Tienes un teclado de membrana pero, ¿sabes cómo funciona?

Tienes un teclado de membrana pero, ¿sabes cómo funciona?

Rodrigo Alonso

Como sabéis, hay diferentes tipos de teclados para PC: teclados de membrana, mecánicos, de tijera, de mariposa… para todos los gustos y de todos los colores. Los que comercialmente están más extendidos debido a que son los más baratos de fabricar son los de membrana, y en este artículo te vamos a contar cómo funcionan, cuáles son sus ventajas y desventajas con respecto a los demás, y por qué son tan baratos.

Sin lugar a dudas la ventaja más importante de este tipo de teclados es que son los más baratos, y no es raro encontrarlos por 10 euros o incluso menos, incluyendo modelos de fabricantes de primera línea como Logitech por ejemplo. El secreto de que sean tan baratos es una combinación de los materiales empleados para fabricarlos, y de la sencillez de sus mecanismos. Vamos a verlo.

Cómo funcionan los teclados de membrana

A diferencia de un teclado mecánico, donde cada tecla tiene su propio interruptor, un teclado de membrana consta de tres capas, cuatro si tienen iluminación. La primera capa, la superior, es precisamente una membrana de goma que tiene protuberancias para que, cuando pulsemos la tecla, vuelva a su sitio. Estas protuberancias tienen unos contactos metálicos pegados, que al pulsar la tecla bajarán y harán contacto con otros contactos, cerrando el circuito eléctrico y enviando la señal al PC.

Esquema teclados membrana

Estos contactos de abajo están, por norma general, en otra capa que puede ser un PCB u otra membrana y que contiene el circuito eléctrico. Este es el motivo por el que son tan baratos, ya que simplemente hay que tener un PCB con los contactos, la membrana y la carcasa de plástico exterior, además de las teclas, claro.

El funcionamiento es el siguiente: cuando se pulsa una tecla, ésta empuja la protuberancia de la membrana y la pieza de metal hacia abajo, haciendo que ésta pieza entre en contacto con el PCB, cerrando el circuito y enviando la señal eléctrica que indica que se ha pulsado la tecla.

Ventajas y desventajas

La principal desventaja que tienen los teclados de membrana es su precisión. Dado que hasta que la tecla no baja del todo y hace contacto perfecto con la capa conductora no se produce la activación, a veces se realizan pulsaciones que no se registran, y por este motivo no son unos de los teclados preferidos para gaming. Muchos fabricantes han mejorado bastante esto, no obstante, pero siguen sin poder compararse a la precisión de los teclados mecánicos por ejemplo.

Interruptores de los teclados de membrana

La segunda desventaja que tienen es el tacto. Dado que no hay un mecanismo como tal sino una simple membrana de goma para hacer que la tecla baje y luego suba, el tacto que tienen es blando y poco preciso, incluso desagradable para muchos usuarios. Además, con el tiempo esta membrana puede darse de sí o deformarse, motivo por el que su durabilidad no es demasiado grande.

Finalmente, a destacar como desventaja con respecto al resto de teclados es que dado que los interruptores se ubican en serie en un PCB, éste tiene un ancho de banda muy limitado, lo que significa que tienden a tener ghosting (salvo modelos de alta gama, que los hay). Esto quiere decir que hay un número máximo de teclas que se pueden pulsar simultáneamente antes de que el teclado «se atore».

Interior de un teclado de membrana

En cuanto a las ventajas, la primera ya la hemos dicho antes y es que como son baratos y sencillos de fabricar, su precio suele ser bastante bajo y podemos encontrarlos incluso por debajo de 10 euros. La segunda gran ventaja es la facilidad de limpieza que tienen, así como su resistencia a derrames de líquidos ya que no hay interruptores físicos.