Si el cobre es mejor que el aluminio, ¿por qué no hacen todos los disipadores de cobre?

La gran mayoría de disipadores para PC están fabricados con una combinación de cobre y aluminio. Pero, si el cobre es mejor conductor de calor que el aluminio, ¿por qué no fabrican todos los disipadores totalmente de cobre? Os lo explicamos a continuación.

La conductividad térmica es una medida de la capacidad de un material para conducir el calor, y se mide en vatios por metro Kelvin (W/mK). Un material con una alta conductividad térmica es más propenso a calentarse y enfriarse rápidamente, motivo por el que para disipadores de PC se utilizan metales con un alto coeficiente de conductividad para que puedan extraer el calor rápidamente del procesador, y a su vez enfriarse rápidamente con los ventiladores.

El metal que tiene mejor conductividad térmica es la plata, con un coeficiente de 429 W/mK, seguido del cobre con 399 W/mK, el oro con 316 W/mK y el aluminio con 235 W/mK. Así, el cobre tiene un 60% más de conductividad térmica que el aluminio, y un 3000% más que el acero inoxidable, por ejemplo.

Cryorig C7 CU - Disipador cobre

¿Por qué hay tan pocos disipadores de cobre?

Solo la plata tiene mayor conductividad térmica que el cobre, y el motivo por el que no hay disipadores de plata es principalmente porque se trata de un metal precioso y por lo tanto es muy caro. Además, la plata sin tratar es endeble, por lo que su uso en disipadores es inviable.

En la actualidad hay varios disipadores para procesador de PC que están fabricados íntegramente en cobre, pero son muy pocos en comparación con los que tienen una combinación de heatpipes de cobre y aletas de aluminio. Los motivos por los que los fabricantes lo hacen así son principalmente dos: el coste y el peso.

Aunque el cobre es un material común y no es excesivamente caro, sí que es más caro que el aluminio por lo que los costes de fabricación y venta son más elevados. Además, un disipador por aire de grandes dimensiones pesaría mucho, ya que el aluminio pesa aproximadamente un tercio de lo que pesa el cobre. Imaginad esos disipadores de grandes dimensiones como el Noctua NH-D15 cuyo peso es de 1320 gramos, si estuviera hecho íntegramente de cobre pesaría más de 2 Kg, y eso probablemente terminaría dañando el socket y la placa base aunque se instalara un backplate más resistente todavía.

Estos son los motivos por los que los fabricantes prefieren fabricar los disipadores solo con los heatpipes de cobre, que son los que «sacan» el calor del IHS de los procesadores, y luego se distribuye el calor a través de láminas de aluminio, mucho más baratas y ligeras y que, aun así, tienen un buen coeficiente de conductividad térmica.

El resultado son disipadores muy eficientes y ya no solo en cuanto a rendimiento, sino también en cuanto a la relación prestaciones / precio, que si bien lo son menos que los que están fabricados íntegramente en cobre, son mucho más baratos de fabricar (y por ello su precio de venta también es menor) y pesan mucho menos.