Ahora puedes iniciar tu Raspberry Pi 4 desde USB, te contamos cómo

Ahora puedes iniciar tu Raspberry Pi 4 desde USB, te contamos cómo

Rodrigo Alonso

Por defecto, las Raspberry Pi arrancan el sistema operativo únicamente desde la tarjeta micro SD, la cual tiene un ancho de banda máximo teórico de apenas 50 Mbps en la Raspberry Pi 4 y de 25 Mbps en modelos anteriores. Utilizar un SSD o pen drive USB puede acelerar dramáticamente el rendimiento del dispositivo, pero no ha sido hasta ahora que con una actualización de firmware se puede hacer, así que a continuación os vamos a poner una guía paso a paso para arrancar la Raspberry Pi 4 desde USB, con un SSD o pen drive.

En las pruebas realizadas, se han conseguido velocidades de hasta 140 MB/s de lectura y 208 MB/s de escritura utilizando un SSD conectado por USB a una Raspberry 4, unas velocidades tremendamente superiores a lo que el dispositivo admite utilizando la tarjeta micro SD. Igualmente, se puede usar un pen drive USB 3.0 en lugar de un SSD, y esto también acelerará bastante el rendimiento de almacenamiento del dispositivo ya que hay unidades muy baratas que superan con creces los 100 MB/s.

Vamos a ver cómo hacerlo.

Cómo hacer que la Raspberry Pi 4 arranque desde un SSD o pen drive USB

Usar SSD en una Raspberry Pi 4

Lo primero que debes hacer es arrancar la Raspberry Pi desde la micro SD de manera normal, preferiblemente con el sistema operativo Raspbian. Acto seguido es necesario actualizar el sistema operativo, y para ello introduce los siguientes comandos:

sudo apt update
sudo apt full-upgrade

Cuando el proceso termine tienes que editar un fichero para que permita instalar esta actualización de firmware de la que hablamos, dado que es un firmware en fase Beta. Introduce el siguiente comando:

sudo nano /etc/default/rpi-eeprom-update

En el editor, cambia el valor «critical» por «beta» y pulsa CTRL + X para salir (pulsa Y cuando pregunte si quieres guardar los cambios para guardarlos).

Firmware beta Raspberry Pi 4

Una vez hecho esto, hay que instalar el bootloader beta y para ello debes introducir el siguiente comando:

sudo rpi-eeprom-update -d -f /lib/firmware/raspberrypi/bootloader/beta/pieeprom-2020-05-15.bin

Es posible que este proceso falle si ha salido un firmware más moderno, en cuyo caso deberás comprobar la fecha del mismo. Para ello, simplemente ve al directorio /lib/firmware/raspberrypi/bootloader/beta/ y comprueba el nombre del archivo pieeprom.

Después de hacer esto, debes reiniciar la Raspberry Pi, y cuando vuelva a arrancar, comprueba que se ha instalado correctamente con el siguiente comando:

vcgencmd bootloader_version

Deberías ver que la fecha del firmware coincide con el que instalamos en el paso previo, antes de reiniciar.

Comprobar firmware Raspberry Pi

Si todo está correcto, ahora deberías o bien copiar todo el contenido de tu micro SD con Raspbian a SSD o pen drive USB que quieras utilizar, o bien montar una imagen nueva del sistema operativo en éste. En Raspbian tienes una aplicación llamada «SD Copier» para ello.

SD Copier Raspbian

Ahora hay que hacer una pequeña «triquiñuela» para que funcione todo bien, y para ello lo recomendable es utilizar un PC con Windows en el que puedas conectar el SSD o unidad USB que quieras usar luego en la Raspberry.

Empieza por descargar el fichero completo de la actualización de firmware, descomprímelo en alguna parte de tu PC, y lo que debes hacer ahora es ir dentro del directorio /boot y copiar todos los archivos con extensión *.dat y *.elf en la partición «boot» del dispositivo USB, sobreescribiendo los existentes.

Ahora con la Raspberry Pi 4 apagada, quítale la tarjeta micro SD y conecta el SSD o pen drive USB que hemos estado modificando. Si todo ha ido bien, debería arrancar el sistema operativo de manera normal y sin que tengas que tocar nada más.

Posibles problemas

Ten en cuenta una cosa, y es que la energía que entregan los puertos USB de la Raspberry es muy limitada. Muchos usuarios se encuentran con problemas como por ejemplo que el sistema operativo arranca bien pero no funciona ningún periférico conectado por USB (y evidentemente achacan la culpa de esto a que la energía de los USB no da para más). Si este es tu caso, es recomendable utilizar, por ejemplo, un docking para el SSD que tenga alimentación externa y que no necesite tomar la alimentación del propio puerto USB.

Docking con SSD para Raspberry Pi 4