¿Es bueno usar alcohol para quitar la pasta térmica de la CPU y GPU?

Llevamos mucho tiempo, años realmente, hablando en foros variopintos sobre el hecho de qué usar para limpiar la pasta térmica del procesador o la GPU. Es un tema recurrente y aunque lo hemos abordado de pasada en algunos artículos creemos que ha llegado la hora de explicar a fondo los porqués de tanta controversia y si es o no correcto limpiar estos componentes tan delicados con alcohol común.

Siempre vuelve, siempre es preguntado, siempre existe la duda porque es inherente al ser humano y la verdad es que la información es escasa, las opiniones muy variadas y los motivos reales apenas surgen. La pregunta por lo tanto es simple: ¿es bueno el alcohol de farmacia al 96º para limpiar la pasta térmica?

Alcohol, peor de lo que parece y el más usado

alcohol-etilico

Como seguro sabemos hay cientos de tipos de alcoholes, pero los más normales o comunes son precisamente los que solemos tener a mano. Estos son los de farmacia, también llamados de 96º o si somos realmente precisos hablamos de alcohol etílico 96º si somos farmacéuticos. Así que todo gira realmente en si usar este tipo de alcohol o inferiores.

De entrada vamos a descartar totalmente los alcoholes que sean inferiores al 96º por los mismos motivos y más que vamos a explicar a continuación. Como suponemos, el alcohol etílico tiene una composición molecular C2H6O, con una masa de 46,07 g/mol, una densidad media a 20º C de 0,797 g/cm3, un punto de ebullición de 79ºC y un punto de inflamación de entre 19 a 20ºC.

Viendo sus características y sabiendo que su evaporación es muy rápida, ¿por qué no usarlo? Es comprensible, pero el problema es que esta idea es totalmente incorrecta y los motivos son muy amplios. En primer lugar, hay un 4% del material que evidentemente no es alcohol etílico y por otro lado, este 96% restante no es nada eficaz para limpiar la pasta térmica por su composición y densidad.

Dependiendo de la pasta térmica elegida podemos encontrar metales como zync, aluminio, plata, diamante y un sin fin de componentes que mezclados dan desde la densidad hasta la compresión de la pasta. Si queremos retirar correctamente la pasta térmica necesitamos un compuesto o varios que disuelvan estos metales, o al menos los componentes que los mantienen unidos.

Lógicamente hay productos específicos para esta tarea desde hace años, como ArctiClean, el cual usa solventes a base de cítricos (principalmente limón y otros en una mezcla química específica) junto con soja. En cambio, el alcohol etílico e incluso el isopropílico no logran disolver nada, ninguna pasta térmica ni almohadilla térmica, simplemente permiten que al pasar un paño se retiren con algo más de facilidad.

Pero el objetivo realmente no es ese, ni mucho menos, el objetivo es disolver la pasta y poder retirar la mayor cantidad de la misma de las superficies, sea en el IHS, en el die o en el bloque/disipador.

¿Por qué no es bueno usar alcohol en las superficies con pasta térmica?

pasta térmica

El principal problema en cuanto a lo térmico con los alcoholes es que precisamente ese, que no disuelven las pastas térmicas, ergo si una pasta está específicamente diseñada para rellenar los microporos y las imperfecciones, no disolver la misma en términos microscópicos es igual a no retirarla correctamente.

Esto es importante, puesto que la mayoría de productos específicos para esta tarea añaden un plus extra como es una limpieza perfecta y además una protección contra la corrosión del metal (no todos, pero es lo más normal). Un alcohol no produce esto, pero tampoco lo empeora como tal, no oxigenará el metal ni lo corroerá, pero corremos otros riesgos que son igual o peores si cabe.

El problema aquí es que aunque el alcohol etílico no parece dañino, hay que tener en cuenta que ese 4% o más corresponde a los llamados componentes desnaturalizados, y eso es un problema bastante importante en PC. Los componentes de estos alcoholes varían según la farmacéutica o empresa, pero por norma suelen tener nafta de madera (o un sustitutivo) piridina y minerales duros de nafta derivados del petróleo, aparte de benzoato de denatonio.

Estos componentes en cobre, aluminio o níquel solo impiden un correcto traspaso de calor entre IHS y bloque/disipador, empeorando el rendimiento térmico en algunos casos de hasta algún grado. Aunque realmente todo gira sobre el hecho de este tipo de componentes denominados alcoholes metilados no pueden tocar la electrónica de nuestro PC, en ninguna parte.

De hacerlo nos exponemos a un daño irreparable, puesto que normalmente la cantidad de alcohol es más de la necesaria para limpiar, se adhiere a los componentes, penetra en ellos o por sus conexiones y deja los residuos ahí, donde menos nos interesa.

No será el primer componente ni el último que tiene un cortocircuito pese a creer que todo era seguro, por lo que el uso de este tipo de alcohol etílico de 96º está totalmente desaconsejado y como decimos, puede ser peligroso.

¿Y el alcohol isopropílico?

913eGqq1IEL._AC_SY550_

Aquí entramos en un campo mucho más amable, ya que por norma el alcohol isopropílico está formulado con un 99% o más de alcohol puro y donde el carbono del grupo está unido a otros dos carbonos. Si la pureza del mismo es muy alta estaremos hablando de un 99,9%, lo cual es totalmente apto para limpiar nuestra CPU y nuestra GPU.

No obtendremos sin embargo los beneficios anteriormente nombrados, porque aunque sea seguro como compuesto, esto no quiere decir que realmente haga un buen trabajo a nivel molecular y microscópico.

El alcohol isopropílico tampoco disuelve la pasta térmica e incluso si lo que intentamos es quitar una TIM de metal líquido lo que puede hacer con según que pastas es una especie de proceso de oxidación con un tercer metal, como puede ser el níquel.

Aunque estos tipos de alcoholes son realmente baratos y medianamente fáciles de conseguir, por ejemplo en Amazon, al precio al que están los productos específicos y lo que duran realmente no merecen la pena. Por mantener el ejemplo, el ArticClean está ahora mismo a poco más de 10 euros y con gastos de envío gratis:

¿Merece la pena optar por este tipo de productos a usar alcoholes? Por supuesto, las ventajas son más que sabidas, son productos con casi dos décadas en el mercado, se gana tiempo y se consiguen mejores resultados y sobre todo, son 100% seguros.