¿Tan importante es que las fuentes tengan condensadores japoneses?

¿Tan importante es que las fuentes tengan condensadores japoneses?

Rodrigo Alonso

Hasta ahora, que una fuente de alimentación tuviera condensadores japoneses se consideraba un punto a favor en cuanto a la calidad, y así sigue siendo. No obstante, ¿si una fuente de alimentación no los lleva, es automáticamente de mala calidad? ¿Tan importantes son los condensadores japoneses en las fuentes de alimentación?

Realmente, los condensadores japoneses para fuentes de alimentación se ganaron su fama desde hace muchos años por buena calidad, pero sobre todo por su alta fiabilidad. Esta es una fama que ha llegado hasta tal punto que muchas personas piensan que si una fuente no lleva condensadores japoneses, es automáticamente de mala calidad cuando la realidad es bien diferente.

La fama de los condensadores japoneses

Hubo un tiempo (hace unos 15 años) en el que los condensadores de la fuente de alimentación fallaban a diestro y siniestro, y se convirtieron en el principal motivo de avería en los PCs.

En esa época comenzaron a destacar algunos fabricantes japoneses, cuyos condensadores tenían una fiabilidad muchísimo mayor a lo que había en el mercado, y por ese motivo se ganaron su actual fama, y muy merecida aunque fuera a través del dicho «en el país de los ciegos el tuerto es el rey», porque básicamente eran los mejores en una época de mediocridad.

Condensadores japoneses Panasonic

Gracias a esa fama, las compañías japonesas comenzaron a promocionar sus condensadores como los mejores del mercado -y lo eran-, y las marcas de fuentes de alimentación hicieron lo propio. A partir de ahí nació la concepción de que si una fuente tenía condensadores japoneses era sinónimo de calidad y fiabilidad. Y así ha seguido siendo hasta hace poco.

Ahora las cosas han cambiado

Desde hace algún tiempo la fama de los condensadores provenientes de marcas japonesas ha quedado en entredicho, ya que fuentes de alimentación con no más de dos años están empezando a averiarse precisamente por los condensadores. No se sabe si es por una partida defectuosa o porque los fabricantes se han dormido en los laureles y han comenzado a reducir la calidad, valiéndose todavía de su fama, pero el hecho es que la fiabilidad de muchas fuentes Tier 1 está viéndose reducida drásticamente.

Al final esto es algo que suele pasar. Hablamos de que estas marcas cogieron la fama hace 15 años, y desde entonces hasta ahora apenas han evolucionado los diseños porque si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Bueno, hay que cambiar porque hay que adaptarse a los nuevos requisitos eléctricos de los componentes de hardware, así como los nuevos estados de los procesadores y demás.

Corsair RM850 - Review 28

Ahora es cuando algunos nombres de fabricantes chinos están saliendo a la palestra. Ya sabéis lo bien que se les da a los chinos el copiar las cosas, y los condensadores de las fuentes de alimentación no son una excepción; tanto es así que no solo copiaron los existosos diseños de hace 15 años, sino que en muchos casos los han mejorado y adaptado a los nuevos tiempos, solucionando sus carencias y añadiendo mejoras.

Marcas chinas com Ltec, Teapo, OST o Capxon llevan ya bastante tiempo asentadas en el mercado, y de hecho muchas fuentes de grandes marcas como Seasonic o Corsair equipan condensadores de estos con unos resultados excelentes. Es cierto que tan solo hará unos cinco años que sucede esto y habrá que esperar más para poder valorar de verdad la fiabilidad a largo plazo, pero en estos años están demostrando una gran fiabilidad y durabilidad. Y nada tienen que envidiar en cuanto a los japoneses, la verdad.

Un factor importante pero no determinante

Así pues y para concluir con el tema, que una fuente de alimentación tenga condensadores japoneses puede ser un factor importante y a tener en cuenta a la hora de elegir un modelo de buena calidad, pero tampoco es algo determinante teniendo en cuenta el buen resultado que están dando las fuentes de alimentación con condensadores de otras marcas.

Siempre que la calidad sea buena, debemos dejar de mirar su origen y, como dicen los entusiastas «si su rendimiento es bueno no te fijes en su estética«. Evidentemente seguiremos viendo marcas de mala calidad, pero es hora de empezar a fijarse también en fabricantes chinos que han demostrado la buena fiabilidad de sus condensadores y no dejarnos guiar solo porque los condensadores sean japoneses.