Intel Core i5-12600K y Core i9-12900K: analizamos Alder Lake-S

Intel Core i5-12600K y Core i9-12900K: analizamos Alder Lake-S

9
Rodrigo Alonso

Por fin está aquí. Ha sido larga la espera, pero hoy es el día en el que de una vez por todas vamos a salir de dudas sobre la tan anticipada 12ª Generación de procesadores Intel Core, también llamada Intel Core 12, y con este análisis os vamos a mostrar de primera mano cómo es y qué tal funciona esta nueva arquitectura Alder Lake-S de Intel de la que tanto se espera, entre otras cosas, por el ingente cúmulo de novedades que trae bajo el brazo. Así pues, bienvenidos al análisis de la arquitectura Alder Lake, en este caso de la mano de los procesadores Intel Core i9-12900K y del Core i5-12600K.

Son muchas, muchísimas las novedades que esta nueva generación de procesadores de Intel trae consigo, y por este motivo ha sido una de las generaciones más anticipadas de la última década. Cada cierto tiempo, suele aparecer una nueva generación de CPUs que supone un cambio total de paradigma, y precisamente la arquitectura híbrida de Alder Lake se postula como este punto de inflexión que pretende ya no solo revolucionar el mercado de las CPU, sino también servir como revulsivo para que Intel vuelva a dejar atrás a AMD en este duopolio que todos conocemos bien y retome la corona que les fue arrebatada por Ryzen.

Índice

Intel Core i5-12600K y Core i9-12900K: especificaciones

Intel Alder Lake-S

ProcesadorCore i5-12600KCore i9-12900K
Núcleos (P+E)10 (6P + 4E)16 (8P + 8E)
Hilos de proceso1624
Intel Smart Cache (L3)20 MB30 MB
Caché L2 Total9,5 MB14 MB
Intel Turbo Boost Max 3.0N/AHasta 5,2 GHz
P-Core Max TurboHasta 4,9 GHzHasta 5,1 GHz
E-Core Max TurboHasta 3,6 GHzHasta 3,9 GHz
Frecuencia base P-Core3,7 GHz3,2 GHz
Frecuencia base E-Core2,8 GHz2,4 GHz
Multiplicador desbloqueado
Gráficos integradosIntel UHD Graphics 770Intel UHD Graphics 770
Carriles PCIe2020
Máxima velocidad de memoriaDDR5; 4.800 MT/s
DDR4: 3.200 MT/s
DDR5; 4.800 MT/s
DDR4: 3.200 MT/s
Canales de memoria22
Máxima capacidad de memoria128 GB128 GB
TDP Base125 W125 W
TDP Turbo Max150 W241 W

Como podéis ver, las dos CPU que vamos a analizar en el día de hoy pertenecen a dos segmentos diferentes: el Core i5-12600K es un procesador de 6 núcleos P y 4 núcleos E, con 16 hilos de proceso en total y 20 MB de caché L3, mientras que el Core i9-12900K es una CPU con 8 núcleos P y 8 núcleos E, con 24 hilos de proceso y 30 MB de caché L3. Lógicamente, las velocidades de funcionamiento, tanto base como máxima, son diferentes ya no solo entre estos dos procesadores, sino también entre sus núcleos P y E.

¿Qué son esos núcleos E y núcleos P y por qué los hilos de proceso no coinciden? Como sabréis, Alder Lake-S es la primera arquitectura híbrida de Intel, y eso significa que contiene dos tipos de núcleos diferentes:

  • Los núcleos P o P-Cores son núcleos de grandes dimensiones y potencia, cuya misión es ofrecer el máximo rendimiento a cambio de ser menos eficientes. Estos núcleos tienen Hyper-Threading, lo que significa que cada núcleo es capaz de ejecutar dos tareas o hilos de proceso en paralelo.
  • Los núcleos E o E-Cores, por su parte, tienen un menor tamaño y por ello se puede integrar una mayor cantidad de ellos en el mismo espacio; dado que su consumo energético es inferior, son los núcleos eficientes de esta arquitectura. Estos núcleos no tienen Hyper-Threading y por lo tanto por cada núcleo tenemos solo un hilo de proceso.

Esta arquitectura heterogénea conlleva muchos cambios a nivel de implementación porque, ¿cómo sabe el sistema operativo qué núcleo utilizar para cada cosa? Para eso Intel ha desarrollado la tecnología Intel Thread Director, capaz de medir las necesidades de cada proceso que se ejecuta en tiempo real y asignarle los recursos necesarios. En este caso, bajo Windows 11 el propio procesador Alder Lake-S es capaz de indicarle al sistema operativo dónde es mejor ejecutar cada uno de los procesos, si en los P-Cores o en los E-Cores, para obtener el mejor balance entre rendimiento y eficiencia, y por eso Intel recomienda utilizar Windows 11 y no Windows 10 con esta generación de procesadores, ni más ni menos.

Intel Alder Lake-S

Otra de las novedades de esta arquitectura Alder Lake-S es que es la primera en dar soporte a la nueva generación de memoria RAM, la DDR5, que se estrena precisamente aquí y ahora. Pero una peculiaridad de estos procesadores es que, ya que estrenan generación de memoria, también son compatibles con la anterior, y dependerá del fabricante de la placa base el dictaminar si decide que se pueda utilizar DDR4 o DDR5 en ella, ya que a la CPU le da exactamente igual. Todos los procesadores Alder Lake-S admiten de manera nativa DDR4 a 3.200 MHz y DDR5 a 4.800 MHz.

Además, con esta generación también se estrena la nueva versión del perfil XMP (eXtreme Memory Profile), que llega a la versión XMP 3.0. En esta ocasión tendremos hasta 5 perfiles posibles, y lo mejor de todo es que dos de ellos serán totalmente editables por parte del usuario desde la BIOS de la placa base, pudiendo guardar los ajustes en la propia memoria de la RAM para poder utilizarlos en cualquier otro PC.

Finalmente, hemos de decir que como ya se anticipó anteriormente, esta nueva plataforma también estrena un nuevo socket, el Intel LGA1700, que es además bastante diferente a todos los sockets de Intel anteriores porque abandona la forma cuadrada para pasar a ser rectangular, algo que ha obligado a los fabricantes de disipadores no solo a lanzar adaptadores, sino a cambiar sus métodos de anclaje y contacto completamente para adecuarse a los nuevos requisitos térmicos y de forma de Alder Lake.

i9-12900K i5-12600K Reverso

Nueva plataforma, nuevas tecnologías y nuevo socket; Intel casi siempre ha sido criticado por andar cambiando de socket cada cierto tiempo, obligando a los usuarios a tener que cambiar también de placa base y disipador si querían saltar a la nueva generación de procesadores. Ahora estamos en esa misma situación, pero el motivo es bastante evidente ya que cambia tanto el número de pines de la CPU (que sube a 1.700) como la forma del propio procesador, algo necesario para integrar esta arquitectura híbrida con E-Cores y P-Cores de la que os vamos a hablar a continuación.

El Intel Core i5-12600K y Core i9-12900K en benchmarks

Esta es una plataforma completamente nueva, y como tal hemos tenido que utilizar un hardware completamente distinto al que veníamos usando hasta ahora. Por ello, para analizar el rendimiento de estos dos procesadores hemos utilizado el siguiente hardware:

  • Placa base ASUS ROG MAXIMUS Z690 HERO
  • 2×16 GB CORSAIR Dominator Platinum RGB DDR5 5.200 MHz.
  • be quiet! Dark Rock Pro 4 con adaptador para socket LGA1700.
  • TeamGroup Cardea A440 PCIe 4.0 2 TB.
  • Nfortec Vanth Gold 750W.

Core i9-12900K

Antes de comenzar con las pruebas, queremos hablaros de la placa base, que no es una placa sino un «placón» porque viene cargada con todas las mejores características que la tecnología actual es capaz de ofrecer. La ASUS ROG Maximus Z690 HERO está preparada para todo lo que la nueva generación tiene que ofrecer, incluyendo soporte para la nueva generación de memoria RAM DDR5, o la interfaz PCI-Express 5.0.

Se trata de una placa base de gama muy alta dentro del catálogo de ASUS, y que es ideal para analizar un procesador del calado del Core i9-12900K que representa la punta de lanza de esta nueva generación de CPU.

Intel Alder Lake S

Esta placa, por cierto, tiene una miríada de opciones, viene con antena WiFi externa e incluso una tarjeta de expansión PCIe para instalar hasta 4 SSDs M.2. Pero también viene con algo que si no es demasiado interesante en una placa, sí que es como poco llamativo, y es un panel de iluminación interactivo que nos muestra alternativamente el logo ROG y el del modelo de la placa. Eso sí, como cambia de color constantemente y está animado (en movimiento) resulta complicado captarlo demasiado bien con la cámara.

Finalmente, hemos de destacar que dado que ambos procesadores cuentan con una iGPU integrada, hemos decidido no utilizar una tarjeta gráfica dedicada para probar su rendimiento en juegos y valernos en su lugar de las bondades que la Intel UHD Graphics 770 tiene que ofrecernos. El rendimiento en juegos depende en gran medida de la GPU utilizada, así que no tendría mucho sentido usar una RTX 3090, que sería hoy en día la que más rendimiento nos daría, porque al final no es una gráfica que tenga la mayoría de los usuarios.

Para los test de CPU sí que hemos utilizado una gráfica dedicada con el objetivo de que la CPU esté completamente libre y disponible para darnos el máximo rendimiento. Para ello hemos utilizado una gráfica de gama de entrada, una Radeon RX 5500 XT.

Ahora sí, comencemos con una captura de CPU-Z, donde podéis ver tanto los dos procesadores utilizados como la placa base y la memoria RAM, todo en perfecto funcionamiento y al máximo de sus posibilidades.

Core i9-12900K

12900K CPU-ZCore i5-12600K

12600K CPU-Z

Y comenzamos probando el rendimiento de ambos procesadores con el propio benchmark que CPU-Z tiene integrado, con el siguiente resultado:

Obviamente el resultado obtenido por el 12900K es bastante superior, especialmente en el cálculo multi hilo, pero también es llamativo que en el cálculo de un solo hilo es notablemente más potente que el 12600K.

Vamos a continuar con una prueba que seguro que muchos estáis esperando, ya que suele utilizarse como un claro indicativo de la potencia de renderizado por CPU y que luego se traduce en un mejor desempeño en tareas de la vida real. Nos referimos a CineBench.

Core i9-12900K

12900K CinebenchCore i5-12600K

12600K Cinebench

Como es lógico, aquí el Core i9-12900K luce muy por encima del Core i5-12600K, y es que en apenas 10 segundos ya ha sido capaz de renderizar toda la imagen gracias a sus 24 hilos de proceso. Además, hay que decir que en esta prueba por ejemplo un Core i7-8700K apenas supera los 1.400 puntos, y se ve claramente superado por ambos procesadores de nueva generación de Intel.

A pesar de que el procesador no influye demasiado en el rendimiento del SSD instalado en el sistema, hemos querido hacer una prueba con CrystalDisk Mark utilizando ambos procesadores para ver, más que nada, el desempeño de Alder Lake-S con un SSD PCIe 4.0.

El resultado es prácticamente calcado, y vemos que no hay ninguna pega con respecto al rendimiento del SSD, que entrega su máximo potencial sin ningún tipo de inconveniente.

Veamos ahora qué rendimiento nos ofrecen estos procesadores en aplicaciones más pesadas, como las que nos ofrece el benchmark 3DMark, comenzando por la prueba CPU Profile que está específicamente diseñada para medir la carga del procesador.

Como podemos apreciar, el rendimiento difiere bastante y pone en evidencia las diferencias entre estos dos procesadores; con todo, este análisis no se trata de una comparativa entre ambos (aunque es inevitable al hacer ambos al mismo tiempo), y lo que sí podemos apreciar es que el rendimiento es, en todo caso, excelente, si bien en este caso es llamativo que el rendimiento en 1 y 2 hilos de proceso es casi el mismo.

Pasamos ahora a otros benchmarks de 3DMark que tienen más que ver con la tarjeta gráfica, y por eso antes os contábamos que hemos utilizado una RX 5500 XT de gama de entrada para hacerlo. ¿Por qué? Porque lo que nos interesa aquí es ver el rendimiento del procesador, no de la tarjeta gráfica… si hubiéramos conectado una GPU mucho más potente el resultado habría sido mucho mejor, pero no habría sido fidedigno para la CPU porque esto se trata de averiguar qué rendimiento nos darán estos Core i5-12600K y Core i9-12900K en un PC convencional.

Así pues, este es el resultado que nos ha arrojado 3DMark Time Spy, una prueba que nos muestra el rendimiento con DirectX 12.

A pesar de que la puntuación es similar, podemos ver claramente que la puntuación de CPU del 12900K es notablemente superior. Veamos ahora qué es lo que sucede si sometemos a estas CPU a 3DMark Fire Strike.

De nuevo estamos ante puntuaciones similares, pero en esta prueba sí que nos topamos con una diferencia más que sustancial en la puntuación obtenida por la CPU. El Core i5-12600K es un procesador que está brillando en todos los benchmarks, superando a la generación anterior en todos los aspectos, pero sin duda es el Core i9-12900K el que brilla en todo, sacándole mucha pero que mucha diferencia al Core i5 que queda obviamente como un procesador más de gama media.

Existe una gran cantidad de benchmarks que nos ayudarán a medir el rendimiento de estos dos procesadores en tareas bastante específicas, y aunque Intel nos ha instado a utilizar algunas de ellas, no tendría demasiado sentido primero porque las CPU de Intel están optimizadas para ellas (por eso nos instan a usarlas), y segundo porque salvo en casos muy concretos, no muestran el rendimiento que un usuario medio puede esperar de esta CPU.

Así pues, lo que sí hemos hecho es utilizar un par de herramientas más que nos van a decir el rendimiento de la CPU en algunos escenarios concretos, como CrossMark, que mide el rendimiento global del sistema así como su velocidad de respuesta utilizando modelos de aplicaciones reales.

Graph CrossMark

De igual manera, hemos querido someter al sistema al nuevo benchmark de UL (creadores de PCMark o 3DMark), llamado Procyon Office Productivity Test y que viene a sustituir a PCMark 10. Este benchmark utiliza las aplicaciones de Microsoft Office para medir el rendimiento del sistema precisamente en estas y, de hecho, te obliga a tener Office instalado en el equipo para poder ejecutarlo.

Graph UL Procyon

Como podemos ver, el desempeño de ambas CPU en estos dos benchmarks es excelente, pero de nuevo tenemos al Core i9-12900K brillando bastante por encima del Core i5-12600K en todo, y muy especialmente en estos dos benchmarks que sirven para medir la capacidad de productividad del equipo. Y es que, al final, aunque muchos usuarios comprarán estos procesadores para un PC gaming, también habrá muchos otros que lo hagan para un equipo de trabajo o incluso a nivel profesional, así que es interesante tener estos datos en la mano.

¿Qué tal funcionan en juegos con su iGPU?

Tal y como hemos mencionado en la introducción, creemos que no tiene demasiado sentido probar estos procesadores en juegos utilizando una GPU dedicada, ya que en ese caso el rendimiento dependerá de la GPU y no del procesador en sí mismo. Además, dado que ambos procesadores incorporan una iGPU integrada, es una excelente oportunidad de medir qué tal se comportan en juegos en un escenario real, a pesar de que al fin y al cabo casi todos los usuarios que adquieran estas CPU, lo harán junto con una GPU dedicada.

Todos los juegos los hemos probado utilizando resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles), con la sincronización vertical desactivada y con los ajustes gráficos en Alto, obteniendo el siguiente resultado.

Juegos

El resultado es sorprendentemente bastante mejor de lo esperado, y a pesar de que se trata de resolución Full HD y que los ajustes gráficos no están al máximo, el rendimiento en los juegos es bastante decente, salvo en Gears 5 que, además de toparnos con un rendimiento bastante más bajo, este era bastante inestable con picos de 40 FPS pero también de 10.

Así rinde la memoria DDR5 en Alder Lake-S

Tal y como llevamos ya bastante tiempo diciendo, una de las grandes novedades de la nueva arquitectura de Intel es la inclusión de la nueva generación de memoria RAM, así que no hemos podido dejar pasar la oportunidad de enseñaros, de manera individual, qué tal funciona. Para ello hemos hecho uso del Core i9-12900K, ya que es el que mejor rendimiento nos ha dado en todos los ámbitos, y por supuesto el kit de memoria CORSAIR Dominator Platinum RGB DDR5 a 5.200 MHz, en dos módulos de 16 GB cada uno para un total de 32 GB de RAM.

CORSAIR Dominator Platinum RGB DDR5

Comenzamos enseñándoos el rendimiento en Aida64, donde además de ver qué tal funciona la RAM en términos de lectura, escritura y copia, también nos va a dar datos sobre la latencia y el rendimiento de las memorias caché del procesador. Aquí también hemos probado el 12600K para que podáis ver la diferencia (que es pequeña, pero la hay).

Aquí ya vemos un rendimiento extraordinario, especialmente en comparación con la memoria DDR4, y es que la velocidad de lectura, escritura y copia es casi el doble (para poneros en perspectiva, unas memorias CORSAIR Dominator Platinum RGB DDR4 a 3.600 MHz daban unos 47.600 MB/s de lectura, 53.100 MB/s de escritura y 46.600 MB/s de copia).

Por otro lado, también vemos un incremento en la velocidad de la memoria caché más que notable, y muy especialmente en la L2 y L3, ambas más del doble de lo que teníamos en generaciones anteriores.

Seguimos con las pruebas de la memoria RAM DDR5 en esta plataforma Alder Lake-S, recordad, utilizando el Core i9-12900K, y lo hacemos con el habitual test de SuperPi en la prueba de 32 millones de decimales del número Pi.

12900K SuperPi

En esta prueba vemos que la latencia más elevada de la DDR5 en comparación con la DDR4 no ha afectado al rendimiento de manera negativa, y lo que es más, su velocidad base superior ha hecho que en esta prueba nos ahorremos algo más de 1 minuto en comparación con la DDR4.

Vamos ahora con WPrime, parecido a SuperPi porque también calcula decimales del número Pi, pero utilizando otro algoritmo. Aquí además hemos hecho la prueba habitual con 4 hilos de proceso, y una prueba adicional utilizando los 24 hilos que tiene el procesador.

El rendimiento es abrumadoramente mejor de lo que teníamos incluso con la mejor memoria RAM DDR4, y la cosa no ha hecho más que empezar porque, recordemos, este kit DDR5 que estamos utilizando es de la primera hornada en salir al mercado, y no tardaremos mucho en tener modelos superiores. Con todo, estas CPU de Intel nos están entregando en todo momento unas cotas de rendimiento que nunca habíamos visto hasta ahora.

Siguiente prueba, y esta es interesante porque muestra un escenario real, es con WinRAR. Aquí vamos a ver el rendimiento del sistema a la hora de comprimir y descomprimir archivos, con el siguiente resultado.

12900K WinRAR

Teniendo en cuenta que la RAM DDR4 ronda los 20.000 KB/s en esta prueba, de nuevo el rendimiento es excelente y la mejora más que notable. Lo mismo vamos a ver con el benchmark integrado en 7Zip.

12900K 7Zip

En este benchmark, volvemos a encontrarnos con unas cifras estratosféricas, y bastante mejores que las de WinRAR porque este benchmark hace uso mucho más de la potencia del procesador. Para que os hagáis una idea, el rendimiento de la DDR4 en este benchmark se mide en MIPS, mientras que con la DDR5 lo tiene que hacer en GIPS.

Finalmente, también hemos de mencionar que, según los datos arrojados por iCUE, la memoria RAM en ningún caso ha sobrepasado los 40ºC (con 22-24ºC de temperatura ambiente), por lo que la refrigeración de estas es sobresaliente. De igual modo, debéis saber que no podemos mostraros el tema de los perfiles XMP porque, según CORSAIR, no está habilitado hasta una próxima actualización de su software.

Consumo, temperatura y overclock del Core i5-12600K y Core i9-12900K

El consumo y la temperatura son siempre dos de los factores que más entredicho ponen a un procesador, ya que de ellos depende su eficiencia, una palabra que parece la panacea para muchos fabricantes en los últimos tiempos. Sin embargo, parece que con esta primera hornada de Alder Lake, Intel no ha tenido reparos en hacer que el consumo pueda verse disparado (así como la temperatura), al menos en escenarios en los que se requiere un alto rendimiento puesto que, recordemos, estamos ante los primeros procesadores híbridos que también integran núcleos de bajo consumo y baja potencia para ahorrar en esos momentos en los que no necesitamos que el procesador de todo su potencial.

El dato de temperatura lo hemos medido utilizando el software iCUE, y como siempre tomamos el Delta de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente, de manera que si esta última varía, el resultado a la hora de comprar no se verá afectado. El dato en reposo (Idle) lo hemos tomado dejando el equipo encendido durante 5 minutos sin hacer absolutamente nada, solo mostrando el escritorio, mientras que el dato a máxima carga (Load) lo hemos tomado estresando al máximo la CPU utilizando Prime 95.

Finalmente, a recordar que hemos utilizando un disipador por aire de gama alta, el be quiet! Dark Rock Pro 4, que ya en el pasado nos demostró estar a la altura de los más grandes de la industria con unos resultados incuestionables. Este ha sido el resultado.

Temperatura

La temperatura en reposo es simplemente maravillosa, pues literalmente en ningún momento llegaba a 30ºC (teniendo entre 22 y 24 grados en la habitación), lo que significa que, efectivamente, esos E-Cores hacen su trabajo a las mil maravillas. No obstante, la cosa cambia cuando sometemos el equipo a carga, y si bien el Core i5-12600K no se calienta en exceso (de hecho, casi nada), el Core i9-12900K sí que es un procesador bastante «calentito»; con todo, utilizando el disipador de alta gama que hemos usado, nunca ha llegado a temperaturas preocupantes, lo cual es una buena noticia y denota también el buen trabajo de Intel a este respecto.

Vamos con el consumo, un dato bastante cuestionado en los últimos tiempos porque parece que «Intel se ha dejado estar» al respecto, permitiendo que el consumo de sus CPU se dispare en pos de obtener siempre el máximo rendimiento posible. La medición la hemos realizado con un medidor de enchufe Efergy eSocket conectado a la pared, y al que solo estaba enchufada la fuente de alimentación del sistema de pruebas, es decir, que el consumo que os vamos a mostrar a continuación es el de CPU, placa base, SSD, RAM, tarjeta gráfica y la propia fuente.

Igual que con la temperatura, el dato en reposo (Idle) ha sido tomado con el equipo en reposo, sin hacer nada y solo mostrando el escritorio, mientras que el dato bajo carga (Load) ha sido tomado estresando el procesador (pero no la GPU) con Prime95. Este es el resultado.

Graph Consumo

El consumo en reposo es más que aceptable teniendo en cuenta, entre otras cosas, que estamos utilizando un sistema de altas prestaciones (salvo la gráfica) y con una fuente de alimentación con eficiencia 80 Plus Gold. Con todo, el consumo bajo carga se dispara y bastante, especialmente el Core i9-12900K que, si lo combináramos con una tarjeta gráfica de gama muy alta y de alto consumo, nos obligaría a tirar a por una fuente de alimentación de 850W o incluso más sin ninguna contemplación.

En definitiva, en temperaturas Intel se lleva un sobresaliente, pero en consumo, solo podemos darle un «bien» raspado, no llega al notable. Pero claro, quien algo quiere, algo le cuesta, y si quieres una CPU con un rendimiento sobresaliente como es el caso, el consumo y la temperatura deben subir necesariamente.

En cuanto al Overclock, en Alder Lake se vuelve un poco más complicado que en plataformas anteriores por el simple hecho de que tenemos P-Cores y E-Cores que funcionan a velocidades base y máxima diferentes. Intel, por supuesto, recomienda utilizar su herramienta de Overclock automático, Intel Performance Maximizer, mientras que ASUS recomienda utilizar su propio software para hacer también Overclock automáticamente.

Intel Alder Lake S BIOS

Con todo, y dado que estamos ante dos procesadores «K», tienen el multiplicador desbloqueado y el elevar su frecuencia de funcionamiento es igual de sencillo que siempre a través de la BIOS. Para el Core i5-12600K logramos unos estables 5.000 MHz solo tocando el multiplicador, mientras que con el Core i9, logramos elevar la frecuencia de funcionamiento hasta los 5.400 MHz de forma totalmente estable, si bien en este caso hemos de decir que la temperatura se disparaba hacia arriba y eso que no tocamos el voltaje.

Nuevamente, estamos ante una generación de procesadores de Intel que se lo pone fácil a los usuarios que quieran sacarle el máximo partido a través de Overclock, incluso aunque como nosotros no quieran tener que estar «jugando» con el voltaje. Eso sí, de nuevo nos vemos en la obligación de advertiros que el Overclock es peligroso y puede conllevar que se estropee algo, así que no recomendamos hacerlo incluso aunque Intel te lo ponga tan fácil como en estos procesadores Alder Lake-S.

Además, ten en cuenta que, en el caso del Core i9-12900K, la temperatura se dispara cuando haces Overclock y eso significa que deberás estar muy pendiente de esta para cerciorarte de que tu sistema de refrigeración es suficiente para mantenerlo en una buena temperatura de funcionamiento, ya que de lo contrario podrías toparte con problemas de inestabilidad, pérdida de rendimiento o incluso que se estropee tu preciada CPU.

Conclusión

i9-12900K i5-12600K anverso

Después de estar varios días trabajando con esta nueva plataforma Alder Lake-S, solo podemos decir una cosa como veredicto final: Intel lo ha conseguido. Han conseguido llevar el rendimiento en el PC de sobremesa de usuario casi al extremo, con una plataforma de gama alta sencilla y que responde satisfactoriamente a cualquier tipo de demanda que el usuario le quiera realizar.

En Alder Lake-S, y concretamente con los procesadores Core i5-12600K y Core i9-12900K, hemos podido comprobar de primera mano la eficacia que esta nueva arquitectura híbrida tiene que ofrecernos, con unos consumos y temperaturas contenidos cuando el equipo está en reposo o realizando tareas livianas, y desatando una potencia sin igual cuando se requiere un mayor rendimiento en el sistema.

Llevábamos mucho tiempo esperando esta generación de CPUs a 10 nm de Intel, y parece que esta litografía le ha sentado estupendamente bien, ya que a pesar de que el consumo no es demasiado contenido cuando le exiges el máximo rendimiento al procesador, el resultado es que tenemos un rendimiento desatado en todo tipo de tareas, y esto es al fin y al cabo lo que el usuario de a pie busca cuando pega un salto generacional en su PC (o cuando compra un PC nuevo, claro).

Además, no podemos sino mencionar y alabar también al resto de fabricantes que han estado en línea con Intel y que han hecho posible este lanzamiento; nos referimos a fabricantes como CORSAIR con su memoria RAM DDR5 que funciona de manera sencilla, sin complicaciones, y entregando un excelente rendimiento, así como ASUS con su placa base ROG Maximus Z690 HERO, una placa cargada con todo lo último y que no ha dejado ningún detalle al azar para que la nueva generación de procesadores de Intel funcione de forma sobresaliente y sin ningún tipo de complicación para el usuario.

En definitiva, pensamos que cualquiera que estuviera pensando en actualizar a Alder Lake-S no se va a arrepentir en absoluto, pues esta nueva generación da mucho a cambio y además lo hace de manera sobresaliente. Por todo esto, y poniendo especial énfasis en el Core i9-12900K que pensamos que es el mejor procesador del mercado en este momento, le otorgamos a esta plataforma nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su estupendo rendimiento.

i9-12900K i5-12600K anverso
Intel Alder Lake-S
Arquitectura Alder Lake-S
Proceso litográfico 10 nm
Nº Núcleos 6+4 / 8+8
Nº Hilos 16 / 24
Frecuencia base 3,7 / 2,8 || 3,2 / 2,4 GHz
Frecuencia boost 4,9 / 3,6 || 5,1 / 3,9 GHz
TDP 125 / 150 || 125 / 241 W
iGPU Intel UHD Graphics 770
Socket LGA 1700
Chipset Compatible Intel Z690

Lo mejor

  • Rendimiento desatado
  • Bajo consumo / temperatura en reposo
  • Sencillez de utilización
  • Temperaturas contenidas
  • Nueva memoria DDR5

Lo peor

  • Consumo algo elevado bajo carga
  • Necesidad de disipador de gama alta
Rendimiento Render
9.5
Rendimiento Gaming
9.5
Rendimiento Ofimática
9.5
Temperatura
8.5
Consumo
8
Diseño
9

Puntuación global

9
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
7 Comentarios