Si quieres un Intel Core i9-10900K, ¿qué disipador necesitarás?

El procesador Intel Core i9-10900K es el buque insignia de los procesadores Comet Lake-S de la marca; este procesador tiene un TDP de 125W según Intel, pero se ha podido comprobar que alcanza hasta 235W de consumo cuando funciona al máximo, por lo que la refrigeración de este 10900K necesitará un disipador de muy alta gama. En este artículo te explicamos el porqué de este elevado consumo, temperatura y te recomendamos los mejores disipadores para mantenerlo siempre a buena temperatura.

No cabe duda de que el Intel Core i9-10900K es uno de los procesadores más potentes del mercado, ya que incorpora 10 núcleos y 20 hilos de proceso con una velocidad base de 3,7 GHz y que alcanza los 5.3 GHz de velocidad con Thermal Velocity Boost. Sin embargo, tiene una desventaja y es que su temperatura se eleva muy por encima de la del resto de procesadores del mercado, haciendo necesario utilizar un muy buen disipador para mantenerlo a buena temperatura.

La temperatura, el TDP y el disipador del Core i9-10900K

Intel vende este procesador como si tuviera 125 vatios de TDP, pero cuenta con un cTDP configurable a 95W que esencialmente reduce su velocidad base a 3,3 GHz. El PL1 (power level 1) es solo una cara de la moneda, y es la que Intel muestra mientras esconde la otra cara.

Intel Core i9-10900k

En la otra cara de la moneda, el 10900K tiene un PL2 (power level 2) de 250 vatios, que básicamente es el consumo eléctrico máximo del procesador cuando se activa su velocidad Turbo. Ya se ha comprobado que realmente con este procesador al máximo su TDP se eleva hasta los 235 vatios (alcanzando 93 grados centígrados), e incluso con ese consumo el procesador funciona dentro de las especificaciones de Intel, y si bien quedan dudas sobre si el chip es capaz de consumir tamaña potencia eléctrica, ya se ha comprobado que, efectivamente, así es.

10900K TDP

Cuando tienes un procesador consumiendo más de 200 vatios de energía, la cantidad de calor generado se puede salir de todas las tablas. En esta prueba utilizaron una refrigeración líquida AIO de 240 mm y el procesador alcanzó los 93ºC de temperatura, una cifra que se sale de los márgenes seguros y que por lo tanto nadie quiere llegar a ello en su PC.

¿Qué disipador necesitas para un Core i9-10900K?

A tenor de los datos que os hemos mostrado, queda claro que para refrigerar un Core i9-10900K necesitaremos un disipador de muy altas prestaciones, capaz de disipar todo el calor posible para mantenerlo dentro de un rango seguro de temperaturas a la vez que exprimimos su rendimiento todo lo posible, ya que como sabéis este procesador alcanza su máximo potencial con Intel Thermal Velocity Boost.

Dicho esto, a continuación te vamos a recomendar los mejores disipadores para mantener un 10900K a buena temperatura, pero ten en cuenta que en todos los casos tratamos productos de gama muy alta y, por lo tanto, son bastante caros.

Noctua NH-D15 chromax-black

NH-D15 chromax

El mejor disipador de Noctua es idóneo para un Core i9-10900K, y de hecho en la página web del fabricante especifican que puede mantener a buena temperatura este procesador incluso aunque le hagamos overclock.

NZXT Kraken Z73

NZXT Kraken Z73

Este es uno de los mejores disipadores AIO del mercado, pero también es -con diferencia- el más caro de todos. El NZXT Kraken Z73 cuenta con un enorme radiador de 360 mm de longitud y una pantalla LCD en el bloque de CPU que nos muestra la temperatura en tiempo real, por lo que nos aportará un plus en términos de monitorización. El fabricante no especifica qué TDP máximo es capaz de disipar este disipador, pero a buen seguro podrá con los más de 200 vatios que es capaz de generar el 10900K.

Corsair Hydro H150i Pro

Corsair Hydro H150i Pro

Igual que el modelo anterior, este disipador AIO cuenta con un enorme radiador de 360 mm y tres ventiladores Corsair ML120 que garantizan una refrigeración rápida y eficiente con un bajo nivel sonoro. Igual que los anteriores, es capaz de refrigerar adecuadamente un Core i9-10900K incluso haciéndole overclock al procesador, siempre que esté acompañado de una caja con una refrigeración activa adecuada.

Un disipador de gama alta para una CPU de gama alta

Ya sabéis que a mayor potencia mayor TDP, y a mayor TDP mejor será el disipador que necesitaremos para mantener el procesador a una buena temperatura de funcionamiento. En el caso del Core i9-10900K el TDP es exageradamente algo, y como hemos explicado solo los mejores disipadores del mercado son capaces de mantenerlo a una temperatura que se encuentre dentro de los valores óptimos recomendados.

Esta misma «regla» se cumple para el resto de procesadores de gama alta del mercado, sean de Intel o de AMD, ya que cuando hablamos de TDP muy elevados desde luego el disipador que da de serie el fabricante es a todas luces insuficiente, y de hecho incluso disipadores de terceros de gama media no son suficientes para poder mantener una temperatura de funcionamiento adecuada.

Intel 10900K

Y esto es algo esencial en cualquier PC, ya que una temperatura demasiado elevada puede ser sinónimo de bajones de rendimiento por el thermal throttling, un mecanismo de protección que hace que baje la velocidad y el rendimiento en aras de bajar la temperatura para preservar la integridad del dispositivo. Con todo, una mayor temperatura también es sinónimo de una menor longevidad, mayor desgaste y por supuesto mayor ruido generado por el o los ventiladores del disipador, que necesitarán girar más rápidamente para intentar evacuar una mayor cantidad de calor.

Esto es igualmente cierto en otros procesadores, que incluso aunque no sean modelos tope de gama o con TDP demasiado elevados, si se les hace Overclock la temperatura y el consumo pueden dispararse, por lo que el contar con un disipador de gama alta nunca estará de más si pretendes hacerle PC a tu procesador antes o después. Desde luego es una compra de la que no vas a arrepentirte, ya que ganarás longevidad de tus componentes a la vez que un funcionamiento más silencioso, algo que siempre es de agradecer.