Auriculares inalámbricos vs con cable: ¿cuál tiene mejor calidad de sonido?

Auriculares inalámbricos vs con cable: ¿cuál tiene mejor calidad de sonido?

Rodrigo Alonso

La calidad del sonido que percibimos depende de la capacidad auditiva de cada persona, pero cuando estamos comparando dos tecnologías diferentes de transmisión de datos, la explicación pasa a ser empírica al tener valores numéricos de por medio. Existe el mito de que los auriculares inalámbricos tienen peor calidad de sonido que los que tienen cable, así que vamos a tratar de desentrañar esta afirmación para comprobar si estamos ante un mito o una realidad.

Asumámoslo: a veces es complicado elegir entre auriculares inalámbricos o con cable, y más con la cantidad de modelos distintos que hay en el mercado, y con tanto rango de precios entre unos y otros. Al final, lo más sencillo es escoger los que mejor se adapten al presupuesto y listo, pero debes saber que hay diferencias fundamentales en cuanto a la calidad del sonido que van más allá de los materiales o las especificaciones técnicas, y es la limitación en la transmisión de datos.

La transmisión de datos en números

Antes decíamos que la percepción de la calidad del sonido es algo subjetivo porque depende de cada persona, pero al final los números no engañan. Los auriculares inalámbricos Bluetooth son capaces de soportar una transmisión de datos de 768 kbps como máximo, mientras que unos auriculares con tecnología inalámbrica 2.4 GHz, transmiten datos a una tasa de 3000 kbps de manera típica (aunque se llame igual, poco tiene que ver con la WiFi 2.4G que puede llegar a 450 Mbps). Por su parte, el valor de transmisión típico por cable es de 2304 kbps.

Auriculares bluetooth

Hay que tener un dato en cuenta, y es que los transmisores inalámbricos consumen parte de su ancho de banda para estar en comunicación con el receptor, así que la realidad es que la transmisión de datos real se queda en aproximadamente la mitad. Esto deja a los auriculares con cable en un clara ventaja teórica, ¿verdad?

Así es, teóricamente. Porque la realidad es que la mayoría de archivos de audio digital tienen un bitrate de 256 kbps, con los formatos de mayor calidad que llegan a tener entre 320 y 512 kbps (este valor es, por cierto, el máximo que soporta Windows 10 para audio), por lo que en realidad, solo estaríamos perdiendo calidad en términos reales si escucháramos archivos FLAC de máxima calidad con auriculares Bluetooth, pero no con auriculares inalámbricos 2.4 GHz.

Otros aspectos que afectan a la calidad del sonido

Antes mencionamos que los auriculares inalámbricos, sean Bluetooth o 2.4 GHz, consumen parte de su ancho de banda en estar en contacto con el receptor inalámbrico. Esto, en muchas ocasiones y salvo con fabricantes de calidad que han logrado pulir la tecnología, genera ruido.

Por este motivo, cuando nos ponemos unos auriculares inalámbricos sin tener nada de audio en la fuente origen, muchas veces podemos escuchar un ruido de fondo, conocido como «nieve» pero que en realidad se llama ruido rosa. A continuación os ponemos un ejemplo, maximizado para que lo podáis escuchar claramente, pero tened en cuenta que en realidad este ruido se escucha muy, muy bajo y de fondo.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que la tecnología ha evolucionado mucho y la mayoría de auriculares inalámbricos de buena calidad ya evitan este molesto ruido de fondo.

Resumiendo: sí, los auriculares con cable tienen mejor calidad de sonido

Así son las cosas, y es innegable que el resultado final es que la mejor calidad de sonido la vamos a obtener con auriculares con cable. Sin embargo, hay algunos peros, y es que la tecnología inalámbrica ha mejorado mucho y, realmente y con la excepción de los auriculares Bluetooth, la calidad va a ser la misma salvo en los casos de la máxima calidad de audio, por encima de valores Hi-Res, y será algo que la grandísima mayoría de las personas no va a notar prácticamente nada.

En términos numéricos, la transmisión por cable y por 2.4 GHz están igualados, mientras que la transmisión Bluetooth sí que queda por detrás. La pega de la transmisión inalámbrica es ese ruido residual de fondo que queda, pero que en modelos de gama alta se ha logrado eliminar por completo, así que realmente no hay diferencia.