¿Es suficiente una Intel Iris Plus 655 integrada para jugar?

¿Es suficiente una Intel Iris Plus 655 integrada para jugar?

Rodrigo Alonso

La Intel Iris Plus 655 es la gráfica integrada en muchos procesadores Intel de octava generación para portátiles y, de hecho, es la que utilizan muchos portátiles que no tienen gráfica dedicada. Por lo tanto lanzamos la pregunta, ¿es suficiente esta iGPU para jugar? Vamos a ponerla a prueba.

Son muchos los portátiles lanzados al mercado entre 2018 y 2019 que cuentan con una iGPU Intel Iris Plus 655 (Core i7-8569U, Core i7-8559U, Core i5-8279U, Core i5-8269U, Core i5-8259U y Core i3-8109U), además de muchos modelos de Intel NUC. Está claro que no son equipos diseñados para gaming, pero eso no quita que, como todo el mundo, de vez en cuando queramos jugar a algún juego, así que vamos a ver qué desempeño es capaz de proporcionarnos esta gráfica integrada de Intel.

Así pues, vamos a ver cuánto da esta gráfica integrada de sí que tantos portátiles y mini PCs equipan incluso en la actualidad. ¿Podremos jugar con ella? ¿Servirá para gaming? Vamos a comprobarlo.

Especificaciones de la Intel Iris Plus 655

 Intel Iris Plus Graphics 655
Frecuencia base300 MHz
Frecuencia máxima dinámica1.2 GHz
Memoria máxima de vídeo32 GB
eDRAM128 MB
Salidas de vídeo posibleseDP/DP/HDMI/DVI
Compatibilidad con 4KSí, a 60 Hz
Resolución máxima4096x2304 a 60 Hz (por HDMI, a 30 Hz).
Compatibilidad con DirectX12
Compatibilidad con OpenGL4.5
Intel Quick Sync Video
Intel InTru 3D
Intel Clear Video HD
Cantidad máxima de monitores admitidos3
ID de dispositivo0x3EA5

Por especificaciones esta es, sin lugar a dudas, una gráfica que no está diseñada para jugar, y a pesar de que soporta resolución 4K como máximo no podemos esperar el poder jugar a 1080p y 60 FPS ni si quiera con los gráficos al mínimo. Todo esto, por supuesto, viendo las especificaciones sobre el papel.

Sin embargo, sí que hay posibilidades de poder utilizarla para jugar a algunos juegos sencillos a 1080p aunque no lleguemos a 60 FPS y, de hecho, si rebajamos la resolución a 720p todavía serán más los juegos que serán «jugables». No es que una experiencia de juego a 720p y con los gráficos al mínimo vaya a ser satisfactoria precisamente, pero al menos sí que podremos jugar.

Rendimiento en juegos

Para realizar la prueba de rendimiento hemos utilizado un mini PC Intel NUC NUC8i7BEH, equipado con un procesador Intel Core i7-8559U (que es el segundo mejor de los que incorporan esta gráfica integrada) acompañado de 16 GB de memoria RAM DDR4 a 2400 MHz en formato SO-DIMM y un SSD Crucial MX500 SATA3 de 512 GB.

Este ha sido el resultado, en todos los casos a resolución 1280 x 720 píxeles:

Rendimiento Intel Iris Plus 655 en juegos

Como se puede ver, estos juegos a 720p son perfectamente jugables, si bien desde ya os decimos que por ejemplo GTA V a 720p y con todo al mínimo no tiene nada que ver con jugarlo a 1080p en un PC gaming en condiciones, porque a pesar de lo que dice la cifra de FPS, la sensación jugando es de que va todo el tiempo ralentizado.

En juegos como CS:GO, donde esta gráfica muestra un rendimiento bastante decente a 720p, hemos hecho también la prueba de subir la resolución a 1080p con todo al mínimo y también es jugable, pues nos entrega una media de FPS en este caso de 42 FPS, si bien nuevamente no es lo óptimo y menos para el tipo de juego que es.

¿Es suficiente esta iGPU para jugar?

Definitivamente no, al menos si quieres tener una experiencia de juego decente. Si lo que quieres es matar el rato y te da un poco igual los gráficos, puedes probar juegos a 720p y te dará para salir del paso, pero desde luego no para disfrutar de los juegos.

Esta gráfica integrada sí puede ser suficiente para juegos en navegador, o incluso algunos juegos livianos a 720p, pero desde luego no para jugar a 1080p y menos todavía a 60 FPS.