PowerColor Radeon R9 280 TurboDuo

PowerColor Logo

AMD Radeon Logo

Hace unas semanas, AMD presentó en sociedad las nuevas tarjetas gráficas AMD Radeon R9 280, siendo una versión renovada de la ya antigua AMD Radeon HD 7950. El punto fuerte de esta nueva serie de tarjetas gráficas es su precio, ya que en este ámbito rondan los 200 euros y compiten con las GTX 760 de NVIDIA, aunque por rendimiento casi alcanzan a las GTX 770, bastante más caras. En el día de hoy os vamos a presentar el análisis de un modelo de Radeon R9 280 personalizado, en concreto de la PowerColor Radeon R9 280 TurboDuo, la cual cuenta con un ligero Overclock de fábrica además de un disipador personalizado.

Estas tarjetas gráficas tienen exactamente las mismas especificaciones técnicas que las Radeon HD 7950, cuentan con 1792 stream processors que funcionan a 933 Mhz, 112 unidades de textura, 32 ROPs, y 3 GB de memoria GDDR5 con un bus de 384 bit. Para funcionar necesitan un conector de la fuente de alimentación de 8 pines y otro más de 6 pines, por lo que su TDP es de 250W. Por supuesto son compatibles con las últimas tecnologías de AMD, incluyendo la nueva API Mantle.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Comenzamos viendo las características técnicas de este modelo de PowerColor en específico.

Specs PC

A continuación, las características del modelo de referencia comparado con el modelo inmediatamente superior, la Radeon R9 280X.

Specs

ANÁLISIS EXTERNO.

La PowerColor Radeon R9 280 viene embalada en una caja de cartón duro con cubierta de cartón blando a todo color. La palabra “TurboDuo” aparece en relieve con plástico en la cara principal. En la cara posterior del embalaje encontramos las principales características técnicas de la gráfica destacadas.

Junto con la gráfica no se incluyen demasiados accesorios: una breve guía de instalación rápida, CD con drivers y un adaptador de corriente de PCI-Express de 6 a 8 pines.

PowerColor Radeon R9 280 TurboDuo -005

Aquí tenéis por fin la PowerColor Radeon R9 280 TurboDuo. Cuenta con una agresiva estética con su disipador de colores rojo y negro, y tiene dos ventiladores de 80mm para refrigerar el conjunto. Cuenta con tres heatpipes de 8 mm de diámetro que hacen contacto directo con la GPU, de manera que el calor generado se distribuya de manera eficiente por los bloques de láminas de aluminio. Cabe destacar que cuenta con un backplate trasero de aluminio, aunque éste no hace contacto con los chips de memoria ni ningún otro elemento, por lo que su inclusión es más estética que otra cosa.

Como podéis ver, es necesario conectar desde la fuente de alimentación un conector PCI-Express de 6 pines y otro más de 8 pines, por lo que el TDP de esta gráfica es de 250W. Por supuesto cuenta con el pequeño switch que permite cambiar físicamente entre las dos BIOS con las que cuenta la gráfica. Por último, destacar que cuenta con dos conectores CrossFire, por lo que es compatible con configuraciones de hasta cuatro tarjetas gráficas.

En la parte posterior de la gráfica no encontramos mas que el cierre del ensamblado del disipador, mientras que en el lado opuesto tenemos las salidas de vídeo (dos mini DisplayPort, un HDMI y un DVI) y la rejilla de ventilación trasera.

Junto con esta gráfica, AMD nos envió una PNY GeForce GTX 760, un modelo que compite con esta R9 280 en términos de precio y segmento de mercado, así que además de utilizarla para comprar su rendimiento durante este análisis, hemos aprovechado para mostraros una comparación física entre ambas.

TESTEO.

Para poner a prueba esta nueva gráfica de AMD hemos empleado el siguiente hardware:

El sistema operativo empleado ha sido Windows 7 Ultimate x64 SP1 con todos los parches instalados, y los drivers para la gráfica los AMD Catalyst 14.4 BETA.

Durante todo este análisis, vamos a comprar la PowerColor Radeon R9 280 TurboDuo con una PNY GeForce GTX 760, categorizada dentro de los principales rivales de la gráfica de AMD en cuanto a precio. Evidentemente el sistema ha sido exactamente el mismo para testear ambas gráficas, solo cambiando los drivers de AMD por los NVIDIA Forceware 335.23 WHQL.

Como de costumbre abrimos boca con una captura de GPU-Z para conocer lo que tenemos entre manos.

GPU-Z

Temperatura.

Para medir la temperatura se ha empleado Open Hardware Monitor, y el dato medido es el Delta de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente. De este modo, aunque esta última varíe, no se ve afectada la comparación en la medición.

Los resultados de la siguiente gráfica han sido obtenidos con el ventilador de la gráfica en automático, y en las siguientes situaciones: Idle largo (30 minutos de absoluto reposo), Idle (10 minutos de reposo), Heaven Benchmark (temperatura máxima durante el benchmark), Juegos (temperatura máxima jugando) y Furmark durante 10 minutos.

Gráfica Temperatura

Gráfica comparativa temperatura

Las temperaturas de funcionamiento de la gráfica son muy adecuadas, nada que ver con la versión de NVIDIA que lleva disipador tipo blower, mucho más ruidoso e ineficiente. Además, los dos ventiladores de 80mm que incorpora esta gráfica de PowerColor son muy silenciosos, y no llegan ni siquiera al nivel de “rumoroso” ni cuando la gráfica está funcionando a máxima carga.

Consumo.

El dato de consumo se ha medido con un medidor de enchufe Efergy eSocket al que únicamente estaba enchufada la torre del ordenador. Es decir, que el dato de consumo es del sistema completo sin tener en cuenta el monitor, altavoces ni demás posibles aparatos. Por ello, también hemos querido incluir el dato de consumo máximo (Full LOAD), estresando además de la gráfica con Furmark el procesador con Prime95.

Gráfica consumo

Aunque PowerColor dice en las especificaciones de la gráfica que es necesario tener una fuente de alimentación de 750W, como podéis nosotros hemos medido 440W como máximo, por lo que con una fuente de alimentación de 550W de buena calidad sería suficiente.

Eso sí, como vamos a poder ver a continuación el consumo de la R9 280 es superior al de la GTX 760.

Gráfica comparativa consumo

TEST SINTÉTICOS.

En este apartado sometemos a la Radeon R9 280  a diversos benchmarks sintéticos para medir su rendimiento en diferentes ámbitos. Se trata de una gráfica pensada para juegos en resoluciones Full HD y superior, y con todos los ajustes gráficos al máximo. No obstante no tenemos un monitor 4K para las pruebas y de hecho no creemos que muchos de vosotros lo tendréis, así que todas y cada una de las pruebas han sido realizadas con los ajustes al máximo y en resolución Full HD.

Unigine Heaven Benchmark 4.0

Este benchmark viene con varios presets pre configurados, pero el preset más exigente de éstos no utiliza una resolución Full HD, por lo que hemos personalizado los parámetros para elegir los más exigentes.

Heaven 4.0 Custom

 

Gráfica Heaven

Ya en este test de rendimiento podemos ver una clara diferencia entre ambas gráficas, más de 12 FPS es una diferencia bastante abultada teniendo en cuenta que ambas cuestan prácticamente lo mismo.

3DMark 11

Ahora vamos con el rendimiento en 3DMark 11. Este test nos va a mostrar la potencia gráfica específica con DirectX11.

3DMark11 Extreme 3DMark11 Performance

Gráfica 3DMark 11

En esta prueba, sin embargo, la diferencia de rendimiento no es tan abultada, si bien es cierto que la R9 280 sigue siendo claramente superior a la GTX 760.

3DMark

Vamos ahora a someter a esta gráfica a la última versión del famoso test 3DMark. Hemos decidido hacerlo solo con Fire Strike y Fire Strike Extreme puesto que los test anteriores no tiene sentido hacerlos con una gráfica de estas características. Estos han sido los resultados:

3DMark Fire Strike

Gráfica 3DMark Fire Strike

Aquí la diferencia es más palpable, y la R9 280 de PowerColor se desmarca claramente como ha venido haciendo hasta ahora.

Computemark

ComputeMark está basado en simulaciones de fluidos utilizando la capacidad DirectCompute de las gráficas, y es una manera alternativa a OpenCL de medir la capacidad de cómputo de la gráfica. Hemos realizado dos pruebas, una con el preset normal y otra con el extreme, y estos han sido los resultados obtenidos.

Computemark Extreme

Computemark Normal

Gráfica Computemark

De nuevo, la gráfica de AMD se muestra claramente superior también en capacidad de cómputo con respecto a su inmediata competidora, la GTX 760 de NVIDIA.

Juegos.

En los siguientes tests os mostramos el rendimiento en algunos de los juegos más populares del panorama actual. El rendimiento está medido en FPS (Frames por Segundo) y ha sido medido con la utilidad de benchmarking FRAPS durante sesiones de 20 minutos de juego, intentando hacerlo en pantallas o misiones lo más sobrecargadas posible. Cada juego es diferente, pero en todos los casos los gráficos han sido configurados al máximo y a una resolución de 1920×1080, ya que al fin y al cabo es lo que cualquiera que se compre una tarjeta gráfica de la categoría de la Radeon R9 280 busca: jugar al máximo y en Full HD.

La metodología en los diferentes juegos ha sido la siguiente:

  • StarSwarm: benchmark en modo Extreme.
  • Tomb Raider: utilidad de benchmark.
  • Tomb Raider (TressFX): utilidad de benchmark (TressFX activado).
  • Battlefield 3: Primer capítulo del modo campaña completo.
  • Battlefield 4: Primer capítulo del modo campaña completo.
  • Guild Wars 2: Partida de 20 minutos; 5 minutos en ciudad sobrecargada (Arco del León) y 15 haciendo misiones diversas.
  • Bioshock Infinite: utilidad de benchmark.
  • Crysis 3: Nivel “Welcome to the jungle” completo.

Gráfica juegos

Como podéis ver, tenemos entre manos una gráfica capaz de ejecutar la mayoría de juegos actuales en resolución Full HD y con los ajustes gráficos al máximo sin demasiados problemas, si bien es cierto que en algunos títulos como Crysis 3 o Battlefield 4 necesitaremos relajar un poco estos ajustes (con no usar Antialiasing sería suficiente) para poder disfrutar de 60 FPS de media, que sería lo ideal. En cualquier caso hemos de recordar que tenemos entre manos una tarjeta gráfica que apenas sobrepasa los 200 euros en el mercado, por lo que sinceramente nosotros hemos quedado muy satisfechos con el rendimiento en juegos teniendo en cuenta el precio.

CONCLUSIÓN.

Es cierto que lo que tenemos entre manos es una AMD Radeon HD 7950 con otro nombre, pero las numerosas actualizaciones de drivers de AMD desde el lanzamiento de ésta han hecho que la renombrada Radeon R9 280 siga siendo una gráfica muy válida para seguir jugando a los últimos títulos del mercado en resolución Full HD y con los gráficos al máximo en casi todos los casos. Apenas sobrepasa los 200 euros en tiendas de España, y teniendo en cuenta la “paliza” que le ha dado en nuestras pruebas a su competidora de NVIDIA en cuanto a precio (la GTX 760), desde luego es una apuesta segura para cualquier usuario que busque poder jugar con gran calidad de detalles sin tener que gastarse el dinero que cuesta una tarjeta gráfica de gama alta.

Por su parte, también hemos de reseñar que PowerColor ha hecho un gran trabajo con su disipador TurboDuo en esta gráfica; es silencioso y eficiente, capaz de mantener la gráfica a buenas temperaturas incluso bajo condiciones de carga extrema como las que hemos hecho en nuestras pruebas.

PROS:

  • Buen rendimiento.
  • Silenciosa y fresca.
  • Consumo contenido.
  • Dual BIOS.
  • Estética Gamer.
  • Gran calidad de construcción.
  • Precio.

CONTRAS:

  • Por culpa del backplate trasero cuesta poner y quitar los conectores PCI-Express de la fuente de alimentación.
  • Pocos accesorios. Se habría agradecido algún adaptador más (DVI-VGA al menos).

Puntuación

Por ello, esta PowerColor Radeon R9 280 se hace merecedora de nuestro galardón de Oro y de nuestra recomendación por su gran relación rendimiento / precio.

HZ_Score_1GoldHZ_Stamp_PriceAndQuality_Mod1

Compártelo. ¡Gracias!