MSI Cubi

MSI Cubi

Rodrigo Alonso

MSI-logo

Está claro que en los últimos tiempos, y a excepción de los Gamers, la mayoría de usuarios que necesita un PC busca equipos pequeños, de bajo consumo y que no hagan ruido, hecho que ha producido la proliferación de los mini PCs por parte de los fabricantes. De entre ellos, hace unos meses que MSI presentó sus mini PC Cubi, unos equipos que cumplen precisamente todas estas características y de los que hoy os presentamos nuestro análisis, particularmente del MSI Cubi equipado con un procesador Intel Core i3 de arquitectura Broadwell.

Y es que cuando no estás interesado en utilizar el ordenador para jugar, los smartphones y tablets cubren a día de hoy casi todas las necesidades de los usuarios. No obstante, si aun así necesitas un PC para trabajar, consultar Internet o simplemente como estación multimedia, lo que los usuarios buscan a día de hoy es un mini PC pues las ventajas son evidentes: ocupan poco espacio, no hacen ruido y consumen muy poco, en detrimento claro está del rendimiento pues por mucho que se quiera un mini PC no tiene un rendimiento comparable con un equipo de sobremesa.

Con estas premisas nos encontramos ante el Cubi de MSI, un equipo que presume de equipar la quinta generación de procesadores de Intel (Broadwell), y que a pesar de tener un pequeño tamaño y un consumo muy bajo presenta un rendimiento lo suficientemente potente para hacer prácticamente cualquier tarea bajo el sistema operativo Windows excepto jugar, claro. En nuestro análisis de hoy os vamos a mostrar cómo es éste Cubi de MSI, además de contaros qué tal funciona con las obligadas pruebas de rendimiento.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Dado que el MSI Cubi es un mini PC barebone que se ofrece en múltiples configuraciones diferentes, incluso como mini PC completo (recordad que los barebones incluyen todo excepto disco duro y RAM), vamos a enumerar las características técnicas específicas del modelo que MSI nos ha enviado. Éste modelo concreto tiene un precio que ronda los 400 euros en tiendas.

  • Procesador Intel Core i3-5005U (2 núcleos, 4 hilos de proceso a 2 Ghz).
  • Gráficos Intel HD integrados con salida HDMI y mini DisplayPort.
  • 4 GB de RAM (1×4 GB) DDR3 a 1600 Mhz (tiene dos zócalos para instalar un segundo módulo de RAM).
  • SSD Transcend 120 GB mSATA.
  • Tarjeta de red 10/100/1000.
  • Módulo mSATA combo WiFi 802.11 a/b/g/n de doble banda + Bluetooth 4.0.
  • Conector combo (auricular + micrófono) minijack de 3.5 mm.
  • Cuatro puertos USB 3.0.
  • Dimensiones: 115 x 111 x 35 mm.
  • Peso: 295 gramos.

Además, MSI incluye un adaptador para la parte inferior del Cubi que aunque aumentará ligeramente su altura, permite la instalación de un disco duro SATA 3 de 2.5 pulgadas, algo que casi ningún mini PC del mercado permite.

MSI Cubi

ANÁLISIS EXTERNO.

MSI embala el Cubi en una caja de cartón duro de color blanco en cuya cara superior ha representado el que seguramente es el toque de diseño más característico del dispositivo: el botón de encendido lateral. Mientras que en ésta cara superior solo vemos el logo de MSI y el anagrama del producto, en la cara inferior encontramos una imagen del dispositivo tanto en color blanco como en negro con la frase «cuando eres pequeño tienes que ser inteligente». En los laterales encontramos algo de información pero nada importante.

La caja se abre en forma de cofre, y hemos de decir que las protecciones del dispositivo nos parecen insuficientes puesto que solo incorpora una bolsa de plástico transparente y va encajado en los laterales, pudiendo el aparato moverse durante el transporte (aunque cabe la posibilidad de que vaya mejor de fábrica, ya que el dispositivo que nos ha llegado ha pasado por muchas manos antes de las nuestras).

MSI Cubi -005

Vamos con los accesorios. El Cubi cuenta con una fuente de alimentación externa de 65 vatios fabricada por Delta Electronics, además de un accesorio que permitirá la instalación del mini PC en un soporte VESA de monitor, y el extensor de bahía que permite instalar un disco duro de 2.5 pulgadas del que os hablamos antes, junto con sus respectivas tornillerías.

Aquí tenemos el MSI Cubi. Como podéis ver nos han enviado el modelo de color blanco, y en su cara superior tan solo cuenta con el logotipo de la marca. En la cara frontal encontramos dos puertos USB 3.0, el LED de actividad de disco duro, el conector combo de auriculares y micrófono y, por supuesto, el botón de encendido.

MSI Cubi -011

Detalle del botón de encendido, el que por cierto cuando esté el aparato encendido se iluminará en color azul.

MSI Cubi -012

Detalle del frontal.

MSI Cubi -014

En la zona inferior tenemos, además de las habituales etiquetas identificativas incluyendo la del procesador Intel Core i3, dos rejillas de ventilación, dos enganches para el adaptador a soporte VESA de monitor, y cuatro patas con goma que sirven tanto para levantar unos milímetros el Cubi del suelo y que pueda entrar el aire por las rejillas como para evitar que se mueva de su sitio con posibles vibraciones.

MSI Cubi -013

Si nos vamos a la parte trasera del aparato nos encontramos con otra rejilla de ventilación (recordemos que el Cubi tiene refrigeración activa), el conector de alimentación, un HDMI, un mini Displayport, conector RJ-45 y otros dos USB 3.0.

MSI Cubi -015

En el lateral derecho tan solo hay un cierre de seguridad Kensington y una tira que une éste lateral con la base y que nos advierte que si lo quitamos perderemos la garantía, algo que no tiene absolutamente ningún sentido ya que es la propia MSI la que nos incluye en el paquete el adaptador para unidades de 2.5 pulgadas y, lógicamente, tendremos que romper éste precinto si queremos instalarlo. De hecho, si compramos el Cubi como barebone tendremos que abrirlo para instalar la RAM y el disco duro. Un sinsentido en toda regla, señores de MSI.

MSI Cubi -016

Finalmente, en el lateral derecho no hay nada a excepción del botón de encendido que hace esquina.

MSI Cubi -017

INSTALACIÓN DEL ADAPTADOR

Instalar el adaptador para unidades de 2.5 pulgadas es muy sencillo. Tan solo hay que retirar los cuatro tornillos que están en las «patas» de goma, retirar la cubierta inferior e instalar el disco en el adaptador que viene en el paquete para luego atornillarlo de nuevo.

ANÁLISIS INTERNO.

Ya que tenemos el Cubi abierto vamos a proceder a ver su interior. Como mostramos hace un momento el dispositivo se abre desde la parte inferior quitando cuatro tornillos y retirando la parte de abajo, dándonos acceso directo a los dos zócalos de memoria RAM SO-DIMM y a los dos zócalos mSATA. En éste caso, un solo módulo de RAM de 4 GB ocupa su espacio, mientras que en los mSATA podemos ver el SSD preinstalado (debajo de éste está el módulo combo WiFi + Bluetooth que viene de serie, y tendremos que quitar el SSD si queremos acceder a él).

Sin necesidad de muchas virguerías podemos sacar completamente la placa base del Cubi para ver también la parte que quedará por arriba en el equipo. Aquí destaca el conector especial para el disco duro de 2.5 pulgadas que podremos instalar y por supuesto el ventilador tipo blower (turbina) que refrigera el procesador Intel Core i3.

MSI Cubi -025

Hay algo que no tiene demasiado sentido en cuanto al diseño interno del equipo, y es que como veíamos antes el Cubi cuenta con dos rejillas inferiores para ventilación, pero en la zona inferior queda la memoria RAM y el SSD, no el ventilador. Éste quedará por la zona superior del dispositivo, zona en la que no hay ni una sola rejilla, ni siquiera en los laterales, por lo que el flujo interno no solo estará muy forzado sino que será ineficiente. La salida de aire caliente es por la parte trasera del aparato.

MSI Cubi -026

Para terminar, os enseñamos la carcasa vacía del Cubi. Un dato de diseño que sí me ha gustado es que las dos antenas del módulo WiFi se reparten por el interior y terminan en sendas tiras de cobre que quedarán en la zona superior, de manera que la cobertura WiFi del aparato se ve maximizada al no quedar «atrapada» en la parte inferior.

MSI Cubi -027

TESTEO.

El MSI Cubi nos vino con Windows 8.1 preinstalado y con la actualización a Windows 10 lista para ser ejecutada, así que antes de nada decidimos actualizar a Windows 10 e instalar todas las actualizaciones disponibles, incluyendo las de drivers del propio aparato para asegurarnos el mejor rendimiento.

En éste apartado de pruebas vamos a comparar el MSI Cubi con el Shuttle XPS Nano NC01U3 que analizamos hace poco, ya que son sistemas muy similares (utilizan el mismo procesador y la misma disposición. La única diferencia real es que el equipo de Shuttle incorpora 8 GB de RAM en dos módulos dual channel).

Temperatura.

La temperatura de un mini PC es un factor crítico dado que son equipos «enclaustrados» en un chásis muy pequeño y por lo tanto tenderán a calentarse mucho. Por suerte el Cubi de MSI cuenta con refrigeración activa, aunque como hemos explicado antes el sistema es un tanto ineficiente por culpa de una mala disposición interna. Además, si lo comparamos con el equipo de Shuttle, los materiales también cuentan pues el disipador del Cubi es de aluminio y el del Shuttle de cobre.

Como la medición la hemos realizado bajo un entorno controlado con aire acondicionado y una sonda magnetotérmica a temperatura ambiente constante de 22,5 grados centígrados, en ésta ocasión os mostramos la temperatura total y no el Delta de temperatura como acostumbramos.

Temperatura

Las temperaturas son bastante elevadas, y de hecho estamos hablando de 10ºC más de temperatura aproximadamente que el equipo de Shuttle. Nada nuevo bajo el sol, ya con lo que os comentábamos hace un momento contábamos con que las temperaturas iban a ser más elevadas en este caso. La parte mala es que dado que las temperaturas son bastante elevadas, el ventilador tipo blower funciona a bastante velocidad y por lo tanto el equipo sometido a carga se vuelve un tanto rumoroso.

Consumo.

Al principio decíamos que el consumo era un factor importante en los mini PCs, pues el usuario busca un sistema eficiente. Según MSI el Cubi no consume más de 30 vatios a máxima carga, una cifra que nos parecía bastante abultada de entrada y que tras nuestras pruebas así lo confirmamos: apenas alcanza los 17,5 vatios de consumo a máxima carga.

Consumo

Rendimiento sintético.

Hora de someter al Cubi de MSI a las habituales pruebas sintéticas para ver su rendimiento bruto en algunos de los benchmarks más populares del panorama del hardware. Comenzamos como es habitual abriendo boca con una captura de CPU-Z para conocer lo que tenemos entre manos, a pesar de que ya lo hemos explicado arriba (clic para ver la imagen más grande).

CPU-Z

Aida64 (memoria)

En esta prueba vamos a poder ver el rendimiento de la memoria RAM y la caché.

Aida64

Éste era un dato de rendimiento con el que también contábamos, pues el modelo que MSI nos envió cuenta con un solo módulo de RAM y por lo tanto no se aprovecha del dual channel que podría tener, entregándonos un rendimiento de RAM que es prácticamente la mitad de lo que nos entrega el equipo de Shuttle. No obstante no vamos a contar esto como punto negativo ya que tiene un arreglo sumamente fácil: añadir un módulo de memoria igual y tendremos 8 GB funcionando en doble canal, lo que nos dará casi el doble de rendimiento bruto.

Cinebench 11.5

El antiguo benchmark Cinebench nos muestra con una escala comprensible el rendimiento del procesador en términos de renderizado.

Cinebench

Aquí nos encontramos con otra puntuación sensiblemente inferior a la que obtuvimos con el equipo de Shuttle (2.28 pts), y de nuevo la culpa es de la memoria RAM pues además del procesador juega un papel muy importante al renderizar imágenes como en Cinebench.

WPrime

El rendimiento de la memoria se calcula a raíz de calcular números primos con este conocido software. A menor tiempo, mejor rendimiento, y no os sorprendáis al obtener unos valores bastante peores que con el equipo de Shuttle, de nuevo culpa de la RAM en single channel.

WPrime

CrystalDisk Mark

Este benchmark nos va a mostrar el rendimiento del disco, que en este caso como hemos explicado antes es un SSD en formato M.2. Comparado con otros mini PCs que emplean memoria eMMC, la diferencia es más que evidente.

Crystaldisk

En ésta prueba nos encontramos con unos valores superiores a los del equipo de Shuttle, pues el SSD mSATA incluido por MSI es de más alta gama que el que nos envío Shuttle. Nada nuevo bajo el sol pero una buena noticia para MSI, sin duda.

PCMark 8

Pasamos a palabras mayores con PCMark en su última versión, un benchmark que mide el rendimiento global del equipo en diferentes ámbitos.

PCMark Creative PCMark HOme PCMark Work

En PC Mark 8 nos encontramos con unos valores bastante similares a los obtenidos con el NUC de Shuttle, a excepción de la prueba Work en la que un SSD más rápido ha contribuido en obtener una puntuación más elevada.

3DMark

Finalmente, y aunque el propósito de éste equipo no es lógicamente los juegos ni las tareas en 3D, hemos querido ejecutar una prueba de 3DMark para que nos muestre de lo que es capaz, pues títulos como League of Legends deberían de poder funcionar en éste sin muchos contratiempos.

3DMark

CONCLUSIÓN.

No cabe duda de que MSI ha hecho una gran labor con el Cubi, pues tenemos efectivamente un equipo pequeño, relativamente potente, de muy bajo consumo y con una baja sonoridad. Además, dado que MSI incluye un accesorio que permite la instalación de un disco duro de 2.5 pulgadas tenemos un plus que nadie aporta hasta el momento, si bien es cierto que para instalarlo tenemos que romper el precinto de garantía, algo más que absurdo. Además recordemos que el equipo que hemos probado solo contaba con un único módulo de RAM, algo que ha penalizado notablemente su rendimiento.

Como punto negativo hemos de destacar un mal diseño interno de flujo de aire, pues el Cubi cuenta con rejillas solo en la zona inferior, donde se encuentra el SSD y la RAM, y por contra el ventilador tipo blower se ubica en la zona superior, por lo que el aire tiene que hacer un circuito extraño e ineficiente. Prueba de ello han sido unas temperaturas unos 10ºC más elevadas que el equipo de Shuttle con el que hemos comparado al Cubi en éste análisis.

PROS:

  • Rendimiento decente, especialmente en el SSD.
  • Estéticamente bonito.
  • Módulo que permite la instalación de un disco duro de 2.5 pulgadas.
  • Fácil de desmontar.
  • Muy pequeño.
  • Bajo consumo.
  • Incluye módulo WiFi + Bluetooth.
  • Windows 10.

CONTRAS:

  • El rendimiento térmico no es bueno debido a una mala disposición interior.
  • Es rumoroso cuando se le somete a carga.
  • Precio (unos 400 euros la unidad analizada). A éste precio podríamos haber esperado una calidad de materiales superior (aluminio vs plástico).

Score

Por ello, el MSI Cubi con procesador Intel Core i3, se hace con nuestro galardón de Oro y con nuestras recomendaciones por su diseño y por su rendimiento.