Thermalright HR-03+

INTRODUCCIÓN.

El lanzamiento de las Geforce 8800, ya sean en su variante GTS, como GTX y Ultra han supuesto dos cosas para los entusiastas:

-Una revolución tanto en el diseño interno de las tarjetas como en la potencia.
-Calor… Mucho calor.

Que las 8800 se calientan mucho no es ninguna noticia. Aunque el disipador de serie cumple bastante bien su cometido, las GTS suelen llegar sin problemas a 85ºC en load; las GTX se quedan en la misma cifra de temperatura pero con el ventilador de la tarjeta gráfica a tope de revoluciones por minuto lo cual, si bien no se puede calificar de ruidoso, no es tampoco precisamente silencioso. Todo ello es debido al enorme tamaño del núcleo de la tarjeta, que requiere más de 250W y 20A para funcionar correctamente.

A pesar de llevar casi un año en el mercado, casi ninguna de las marcas habituales en el mundillo de la refrigeración se ha atrevido a sacar un disipador específico para este modelo de tarjeta gráfica, muy probablemente porque el enorme tamaño del núcleo hace que se requieran diseños muy específicos para ella. A parte, no sólo hay que refrigerar el núcleo de la tarjeta, si no tanto la RAM como los MOSFETS de la tarjeta, que se calientan una barbaridad (Zalman ha sacado un modelo compatible con esta tarjeta pero requiere la compra de un kit a parte para la refrigeración de la memoria y los MOSFETS). La primera marca que realmente se ha tomado en serio la tarea de refrigerar esta tarjeta ha sido Thermalright.

Para aquellos que no la conozcan, Thermalright es una empresa americana que, desde el lanzamiento de sus primeros productos, han estado a la vanguardia del diseño en soluciones de refrigeración por aire (últimamente parece que también comienzan a implementar bloques de agua). Esta marca saltó a la fama originalmente con el diseño de sus disipadores para los procesadores Athlon y AthlonXP de AMD, siendo los únicos capaces de proporcionar disipadores que eran capaces de domar las temperaturas de estos procesadores. Ellos también fueron los precursores del uso de heatpipes en los disipadores, marcando una tendencia que ha durado hasta ahora. Thermalright siempre ha sido sinónimo, en el mundillo del hardware, de calidad y prestaciones. Cierto que no son los más baratos, pero con ellos pagas por lo que te llevas, a diferencia de otras marcas.

El modelo que os traigo hoy para análisis es el HR-03+. Veamos sus características.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Thermalright:

-6 Heatpipes soldadas a la base y a las aletas.
-Capacidad para incorporar un ventilador de 92 mm.
-Dos maneras de montar el disipador.
-Compatible con configuraciones en SLI.

El Thermalright HR-03+ es una evolución del modelo HR-03 de hace más de un año. Este modelo recibió bastantes premios ya que era de los pocos que realmente era capaz de domar las ATI Radeon X1950XTX y el horno que es su núcleo, a parte de poder hacerlo, increíblemente, de manera pasiva. De hecho, Thermalright ha sacado un nuevo modelo del HR-03 destinado a las X2900XT que también se calientan lo suyo en funcionamiento.

Antes de empezar con las fotos, quiero dejar bien claro que el Thermalright HR-03+ sólo es compatible con las tarjetas gráficas de la serie 8800.

ANÁLISIS EXTERIOR.

Thermalright nunca ha sido fan de realizar los embalajes llenos de fotos y colorines. Todavía tengo por casa el embalaje de mi antiguo AX-7 y siguen usando la misma caja de cartón marrón de entonces, con el logotipo de la compañía bien visible en el centro.

Lo que tampoco ha cambiado desde entonces (por suerte) es el amor y cuidado con el que se embalan los componentes, entre capas de espuma de polietileno dura, para asegurarse que el producto llega a nuestras manos en perfectas condiciones.

Thermalright incluye los siguientes accesorios en el kit:

-Un completo manual de instrucciones.

-Soportes para el anclaje del disipador a la tarjeta gráfica.

-Tornillos para la sujeción del disipador.

-Disipadores de aluminio para los módulos de memoria, los VRM y el chip HDCP.

-Varillas para la sujeción de un ventilador de 92 mm.

-Masilla térmica genérica.

Veamos ahora el disipador en detalle.

Como os he comentado, el disipador viene encajado en espuma dura de polietileno y protegido por una bolsa de plástico para que no sufra daños durante el transporte.

Una vez lo sacamos de su embalaje, lo primero que nos llamará la atención es el enorme tamaño del mismo. Para que os hagáis una idea, aquí os dejo una foto al lado de unas memorias de Gskill.

El disipador está formado por 6 heatpipes de cobre, soldadas a una base doble, que se arquean e insertan en un disipador formado por láminas de aluminio.

El disipador ocupa bastante espacio sobre la placa base dado lo mucho que levanta, como unas dos ranuras extra.

Como he comentado, la base está formada por 6 heatpipes soldadas y en una base doble. Con base doble me refiero a que ambos lados de la base se pueden usar a la hora de montar el disipador.

El acabado de las bases es bastante bueno, aunque no vienen protegidas por una película de plástico como suele ser normal en el resto de marcas. La base viene protegida por una capa de níquel para proteger de la oxidación al cobre que la forma.

El perfil del disipador es ondulado y en la superficie de las aletas se aprecian los agujeros que se han practicado para que entre ellas circule mejor el aire y aumente, así la refrigeración.

Cabe destacar el perfecto acabado que ha dado Thermalright a los extremos de las heatpipes, aunque también es verdad que no esperaba menos de esta marca, ya que es a lo que nos tiene acostumbrados a los entusiastas.

Las aletas de refrigeración del disipador vienen unidas entre sí mediante pliegues que aportan rigidez estructural al conjunto.

A su vez, las heatpipes van soldadas en toda su superficie de contacto a las aletas de refrigeración, para con ello maximizar la transferencia de calor entre unas y otras.

Este disipador no es precisamente ligero, así que habrá que asegurar bien la tarjeta al chasis si no queremos tener problemas de que se descuelgue.

MONTAJE.

Voy a montar este disipador en mi actual XFX Geforce 8800GTX.

Como es fácil de observar, la tarjeta no es precisamente pequeña jejejeje. Comenzaremos desmontando el disipador original, para lo cual daremos la vuelta a la tarjeta y, por su parte trasera, quitaremos los tornillos que lo sujetan a la misma.

Solo debéis de quitar los tornillos con muelle, el resto no debéis tocarlos.

Una vez quitado el disipador original, podéis ver cómo es en su parte inferior.

Seguiremos la instalación limpiando con Artic Clean el núcleo de la tarjeta que tendrá restos de la antigua masilla térmica con la que se monta.

También limpiaremos con Artic Clean tanto los módulos de memoria:

Como los VRM:

Como, finalmente, el chip HDCP de la tarjeta gráfica.

Una vez ya lo tengamos todo bien limpio y seco, comenzaremos a instalar los radiadores de aluminio para la memoria.

Estos radiadores se unen a los módulos de memoria mediante cinta térmica adhesiva de doble capa que ya incorporan en su parte inferior.

Al chip HDCP de la tarjeta hay que montarle un disipador especial de aluminio que ancla mediante dos push pines y, previamente a su montaje, deberemos aplicarle una gotita de Artic Silver 5.

También los VRM llevan un tipo de disipador específico para ellos.

El resultado final es el siguiente:

Tened en cuenta que los disipadores de aluminio de la parte superior de la tarjeta son diferentes al resto. Ya os enseñaré en su momento por qué.

Llegados a este punto, le daremos una capa de masilla térmica a la GPU de la tarjeta y prepararemos el anclaje principal del disipador mediante los 4 tornillos que nos proporciona Thermalright. Dichos tornillos roscan en el soporte principal, dejando al aire unos vástagos más finos que pasaremos a través de la tarjeta.

Aseguraos de apretar bien dichos tonillos u os encontraréis que al apretar los de la parte trasera, los de la delantera se sueltan.

Daremos ahora la vuelta a la tarjeta, dejando que descanse sobre el radiador del disipador y la sujetaremos mediante el soporte en “X” y unos thumbscrews.

Mucho ojo a la hora de apretar estos thumbscrews!!! Hay que apretarlos en X y poco a poco o nos encontraremos con que la base no hace buen contacto con la GPU, lo cual puede tener consecuencias fatales para nuestra tarjeta. Si tenéis alguna duda de si hace buen contacto o no la base, es mucho mejor desmontar el disipador y asegurarnos de haberlo hecho bien.

Como os he comentado previamente, los disipadores de los módulos de memoria de la parte superior de la tarjeta son diferentes a los del resto; he aquí por qué:

Al pasar las heatpipes del disipador por encima de ellos, no queda espacio para que tengan tantas aletas como los del resto de la tarjeta.

Es el momento de relajarnos y echar un buen vistazo a nuestra obra de arte:

Ya habéis descansado bastante, pedazo de vagos!!! A trabajar que todavía quedan cosas que hacer ;).

Para sujetar el ventilador de 92 mm al disipador emplearemos las varillas que nos proporciona Thermalright en el kit. Sin embargo, en las instrucciones no se especifica con claridad dónde hay que enganchar dichas varillas, así que os dejo esta foto que os servirá de gran ayuda:

En mi caso, he empleado un ventilador Coolink 902 de 92 mm y 2000 rpm que es muy silencioso y mueve un caudal de aire más que aceptable.

El conjunto montado no es precisamente pequeño y ocupará bastante espacio sobre vuestra placa base, así que no os recomiendo su uso en placas en formato uATX u os imposibilitará el uso del resto de ranuras de expansión.

El tipo de montaje que he mostrado en imágenes es uno de los dos que se puede realizar con este disipador; no he incluido imágenes del otro tipo porque los resultados obtenidos son muy inferiores a los que proporciona el montaje mostrado.
En resumidas cuentas, el montaje es moderadamente complicado y bastante delicado en lo que respecta al anclaje del disipador a la tarjeta.

TESTEO.

Ha llegado el momento de comprobar si este disipador de Thermalright es lo suficientemente bueno como para domar la bestia de la Geforce 8800GTX y la bomba de calor que es su núcleo.

Para el testeo he empleado el programa RTHDRIBL durante media hora para cargar la tarjeta gráfica y he empleado el RivaTuner para monitorizar la temperatura del núcleo. El disipador de Nvidia incorpora un ventilador tipo blower que se auto regula en función de la temperatura de la tarjeta, mientras que en el HR-03+ he empleado el ventilador Coolink que antes he mencionado a una velocidad constante de 2000 rpm

Los resultados que he obtenido son los siguientes:

En idle, podemos ver una clara diferencia entre ambos disipadores: Mientras que el disipador de serie de Nvidia ronda los 55ºC, el HR-03 está a 48ºC. En ambos casos, las tarjetas resultan completamente inaudibles.

Por contra, en cuanto cargamos la tarjeta con el RTHDRIBL las diferencias se vuelven… abismales!!! Mientras que el disipador de Nvidia lucha con la temperatura de la tarjeta a 87ºC con su ventilador al 100%, el HR-03+ parece que se está dando un paseo por el parque a 62ºC. 25ºC de diferencia a favor del HR-03+ es [b]MUCHA[/b] diferencia entre disipadores… Y todo ello, en silencio dado que el ventilador de Coolink es super silencioso. Estoy convencido que si encontráis la manera de colocar un ventilador de 120 mm (yo os digo que se puede hacer con un poco de maña jejeje), las temperaturas serán todavía mejores tanto en idle como en load.

También quiero aclarar que, aunque el HR-03+ es capaz de refrigerar la tarjeta como disipador pasivo, necesitaremos una caja especialmente bien ventilada para hacerlo y Thermalright expresamente indica en su web que no es la mejor manera de emplear este disipador.

CONCLUSIONES.

Resumiendo: El Thermalright HR-03+ aplasta sin ningún miramiento al disipador de serie de Nvidia. Si no fuera por el montaje un tanto complicado y delicado, sería el disipador perfecto con claridad.

Pros:

-Rendimiento excepcional.
-Capacidad para funcionar en pasivo (no recomendado).
-Excelente calidad de los componentes.
-Podemos instalar el ventilador que queramos.
-Todos los componentes de la tarjeta quedan bien refrigerados.

Contras:

-Montaje algo complicado y delicado.
-Ocupa tres ranuras de expansión en la placa base una vez montado.
-Necesaria buena refrigeración de la caja para extraer el aire caliente de la tarjeta.

Con una diferencia tan apabullante de prestaciones entre el disipador de Nvidia y el Thermalright HR-03+, no puedo por menos que otorgarle:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.


Agradecimientos: A Manuel Ángel Lastra por ser un buen Amigo.

Compártelo. ¡Gracias!