El precio de las fuentes de alimentación no para de subir, ¿por qué?

El precio de las fuentes de alimentación no para de subir, ¿por qué?

Ángel Aller

Aquellos que recortan la inversión en una fuente de alimentación habrán notado que éste componente se ha encarecido. Las preguntas acerca de por qué las fuentes de alimentación suben de precio no han tardado en producirse, así que explicamos cuáles son los motivos y aprovechamos para daros varios consejos sobre su compra.

Las fuentes de alimentación son vitales para que nuestros componentes funcionen al máximo rendimiento. Hasta ahora, la mayoría de personas no invertía mucho dinero en la adquisición de este componente, pero podían acceder a un producto con unas características decentes a un precio acorde. Hay varios factores por los que las fuentes de alimentación han subido de precio, los cuales vamos a explicaros y os damos una solución.

Por qué las fuentes de alimentación suben de precio

En principio, existirían varios motivos por los que las fuentes de alimentación han sufrido un encarecimiento significante. Hemos visto como muchos modelos han subido 20€ su precio inicial, un aumento más que significante. Si tenemos en cuenta las distintas gamas, esos 20€ pueden marcar la diferencia.

Antes, una fuente con certificación Gold se podía encontrar entre 50 y 80€. Lamentablemente, eso ha pasado a la historia, por lo que suelen partir de los 70€ con potencias bajas.

Los aranceles de Trump

trump china ee.uu

La gran mayoría de fuentes de alimentación se fabrican en China, país que se encuentra en una «guerra económica» con Estados Unidos. El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió aumentar los aranceles de muchos productos que son importados de China.

Una de las industrias más afectadas por estos nuevos aranceles es la informática, concretamente los componentes que se fabrican en territorio chino. Preocupa el hecho de cómo nos puede afectar la subida de tarifas, pero ya lo estamos experimentando: las fuentes de alimentación suben de precio porque son componentes fabricados en China, mayormente.

A corto plazo, las consecuencias se ven claras: aumentan los precios, se reduce la demanda. Tened en cuenta que en el sector informático esto es un golpe duro porque la cadena productiva queda afectada cuando el volumen (baja demanda) baja de forma considerable.

Las predicciones a largo plazo son mucho más complicadas. Por un lado, existe la teoría de que Trump habría subido estas tarifas para trasladar la fabricación de fuentes de alimentación a EE.UU. Lógicamente, la única beneficiada de ello sería Estados Unidos, pero, de ser así, ¿cuáles son los aranceles que los países imponen a Estados Unidos? Aquí estaría la cuestión.

GIGABYTE mostró las categorías de producto que se ven afectadas por la subida de aranceles de Trump, las cuales podéis ver en esta imagen.

tabla aranceles fuentes de alimentación GIGABYTE precio

Subida de precios en las fuentes de alimentación por la cadena productiva

Las cadenas productivas que vemos en el sector de las fuentes de alimentación suelen estar compuestas por: fábrica, sede de la marca, oficina local, distribuidor, revendedor y consumidor.

La empresa encarga un volumen de producción a la fábrica y la oficina local se encarga de los pedidos que los distribuidores realizan para atender a la demanda de los revendedores.

Sin embargo, hay revendedores como Amazon, Newegg, Caseking, Alternate o PCComponentes que son grandes empresas, por lo que prescinden de intermediarios. El incoterm (términos internacionales de comercio) utilizado entre marca y revendedor suele ser FOB (Free On Board), que significa que el producto se vende en cuanto se fleta en el barco en el país de envío (China).

Esto agiliza el pago porque el envío suele tardar muchas semanas, pero los revendedores consiguen un buen descuento por utilizar este incoterm. Por otro lado, los revendedores se abastecen más rápido. El problema viene cuando hay escasez de producto y el revendedor tiene que comprar al distribuidor, lo que encarece el precio final.

Divisas

divisas inflación precio

Como decimos, vemos varias divisas envueltas en la fabricación y venta de fuentes de alimentación: yuanes chinos, dólares, etc. Las piezas para fabricar las fuentes se venden en yuanes, pero las fuentes se venden en dólares. En 2017, el tipo de cambio de dólares a yuanes cayó, lo que supuso un aumento de costes para las fábricas chinas.

Esto se traduce en un aumento de precios del 5%, pero raramente ninguna marca ha aumentado precios por este motivo.

Problemas de stock de componentes eléctricos

componentes eléctricos

A su vez, es más complicado obtener bobinas, circuitos, MOSFET, transformadores, condensadores, etc. Esto se debe al aumento de producción de coches eléctricos, un sector que ha aumentado muchísimo la demanda de estas piezas. Esto provoca una falta de stock importante, debiendo esperar mucho tiempo para obtener estas piezas.

Habréis imaginado que, ante una demanda tan alta, el producto se encarece.

La inflación sube el precio de las fuentes

Tened en cuenta que, conforme pasan los años, la calidad de vida aumenta. El IPC y la inflación son indicadores de precios, pero no son lo mismo: la inflación no sube porque el IPC suba. El IPC mide unos bienes y servicios determinados para determinar cuál es el incremento de los precios.

Por otro lado, está la inflación, que es la subida de precios de una economía de forma general. Dicho esto, muchas veces, se utiliza el IPC para estimar la inflación de una economía. El IPC que nos interesa es el de los componentes informáticos, pero la inflación es más interesante porque es una medida macroeconómica.

Con todo esto, queremos decir que la inflación ha hecho mella en que las fuentes de alimentación hayan incrementado su precio. En definitiva, no es el principal motivo de este hecho, pero sí que ha tenido cierta repercusión en el encarecimiento del producto.

Incremento de precio en las fuentes de alimentación con potencia alta

fuentes alimentación precio minería

Por último, existe una peculiaridad en las fuentes de 850 W o más, ya que su demanda es bastante baja. En un principio, los fabricantes se frotaban las manos tras el auge de la minería, lo que implicaría instalar muchas GPUs y la necesidad de una buena fuente para alimentar de energía a éstas.

Nadie sabe qué va a pasar con la minería, pero los revendedores están siendo cautelosos, por lo que no están realizando muchos pedidos de fuentes con potencia considerable.