¿Cómo es posible recuperar datos de un disco duro o SSD formateado?

Si te gustan las series de investigación criminal (estilo CSI) seguro que has visto que los expertos logran recuperar datos de un disco duro o SSD previamente formateado o que incluso ha sido parcialmente destruido físicamente. Esto no es ciencia-ficción sino que es una realidad, y en este artículo te vamos a contar cómo logran llevarlo a cabo.

Debes saber que formatear tu disco duro no garantiza que los datos que tuviera alojados en su interior hayan quedado destruidos, y solo un formateo a bajo nivel (secure erase) te garantiza esto. De hecho, incluso aunque destruyas físicamente un disco duro (por ejemplo rayando los platos manualmente) todavía habrá partes de datos que se podrían recuperar con los métodos adecuados.

Recuperar datos de un disco duro formateado

No es necesario que seas un analista informático forense para recuperar datos de un disco duro o SSD que haya sido formateado de la manera tradicional, ya que este proceso simplemente elimina los datos y su índice, pero no modifica las pistas de datos escritas de manera literal. Precisamente, un formateo a bajo nivel del disco se diferencia del formato rápido normal en que reescribe todos los sectores del disco, garantizando así que la información que hubiera queda completamente eliminada.

Discos duros

Por el contrario, si esa información no ha sido reescrita todavía está físicamente en el almacenamiento del disco, y con los métodos adecuados se podrían recuperar la totalidad de los datos (siempre y cuando no se haya vuelto a escribir en el disco desde su formateo). Y lo mejor de todo es que esto lo puedes hacer tú mismo desde tu casa, y solo necesitarás software especializado para ello (con una búsqueda rápida en Internet encontrarás multitud de software de pago que promete hacerlo y que, de hecho, funciona en la mayoría de casos).

Este tipo de software lo que hace es escanear cada uno de los sectores de la unidad de almacenamiento para ver qué es lo que tiene escrito; eso sí, dado que no existe un índice porque eso sí que se pierde al formatear, es un proceso lento porque debe ir comprobando sector a sector qué hay en cada uno de ellos y luego juntarlos (el proceso en un SSD es muchísimo más rápido que en un disco mecánico, especialmente si este tenía la información muy fragmentada). Por este motivo, no podrás restaurar cada archivo donde estaba y simplemente obtendrás una lista de los archivos que el programa ha conseguido «juntar» y que sí se puede recuperar (lo que sí puedes hacer es copiar estos archivos a otro medio de almacenamiento, porque digamos que lo que hace es recuperar los archivos en bruto sin una ubicación definida).

Recuperar archivos disco

Como supondrás esta manera de recuperar datos de un disco duro formateado (o simplemente archivos que hayas borrado por error y quieras recuperar) no es nada digno de un capítulo de «CSI» ya que simplemente pagando por la licencia del software, cualquier usuario puede hacerlo en su casa. Obviamente, esto funciona siempre y cuando el disco duro esté en buenas condiciones y que el tipo de formato que se le haya aplicado sea el normal y no un formateo a bajo nivel pero, ¿cómo consiguen recuperar datos de un disco duro físicamente destruido o tras un formateo a bajo nivel?

¿Qué pasa si el disco duro está físicamente destruido?

Muchas personas, preocupadas por la privacidad de sus datos, procuran destruir un disco duro antes de tirarlo a la basura (no hablemos ya de criminales que hacen lo propio con los discos duros ante una previsible investigación policial). Aquellos con conocimientos técnicos más avanzados incluso realizan un formateo a bajo nivel a la unidad, pero incluso con eso hay maneras de recuperar los datos eliminados o destruidos.

desfragmentar disco duro

La manera de hacerlo es, esencialmente, imposible sin el equipamiento apropiado, motivo por el que obviamente no es algo que podamos hacer en nuestras casas y, a lo sumo, deberemos contratar los servicios de empresas especializadas cuyas tarifas son bastante abultadas (del orden de 1.200 euros por TB de información).

Básicamente la tarea consiste en «juntar los pedazos de información» comprobando sector a sector si hay escrito un uno o un cero, manualmente y de uno en uno, para luego juntar el «puzzle» de información que conformarían los archivos. Como comprenderás, la parte que sí es de ciencia-ficción de las series tipo CSI es el introducir el disco en una máquina y que ésta te haga todo el trabajo en unos minutos, ya que la cosa es bastante más complicada y puede implicar días de trabajo.

Los datos pueden llegar a ser irrecuperables

En cualquier caso, si el disco duro o SSD está físicamente destruido habrá como mínimo partes de la información que sí que serán irrecuperables y que se habrán perdido para siempre y, de hecho, es bastante más probable el poder recuperar información de un disco duro mecánico destruido que de un SSD, ya que como sabéis la información se almacena en los chips NAND en lugar de físicamente (con crestas y valles físicos representando los unos y los ceros) en los platos de un disco.

Los discos duros de los ordenadores modernos contienen una gran cantidad de datos, incluyendo sistema operativo y aplicaciones además de los datos del usuario (que es normalmente lo que se busca recuperar en estos casos). Las unidades también contienen un almacén de respaldo para memoria virtual y meta información del sistema operativo como directorios, atributos de archivos y tablas de asignación, así que las probabilidades de recuperar los datos que se buscan son bastante escasas.

Las formas más comunes de dejar los datos irrecuperables son las siguientes:

  • Destrucción física del dispositivo, como lijar los platos o clavar un destornillador el los chips NAND de un SSD.
  • Desmagnetizar un disco duro mecánico para aleatorizar los dominios magnéticos (acercarlo a potentes imanes, esencialmente).
  • Sobreescribir varias veces todos los datos de la unidad (esto incluye el formateo a bajo nivel, precisamente).

En los demás casos, casi siempre se podrán recuperar los datos del disco duro o SSD mediante los métodos que te hemos enumerado antes en este artículo.