipconfig /release
ipconfig /renew
ipconfig /flushdns
netsh winsock reset all
netsh int ip reset all

Tras introducir estos cinco comandos, reiniciamos el ordenador. Con ello conseguimos no solo vaciar y eliminar la caché DNS, sino resetear la asignación de la tarjeta de red (es bastante probable que esto produzca un cambio de IP en la LAN si la tenéis asignada por DHCP) e incluso la biblioteca dinámica de funciones DLL de Windows para TCP/IP (Winsock).

Cambia de servidores DNS

Por regla general, casi nadie configura los servidores DNS a mano y utiliza los que le asigna de manera automática su proveedor de Internet. Sin embargo, también podéis ponerlos a mano y gracias a ello navegaréis y os conectaréis a los servidores de los juegos dando menos «saltos», ya que estaremos omitiendo algunos nodos del proveedor.

Para acceder a esta configuración, debemos acceder al menú Configuración de Windows 10 (tecla de Windows + I), ir al apartado «Red e Internet», buscar «Ethernet» en el menú de la izquierda y desde ahí pulsaremos sobre «Cambiar opciones del adaptador».

En la ventana que se abre, seleccionamos nuestra tarjeta de red, hacemos clic derecho y seleccionamos Propiedades. En la ventana que se abre, debemos buscar «Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) y hacer doble clic sobre él.

Se abrirá una nueva ventana, en la cual podremos seleccionar en la parte inferior los servidores DNS que queramos metiéndolos a mano.

Unos buenos DNS que podéis utilizar son por ejemplo los de Google (8.8.8.8 y 8.8.4.4), los de Level3 (209.244.0.3 y 209.244.0.4) o los de Verisign (64.6.64.6 y 64.6.65.6). Cuando hayamos puesto servidor DNS primario y secundario, tan solo tendremos que pulsar en Aceptar y ya estaremos utilizándolos sin necesidad de hacer nada más. Si veis que la conexión no va bien, siempre podéis volver aquí y cambiarlos o volver a seleccionar la opción automática que teníais.

Cómo saber qué latencia y velocidad tienes

Podrías lanzarte a investigar qué IP tienen los servidores del juego de online al que estás jugando y en el que quieres reducir el lag, y seguro que terminarías encontrándolo tras una búsqueda en Google. Sin embargo, para términos generales, ver qué velocidad y ping tienes contra servidores de telecomunicaciones suele ser suficiente. En otras palabras, si antes de seguir estos pasos tenías, por ejemplo, 20ms de ping y después tienes 16 ms, ya sabrás que han surtido efecto.

Hay otras formas como por ejemplo si eres jugador de League of Legends, pues jugando constantemente te está diciendo cuál es tu latencia (como nota, en nuestro caso teníamos 34 ms de ping normalmente y lo hemos reducido a 30 ms con estos pasos, aunque la mejoría dependerá mucho de cada PC y cada conexión, por supuesto).

Hay muchas herramientas online gratuitas para esto, pero cuando se trata de ver el rendimiento de la red, os recomendamos medir la velocidad de Internet con este test de velocidad ya que es el más fiable en España.