Razer Seiren Emote, review: un micrófono gaming con pantalla LED

Hoy analizamos el Razer Seiren Emote, el nuevo micrófono gaming que se une a la familia de micrófonos de la compañía, donde encontramos otros modelos como el Seiren X y el Seiren Elite. El Emote se sitúa entre ambos micrófonos, con un precio que se acerca más al primero que al segundo, y que le dará un toque especial a tus streamings con la divertida y curiosa pantalla que integra.

Índice

Razer Seiren Emote, características técnicas

El Razer Seiren Emote es un micrófono de patrón hipercardioide con multitud de utilidades, como el streaming de videojuegos, podcasts o simplemente para comunicarte con tus amigos mientras juegas. Cuenta con una respuesta en frecuencia de 100 Hz a 20.000 Hz, con unas cápsulas de condensador de 25 mm. La presión máxima es de 110 dB, y la sensibilidad es de 20 mV/Pa.

Este micrófono incorpora además una curiosa característica en forma de pantalla de 8 x 8, la cual se usa para mostrar emojis y otros elementos como veremos más adelante. El micrófono tiene un conector microUSB en la parte inferior para conectarlo al ordenador, así como también una salida de auriculares para conectarlos directamente ahí y ahorrarnos un cable más largo que tenga que ir hasta el ordenador.

Unboxing y análisis externo

El contenido de la caja es bastante completo y no incluye plásticos innecesarios, lo cual es un punto a favor del medio ambiente ya que la caja viene con acolchado más que suficiente para todo lo que incluye. En ella encontramos el micrófono, la base, dos cuellos diferentes dependiendo de la altura o inclinación que queramos darle al micrófono.

El micrófono cuenta con un acabado metálico en aluminio, con una gran solidez y excelentes terminaciones. El pie tiene un gran peso y ayuda a que el micrófono no se mueva ni un ápice cuando lo estamos usando, además de añadir una espuma en la parte inferior para evitar que los golpes que demos en la mesa se traduzcan en sonidos que recoge el micrófono. Los cuellos son también bastante sólidos, permitiendo algo de inclinación para ajustarlo a nuestro gusto. En general, se nota que estamos ante un producto de gama alta. Su aspecto es muy parecido al del Seiren X, pero con una mejor calidad de sonido del micrófono gracias a ser hipercardioide en lugar de supercardioide como el otro modelo.

Los únicos controles que tenemos en el micrófono son una rueda para controlar el volumen de los auriculares que le enchufemos (sí, no es para controlar el volumen del micrófono desgraciadamente), y un botón debajo para silenciar el micrófono. Si está escuchando, el color del botón será verde. Si el micrófono está silenciado, el color pasará a ser rojo.

El cable microUSB incluido tiene una longitud de 1,8 metros, siendo una distancia adecuada para conectarlo al ordenador, pero que quizás pueda quedarse corto si tenemos la torre algo alejada del mismo. Esto es fácilmente solucionable, ya que el cable que utiliza es un microUSB normal y corriente, y siempre podemos comprar uno más largo. El hecho de que use microUSB a estas alturas tampoco es algo negativo, ya que no es un cable que vayamos a estar quitando y poniendo todo el rato como sí puede ser en un dispositivo que necesite cargarse, como unos auriculares.

Prueba

El montaje del micrófono es bastante sencillo. Tenemos dos brazos o cuellos entre los que elegir. El corto permite ajustar ligeramente la inclinación, mientras que el largo (llamado cuello de cisne) permite darle una mayor altura. Sin embargo, si lo doblamos demasiado, el micrófono se vence y el pie no aguanta el peso, haciendo que se vuelque. Por ello, al final la decisión irá basada en si vas a usarlo entre tú y el teclado, para lo cual pondrás el corto, o si vas a ponerlo en una zona más a la altura de la cabeza o a un lateral donde no interfiera entre nuestra vista y el monitor. Incluso poniéndolo a un lado del teclado no vamos a tener problemas para que se nos oiga.

La colocación ideal es con la rueda de volumen mirando hacia nosotros, y con la otra cara mirando hacia la cámara. De esa forma, se ven los logos e iconos de la pantalla de 8×8, y por otro lado se ve también el logo de Razer en la parte inferior; aunque dependiendo de la luz es posible que no se vea porque es muy sutil. También, lógicamente, porque el patrón de escucha del micrófono está orientado hacia la parte donde están los botones. Si lo ponemos al revés, se nos oirá mucho más flojo.

La calidad de sonido del micrófono es espectacular. Al ser hipercardioide, es capaz de captar sonidos incluso aunque estemos a mucha distancia. En el siguiente vídeo podéis ver una pequeña prueba de sonido que hemos hecho.

Como vemos, la voz suena humana y real directamente de serie sin tener que configurar ningún parámetro, con una enorme precisión en todo el rango de sonidos, desde los bajos hasta los agudos, aunque como podéis ver mi voz es bastante grave y tampoco hay muchos agudos. La sensibilidad es bastante alta, ya que es capaz de recoger nuestra voz incluso aunque estemos relativamente lejos del micrófono.

La elección de un patrón hipercardioide es ideal para este micrófono, ya que recoge nuestra voz incluso desde lejos (para lo que hay que aumentar la ganancia), y ayuda a reducir los ruidos que tengamos en el ambiente, como las pulsaciones de las teclas.

Software: Razer Synapse y Streamer Companion App

Nada más conectarlo al ordenador, Windows 10 lo detecta sin problemas y lo convierte en el dispositivo de reproducción y grabación por defecto, teniendo que cambiar el de reproducción si no vamos a usar la salida jack de 3,5 mm. A partir de ahí ya podemos grabar sonido con el programa que queramos, aunque para sacarle el máximo partido tenemos que instalar dos programas: el Razer Synapse y el Streamer Companion App. Ambos son necesarios para hacer que la pantalla funcione. Con el primero podemos controlar parámetros como la ganancia del micrófono, y en el segundo podemos sincronizar plataformas como Twitch o Streamlabs para que aparezcan iconos en la pantalla.

No es obligatorio crear una cuenta de Razer para que el servicio funcione, ya que podemos acceder como invitados. No obstante, es recomendable hacerse la cuenta. Tampoco es imprescindible instalar el Streamer Companion si no vamos a usar la pantalla.

Con el Streamer Companion es con el que vamos a pasar más rato configurando parámetros. Por ejemplo, podemos configurar que aparezca un icono cuando alguien se suscribe al canal, cuando empieza a seguirlo, cuando alguien escribe un determinado mensaje en el chat o cuando alguien nos mande una donación.

Tenemos toda la plantilla de 64 píxeles para personalizar lo que queramos, pudiendo poner que salga uno de los cientos de iconos que vienen incluidos, o crear uno personalizado por nosotros. También podemos importar uno que hayamos creado fuera del Streamer Companion, por ejemplo, en Photoshop. Eso sí, tenemos que exportarlo como GIF para poder meterlo en el programa.

Cuando no esté ocurriendo nada, podemos elegir tener puesto uno de fondo o que la pantalla esté apagada. Desgraciadamente, no podemos poner ningún icono personalizado de manera fija todo el tiempo que queramos, lo cual no tiene mucho sentido. Cuando vamos a los ajustes a la sección de fondo, solo podemos elegir entre un emoticono o un color fijo, sin poder elegir los otros múltiples efectos que ofrece cuando alguien se suscribe y demás, así como tampoco podemos poner el logo de nuestra web o canal para que se quede fijo.

Lo máximo que podemos hacer es poner el icono personalizado en alguna de las secciones de prueba, establecer el límite en 999 segundos, y darle a probar. Esperamos que en próximas actualizaciones permitan poner logos personalizados de fondo, así como con efectos de movimiento.

Dependiendo de si montamos el micrófono en un brazo o lo ponemos colgado, tenemos la opción de rotar los iconos que aparecen en la pantalla para evitar que se vean torcidos. En definitiva, tenemos una gran opción para llamar la atención de nuestros espectadores, ya que cuando tenemos una pantalla en segundo plano ésta está desenfocada. Con esta tenemos todo lo que queremos mostrar en primer plano, aunque hay que tener cuidado porque es muy difícil que el icono acabe desenfocado.

Conclusión

El Razer Seiren Emote es ideal si utilizas el micrófono para hablar delante de la cámara y quieres darle un toque divertido a tus vídeos, podcasts o streamings. El precio es más elevado que modelos previos, pero a cambio no sólo estamos obteniendo una mayor calidad de sonido, sino que además tenemos la interesante adición de la pantalla. Incluso sin la presencia de la pantalla, la mejora en calidad de sonido hace que merezca la pena gastarse un poco más en este modelo si quieres una excelente calidad de sonido.

Si te conformas con una calidad ligeramente menor, te da igual la inclusión del cuello largo y del nuevo pie con aislante para golpes, entonces puedes optar por otros modelos más baratos como el Seiren X.

El Razer Seiren Emote recibe nuestra medalla de oro, y nuestra recomendación por su rendimiento.

Podéis comprarlo en el siguiente enlace. Su PVP es de 179,99 euros, aunque en el momento de escribir esta review se puede conseguir por 140 euros en Amazon.

razer seiren emote review
Razer Seiren Emote
Pantalla LED 8x8
Tipo de USB Micro-USB

Lo mejor

  • Excelente calidad de sonido
  • Muy buena sensibilidad y ganancia
  • Pantalla para dar un toque divertido a tus vídeos
  • Pie con protección anti golpes

Lo peor

  • Rueda de volumen para los auriculares y no para el micrófono
  • Conector micro-USB
  • La base se vuelca si usamos el pie largo e inclinamos mucho el micrófono
Software
8.8
Facilidad instalación
9.1
Calidad materiales
9.3
Diseño
8.4
Precio
6.2

Puntuación global

8.4
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0