Monta tu PC «vikingo» para AC: Valhalla sin gastarte dinero de más

Son muchos los fans de la saga Assassin’s Creed, y la última iteración de la franquicia ya está por fin en la calle con muchos usuarios deseosos de poder jugarlo. Si no tienes un PC gaming capaz y no quieres gastarte mucho dinero, en este artículo te vamos a contar cuál es, bajo nuestro criterio, el mejor PC barato que puedes comprar para mover Assassin’s Creed Valhalla a 1080p y 60 FPS con todo al máximo (y obviamente juegos del mismo calado) sin problemas.

Vaya por delante que en el mundo del hardware hay múltiples opiniones con respecto a la elección de componentes, y en esta guía de compra te vamos a recomendar lo que bajo nuestro criterio consideramos lo mejor para mover el juego a 1080p y 60 FPS sin complicaciones, con componentes lo más barato posible pero siempre manteniendo un mínimo de calidad. Dicho de otra manera, obviamente habrá PCs mejores y también otros peores, pero aquí buscamos un buen balance que permita mover este y otros juegos de manera holgada gastando el mínimo dinero imprescindible, ni más ni menos.

Dicho esto, vamos allá con la configuración.

El mejor PC para Assassin’s Creed: Valhalla para 1080p y 60 FPS

Estamos ante un juego con numerosas mejoras gráficas y en el que un gameplay fluido es crucial para poder disfrutarlo a tope. Necesitaremos un PC de gama media o incluso media / alta para moverlo de manera decente, y es que Ubisoft nos recomienda sin ir más lejos un equipo bastante potente para jugarlo con la premisa que estamos poniendo: a 1080p, 60 FPS estables y con todos los ajustes gráficos al máximo.

La compañía nos recomienda un procesador Intel Core i7-6700 o un Ryzen 7 1700 para 1080p y 60 FPS con los ajustes gráficos en «muy alto», una recomendación bastante dispar porque el procesador de Intel tiene 4 núcleos y 8 hilos mientras que el de AMD tiene 8 núcleos y 16 hilos. AC: Valhalla no es un juego demasiado demandante en cuanto a procesador, así que nuestra recomendación es que ya que vas a comprar un nuevo PC, al menos que sea moderno.

El Ryzen 5 3600 de AMD cuenta con seis núcleos y doce hilos de proceso a una velocidad base de 3,8 GHz y 4,4 GHz en modo Turbo. Incluye la solución térmica Wraith Spire de AMD, suficiente para mantener este procesador a una buena temperatura, así que eso nos evita el tener que comprar un disipador aparte.

En cuanto a la placa base optamos por una ASRock B450 Steel Legend, que nos va a dar todo lo necesario para hacer funcionar este PC gaming. Lo ideal sería haber ido a por una placa X570 que nos va a dar más opciones sobre todo de cara al futuro, pero son bastante más caras y con esta «nos vale».

Según los requisitos del fabricante, Assassin’s Creed Valhalla funcionará bien a 1080p y 60 FPS con 8 GB de memoria RAM, pero al precio que está actualmente y con los requisitos de otros juegos ya se han estandarizado los 16 GB de memoria RAM en los PC gaming, y sería bastante absurdo meterle solo 8 GB. Optamos por los impertérritos Corsair Vengeance LPX en un kit de 2×8 GB para aprovechar el Dual Channel y a 3.200 MHz, una velocidad muy digna y sobre todo estable con procesadores Ryzen.

Vamos con el almacenamiento, y dado que buscamos algo barato pero eficaz la elección está clara: vamos a por un SSD SATA 3. Si tienes más presupuesto y quieres un PCIe adelante, pero la diferencia en gaming no va a ser gran cosa. Recomendamos en este caso un Crucial MX500 de 500 GB por su excelente relación calidad / precio.

Ahora viene la decisión más complicada, y también la más cara: la tarjeta gráfica. Según los requisitos del juego necesitaremos una GTX 1080 o bien una Vega 64 para que AC: Valhalla funcione bien a 1080p y 60 FPS con todos los ajustes gráficos al máximo, pero estas son gráficas de hace ya varias generaciones e imposibles de encontrar hoy en día. Ya que para jugar a 1440p y 60 FPS nos recomiendan una Radeon RX 5700 XT o una GTX 2080 SUPER, creemos que con una Radeon RX 5600 XT será más que suficiente para 1080p y 60 FPS o incluso más.

Ahora necesitamos seleccionar la fuente de alimentación para este equipo, así como la caja. Son componentes en los que siempre recomendamos no escatimar, pero como hemos dicho al principio buscamos un equilibrio entre calidad, funcionalidad y precio. En cuanto a fuente de alimentación recomendamos una SeaSonic S12III de 650W, una fuente con certificación 80 Plus Bronze que no es modular y va con lo justo, pero tiene potencia suficiente para dar servicio a este equipo sin gastarnos mucho dinero y con la calidad que da una marca como SeaSonic.

Finalmente nos queda elegir la caja, y esto es algo que depende mucho del gusto de los usuarios. Vamos a recomendaros una NOX Hummer TGM, una caja en la que podréis instalar hardware de gama alta sin problemas y que además incluye 4 ventiladores de fábrica para que no tengáis que instalar nada adicional.

Con esta configuración, a día 24 de noviembre de 2020 este PC gaming te costaría 887 euros y tendrías equipo más que de sobra para mover el nuevo Assassin’s Creed: Valhalla a 1080p y 60 FPS, incluso más muy probablemente. Por supuesto, también te serviría para mover cualquier tipo de juego similar a la misma resolución, e incluso muchos juegos funcionarán sin problemas a mayores resoluciones o frecuencias de refresco.

Debemos volver a matizar que probablemente también puedas montar un equipo digno para este juego por menos dinero pero con componentes de menor calidad, así como podrías invertir más dinero para tener un mejor rendimiento o más expectativas de futuro (como cogiendo una placa X570 o un SSD NVMe por ejemplo), pero esta es nuestra recomendación bajo nuestro criterio para tener un PC digno, razonable y a un precio bastante asequible.

HardZone utiliza enlaces de afiliados para estas ofertas que aportan una pequeña comisión, pero en ningún caso repercute en coste para el usuario que realiza la compra. Comprando a través de estos enlaces, nos ayudas a seguir funcionando.