Al comprar un nuevo PC, ¿es malo reutilizar la fuente de alimentación?

Al comprar un nuevo PC, ¿es malo reutilizar la fuente de alimentación?

Rodrigo Alonso

Cuando cambias o actualizas tu PC a una nueva plataforma, una de las mejores maneras de ahorrar dinero es reutilizar la fuente de alimentación que tenías en el PC antiguo. Pero, ¿hasta qué punto es esto recomendable? ¿Merece la pena utilizar una fuente de alimentación con años de uso en un PC completamente nuevo?

Realmente son muchos los componentes que se pueden reutilizar cuando actualizas tu PC a una nueva plataforma: esencialmente todo menos placa y procesador (y si el salto generacional es muy grande, la RAM). Pero como sabéis las fuentes de alimentación suelen ser el componente que más se estropea en un PC después de los discos duros, y realmente son el elemento que más riesgo corre debido a las subidas de tensión y otros problemas eléctricos derivados.

¿Es malo confiar en una fuente de alimentación vieja para un PC nuevo?

¿Sigue siendo fiable una fuente de alimentación vieja?

Las especificaciones y el rendimiento de un PC se pueden medir fácilmente con herramientas de benchmarking pero, ¿qué pasa con la fuente de alimentación? Lo más que tenemos es la tabla de potencia, que no son sino valores teóricos y que nunca son iguales a los reales. En todo caso, si pretendes utilizar tu vieja fuente de alimentación en un nuevo PC, deberás fijarte ya no solo en la potencia total de ésta, sino también en qué intensidad de corriente es capaz de generar en el raíl de +12V.

Tabla de potencia de una fuente de alimentación

Especialmente importante es este valor por la tarjeta gráfica. Normalmente, los fabricantes deberían decir cuánta intensidad en amperios necesitan para funcionar, pero si no logras saberlo, «a ojo» debes saber que una gráfica de gama media necesitará al menos 30A en el raíl de +12V, mientras que una gráfica de gama alta necesitará valores más cercanos a 50A.

Ahora, la recomendación es que le restes a los valores teóricos de la fuente al menos un 5% por año de vida, dado el desgaste de los componentes. En otras palabras, imagina que tenías una fuente de 600W que entregaba 48A en el raíl de +12V, pero que ahora tiene 5 años. En ese caso deberías restarle un 25% a los valores, y nos quedaría el equivalente a tener una fuente de 450W capaz de suministrar 36A en el raíl de +12V.

Evidentemente estos no son valores empíricos, pero nos pueden ayudar a hacernos una idea del desgaste de la fuente y así decidir si merece la pena reutilizarla o si binen es mejor comprar una nueva.

También debes fijarte si la fuente de alimentación vieja, y dependiendo de lo vieja que sea, tiene los conectores suficientes que necesitarás en el nuevo PC. Así mismo, deberías limpiarla completamente aprovechando el cambio de plataforma.

Entonces, ¿es malo reutilizar la fuente de alimentación?

No necesariamente. En realidad si la fuente de alimentación es de buena calidad, de un fabricante con prestigio de fiabilidad y nunca la has forzado ni mantenido a altas temperaturas, no deberías de tener ningún problema.

Por ejemplo, en uno de los equipos de pruebas de HardZone utilizamos una Corsair RM1000i de principios de 2015; tiene 5 años y ya ha pasado por varias actualizaciones de sistema, además de las diversas pruebas a las que sometemos a nuestros equipos para realizar los análisis de componentes que os ofrecemos, y las mediciones de voltajes y eficiencia de la fuente siguen como el primer día, ya que no solo es de buena calidad y de buen fabricante (es de hecho Tier 1), sino que a pesar del uso, siempre la hemos mantenido en buenas condiciones.

Otra cosa es si tienes una fuente de alimentación de marca de dudosa reputación o esta tiene ya más de un lustro (5 años), en cuyo caso no podemos recomendaros reutilizar la fuente y lo ideal sería que invirtiérais en comprar otra. Ahora bien, siendo de buena calidad y con potencia suficiente (recordad el cálculo de edad que os hemos mencionado antes), no debe haber ningún problema por hacerlo.