Cómo saber qué placa base es la mejor para montar tu PC

Cómo saber qué placa base es la mejor para montar tu PC

Rodrigo Alonso

Elegir la mejor placa base para tu PC no implica necesariamente comprar la mejor placa base que haya disponible en el mercado, sino elegir la que mejor se adapte a lo que necesitas. Y ya que es una elección de suma importancia, ya que como sabes todos los demás componentes se conectan a ella, en este tutorial vamos a tratar de guiarte para que puedas elegir la mejor placa base dependiendo de tus necesidades y del resto de tu hardware.

Las placas base, y especialmente las de gama alta, generalmente traen bajo el brazo una ingente cantidad de características que posiblemente no necesites, y que además hacen que sea un poco complicado entender sus características. Tienes placas base desde menos de 50 euros hasta más de 1.000 así que por cantidad de modelos para elegir no será, así que vamos a ver en qué características debes fijarte para elegir la más adecuada según lo que necesites.

Cómo elegir la mejor placa base entendiendo tus necesidades

Repetimos el hecho de que no estamos buscando la mejor placa base del mercado, sino la mejor según cuáles sean tus necesidades. Dicho esto, vamos a ver los factores cruciales a la hora de elegir la placa que mejor se adapte a lo que necesitas.

¿Qué presupuesto tienes para la placa base?

Como decíamos, los precios varían mucho y van a dictaminar la gama de la placa base. Tenemos desde placas muy básicas por menos de 50 euros hasta placas de 1.000 euros, diseñadas para procesadores de gama HEDT como los Intel Core X o los AMD Threadripper, así que dependiendo de lo que quieras y de tu presupuesto, esto es lo que vas a poder encontrar.

  • Hasta 100 euros: por este precio hay placas base que permiten incluso hacer overclock para procesadores AMD (incluso alguna con chipset X370), pero para Intel la cosa cambia, y tendrás que conformarte con placas base que no permiten overclock salvo que encuentres alguna buena oferta en placas Z370.
  • De 100 a 150 euros: en este rango ya encontrarás placas base Intel Z370, que es lo que necesitarás si quieres hacer overclock. También podrás encontrar algunas placas AMD de gama más alta, incluso con chipsets X470 y características «premium» como RGB o Wi-Fi.
  • De 150 a 200 euros: vamos aumentando el presupuesto y van aumentando las características y las facultades que encontraremos. En este rango encontrarás placas con mejores disipadores, más VRM que mejoran la estabilidad para overclock, así como una mejor conectividad incluyendo USB 3.1 Gen. 2.
  • Más de 200 euros: aquí entramos en la categoría «premium» dentro de lo que sería la gama media o media/alta de sistemas, que es lo que seguramente necesites. En este rango ya encontraremos placas base de las mejores del mercado, con muchas características orientadas al overclock, una gran conectividad e incluso unas estéticas muy agresivas, orientadas al gaming. En esta categoría también se encuentran las placas HEDT, destinadas a los procesadores de más alta gama, aunque en este caso suelen partir de los 300 euros.

¿Qué procesador vas a utilizar?

A la hora de elegir un PC para montar, el primer componente en el que pensamos siempre es el procesador. Una vez que tengas claro qué procesador elegir, lógicamente hay que ir a por una placa base que sea compatible con él, y lo primero que debemos ver es el socket, lo que ya reducirá las placas base candidatas a una cuarta parte.

Por ejemplo, si vas a comprar un procesador AMD Ryzen de tercera generación, necesitarás una placa base con socket AM4. Si por el contrario tu elección es un procesador Intel Core de novena generación, el socket que necesitarás es un LGA1151, y además tienes que cerciorarte de que la placa base es compatible con el procesador, dado que tanto en Intel como en AMD, llevan usando este socket desde hace varias generaciones.

Intel-CPUs-falsificadas-3

En AMD esto es menos confuso ya que usa el socket AM4 en casi todos sus procesadores, desde los Athlon más básicos hasta los Ryzen 7 3000 Series, pero con Intel es bien diferente. En todo caso, si el procesador que has escogido es un HEDT, el socket en el caso de Intel es un LGA2066 y en el caso de AMD un TR4.

SocketGama media/altaHEDT
IntelLGA 1151LGA 2066
AMDAM4TR4

¿Qué tamaño de placa base necesitas?

El tamaño de la placa base determinará prácticamente el tamaño de todo lo demás, pero sobre todo de la caja y de la cantidad de conectividad que lleve consigo. Por norma general, encontrarás tres posibles tamaños de placa base (aunque hay más, estos son los tres más comunes; las placas base de tamaño EATX son normalmente solo de gama muy alta):

  • ATX: es el tamaño más estandarizado de todo, y miden 12 pulgadas de largo por 9,625 de ancho. Tienen toda la conectividad que vas a necesitar de manera normal.
  • Micro-ATX:  son igual de anchas que las ATX, pero 2,4 pulgadas más cortas. Generalmente suelen tener las mismas características pero menos zócalos PCI-Express y M.2.
  • Mini-ITX: son las más pequeñas (miden 6,75 x 6,75 pulgadas), diseñadas para mini PCs y PCs de formato SFF. Normalmente tienen solo un zócalo PCIe y dos zócalos de RAM para ahorrar espacio.

¿Cuánta conectividad necesitas?

Es importante saber cuántas cosas vas a querer conectar a la placas base antes de elegirla. Por ejemplo, si planeas tener dos tarjetas gráficas, descarta automáticamente las placas base Mini-ITX, pero también ten en cuenta el número de zócalos de RAM, puertos SATA para almacenamiento, M.2, etc…

  • USB 3.0/3.1 Gen 1: nunca tienes suficientes de estos, hoy en día son el estándar para conectar cualquier dispositivo.
  • USB 2.0: están en desuso, pero siguen siendo factibles para ratones y teclados.
  • USB 3.1 Gen 2: no muchos periféricos soportan la velocidad máxima, pero dado que es retrocompatible tampoco está de más tener un puñado de estos.
  • USB-C: cada vez más dispositivos lo utilizan, así que tampoco está de más que la placa ya sea compatible con esta interfaz.
  • Salidas HDMI/DisplayPort: si vas a usar una gráfica dedicada, casi que te da igual que tenga salidas de vídeo o no.
  • Puertos de audio: importante si pretendes conectar altavoces 5.1, especialmente.
  • Thunderbolt 3: generalmente solo necesitarás esto si vas a usar tarjetas dedicadas.

Zócalos de RAM y PCI-Express

La mayor parte de placas base del mercado tienen cuatro zócalos para memoria RAM, lo que te permitirá tener una buena cantidad de memoria. Dado que lo más común hoy en día son los módulos de 8 GB de RAM, una placa con 4 zócalos ya te permitirá tener 2×8 GB y ampliar en un futuro al doble si lo necesitas (incluso al cuádruple usando 4 módulos de 16GB). Sin embargo, en placas base de gama alta con procesadores que soporten memoria Quad-channel, encontrarás 8 zócalos de RAM.

precio memoria RAM

En cuanto a los zócalos PCI-Express, en un PC normal solo necesitarás un x16 para la tarjeta gráfica. Sin embargo, debes saber que puedes utilizarlos para una gran cantidad de cosas más, como tarjetas de expansión SATA/USB, tarjetas de sonido, almacenamiento PCI-Express y un largo etcétera. La recomendación es que no te quedes corto, y aunque no vayas a utilizarlos a corto plazo, dejes la puerta abierta para posibles ampliaciones a futuro.

¿Qué chipset deberías elegir? ¿Planeas hacer overclock?

En último término, el procesador que elijas dictaminará los chipsets que tienes disponibles en términos de compatibilidad. Si optas por el chipset de mayor gama para tu plataforma (Intel o AMD) solo tendrás una opción (X299 para Intel o X399 para AMD), pero para procesadores de gama media o media-alta las opciones son bastantes más.

Si planeas hacer Overclock la recomendación es que vayas a por un chipset Z370 en el caso de Intel, o X370/X470 en el caso de AMD. Si no planeas hacer overclock, en la vertiente Intel tienes las opciones de los chipsets H370, Q370, B360 o H310, que aunque son inferiores al Z370 en realidad la mayoría son más nuevos y tienen casi las mismas facultades o incluso más (por ejemplo USB 3.1 Gen 2, algo de lo que el chipset Z370 carece de manera nativa).

Ventilador chipset ASRock TRX40 Taichi

En el caso de AMD, tendrás los chipsets B450, B350 y B300 que aunque soportan overclock, no son la mejor opción para ello. Además, perderás algunos puertos USB y SATA con respecto a los chipsets X370, así que en este caso sí que merecería la pena pagar un poco más por irte a un chipset mejor.

¿Qué pasa con el audio?

A menos que seas un audiófilo, en cuyo caso seguramente tengas un previo y una tarjeta de sonido externa de gama profesional, cualquier tarjeta de sonido integrada en las placas base modernas para PC será lo suficientemente buena para ti, y tan solo tendrás que tener en cuenta que tenga los conectores suficientes en el caso de que tengas un sistema de altavoces envolventes.

Así pues, no te dejes engañar por estrategias de marketing mediante las que intentarán hacerte entrar por los ojos un sonido fantástico y maravilloso, ya que en general todas tienen más o menos la misma calidad de audio.

Otras características a tener en cuenta

Dado que las placas base son el componente de hardware que más características tiene, se hace un tanto complicado elegir. Hasta ahora hemos definido las que consideramos más importantes y en las que deberías de fijarte según tus necesidades a la hora de elegir la mejor placa base para ti, pero hay algunos «extras» que vamos a enumerar a continuación que nunca está de más tener dada su utilidad.

  • Botón de encendido y reset en la propia placa: siempre vienen bien, especialmente si cambias a menudo de hardware o te gusta hacer pruebas. Evitan el tener que disponer de una caja con sus respectivos cables y botones.
  • Panel de diagnóstico: el pequeño speaker que conectamos a la placa base viene muy bien para indicarnos si hay algún error mediante los famosos pitidos de la placa base. Pero si la placa dispone de un panel de diagnóstico que nos va a decir con números el error que debemos buscar en el manual, todo será mucho más fácil y rápido. Además hay muchas placas que cuando todo está correcto, usan este panel para mostrar la temperatura del procesador, algo que siempre es un plus.
  • Conectividad Wi-Fi: si no tienes una conexión física de red cerca del ordenador, siempre está bien que la placa disponga de su propio módulo WiFi para no tener que depender de uno externo.
  • Puertos Ethernet duales: un solo puerto Ethernet Gigabit ya nos va a dar el ancho de banda suficiente como para hacer cualquier cosa que necesitemos, pero si planeas usar el PC como servidor doméstico o para streaming de vídeo, un doble puerto RG-45 Gigabit siempre es de ayuda.