Prolimatech Armageddon

En todo el tiempo que llevo dedicado al mundo del hardware, he tenido la oportunidad de ver disipadores con todas las formas posibles: cilíndricos de flujo centrífugo, cuadrados de aluminio, con heat pipes y en forma de concha, con heat pipes con forma de torre, de doble torre… Aunque el disipador que hoy vamos a analizar pertenecería a la categoría de “heat pipes con forma de torre”, es la distribución de las heat pipes lo que lo hace inusual. Y cuando algo es inusual en este mundillo, inmediatamente suenan las alarmas en mi cabeza y se que tengo que testearlo.

Prolimatech es una marca bastante joven en el mundo de la refrigeración pero con un renombre en cuanto a calidad de fabricación y capacidad de refrigeración que pocas empresas con bastante más enjundia en el mundo de la refrigeración de componentes de ordenadores pueden compartir. Suyo es el famoso Megahalens o el no tan famoso pero super eficiente Samuel 17. El disipador que hoy vamos a analizar es el Prolimatech Armageddon. Espero que el nombre no presagie nada similar para mi banco de pruebas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de Prolimatech:

Podemos observar varias cosas:

-El tamaño del disipador en cuanto a la altura es bastante contenido pero es relativamente pesado.

-El disipador tan solo admite ventiladores de 140 mm. Esta es una tendencia que, poco a poco se va imponiendo y de la que me alegro dado que ello resulta en una menor sonoridad de los sistemas.

-El disipador viene sin ningún ventilador.

-El disipador no es compatible con placas base para AMD. Yo pensaba que los tiempos de los disipadores exclusivos para un fabricante habían pasado ya dado la actual tendencia del mercado a realizar sistemas de retención multi socket, pero está claro que Prolimatech piensa diferente. De hecho, vende un accesorio aparte para el sistema de retención de AMD.

Otro aspecto que encontramos en la web de Prolimatech es una tabla de compatibilidad con las últimas placas del mercado para socket LGA1156 y LGA1366.

A pesar que la Gigabyte GA-EX58A-UD5 aparece en la lista como “Incompatible”, la realidad es que es en esa placa base donde se ha realizado nuestro testeo y no con uno, si no con dos ventiladores de 140 mm. Quizás sea un error. En todo caso, es agradable saber que un fabricante se toma este tipo de molestias para con sus clientes, algo que en absoluto es habitual hoy en día con el resto de fabricantes.

El precio del Prolimatech Armageddon es de 55 €, caro en mi opinión si tenemos en cuenta que, a posteriori, deberemos de comprarle un ventilador.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Prolimatech Armageddon se nos presenta en una caja blanca en la que se afirma que las condiciones óptimas se dan con un ventilador de 140 mm y el procesador clockeado al máximo (ya veremos después si este aspecto es realizable o es puro marketing). La caja presenta la particularidad de no abrirse como los modelos normales, si no que está separada en dos mitades que se unen en el centro mediante una presilla en cada lateral.

En la parte superior de la caja encontramos una ventana que nos permite atisbar el disipador.

Una vez abrimos la caja vemos que el disipador va perfectamente encajado entre dos bloques de espuma de poliuretano que lo protejen durante el transporte.

Los accesorios para el montaje vienen todos en una caja de cartón blanca que continua el tema que hemos visto en la caja externa.

Los accesorios incluidos con el Prolimatech Armageddon son:

-Placa de retención para la parte trasera de la placa base. Este tipo de anclaje es necesario cuando hablamos de disipadores bastante pesados que una vez puestos en vertical podrían deformar sin problemas la placa base dado el gran par de torsión que generan.

-Tornillería varia y sistema de retención de los ventiladores.

-Sistema de retención frontal del disipador.

-Tubo de masilla térmica.

Veamos ahora al Armageddon con más detalle.

Como comenté al principio del artículo, el Armageddon es un disipador tipo torre con heat pipes que recorren las aletas de aluminio. Lo que lo hace diferente al resto de disipadores tipo torre es que en realidad emplea una estructura de doble radiador y que la distribución de las heat pipes es en línea recta y no agrupada como suele ser normal en otros modelos.

Este tipo de distribución, en teoría, debería de permitir un mejor flujo de aire a través de las aletas del disipador, a la vez que distribuye mejor el calor por las mismas.

La sensación que transmite el Armageddon una vez se tiene en la mano es de calidad a raudales. Todas las heat pipes y la base del disipador llevan un baño de zinc para evitar la oxidación del cobre que se usa en su fabricación. A parte, el diseño es muy sólido y no hay tendencia ninguna a deformarse.

A consecuencia del alineamiento de las heat pipes, estan aparecen algo retorcidas en la zona por donde entran a los radiadores.

El acabado de la base, que viene protegida por una pegatina de plástico para evitar desperfectos durante su manipulación, es digno de elogio: No se aprecia ni una marca del mecanizado y, al pasar el dedo por su superficie, se nota que no tiene protuberancias raras.

La base tiene un acabado reflectante pero no de espejo.

Las aletas de aluminio tienen un grosor de 0.8 mm y van separadas entre sí una distancia de 2 mm, lo que supone que no es necesario el uso de un ventilador con una gran presión estática para que el Armageddon rinda como debe. Este aspecto es importante dado que los ventiladores con alta presión estática tienden a ser notablemente más ruidosos que los que no tienen tanta.

Aunque en la anterios imagen no se aprecia, cada heat pipe va soldada a cada aleta del radiador, lo que aumenta la capacidad de transferencia de calor entre ambas superficies.

MONTAJE.

El montaje del Prolimatech Armageddon es una aténtica joya en cuestión de facilidad. Comparado con la tendencia de muchos fabricantes (como Scythe) que te obligan a hacer malabares con las placas base, el disipador de Prolimatech es tan sumamente sencillo que en unos 10 minutos lo podréis tener instalado.

Lo primero que haremos será montar los componentes de la placa de retención trasera. Estos componentes son 4 soportes de acero en los cuales roscarán los tornillos, sujetos por 4 anillos de goma. Prolimatech, con muy buen criterio, ha incluido un par extra de anillos con el disipador por si acaso se nos perdiera uno de ellos (si se os cae uno al suelo, creédme que son bastante difíciles de encontrar).

Los soportes de acero se fijan mediante las juntas de goma al sistema de retención trasera en los extremos de la back plate, en las ranuras dispuestas a tal efecto. Este método me recuerda bastante al que hace años empleaba Thermalright y sigue siendo tan “delicado” como en aquel entonces.

Procederemos a fijar la back plate a la placa base. Para ello, la deslizaremos por la parte posterior de la placa hasta que los soportes de acero coincidan con los agujeros de la placa y emplearemos cuatro grandes thumbscrews para fijarla.

Los Thumbscrews tienen un tamaño más que generoso y podréis roscarlos con la mano sin ningún problema. Si os fijais en la segunda foto, el thumbscrew lleva por la parte que contacta con laplaca base, pegada una anilla de plástico para aislarlo de esta y evitar así posibles disgustos. Me encanta que Prolimatech haya optado por esta solución en lugar de suministrar las anillas y los thumbscrews por separado, es una manera de hacer todavía más sencillo el montaje.

Ahora, procederemos a colocar el sistema de retención lateral, teniendo en cuenta la orientación final del disipador que, según Prolimatech, ha de ir orientado de manera que el aire se mueva hacia la parte trasera de la caja. El sistema está compuesto por dos barras fabricadas en acero de buena calidad, nada de soportes deformables dado que quien realmente va a regular al presión que se ejerce son dos tornillos tarados con muelles que veréis algo más adelante.

Este sistema de retención se fija mediante cuatro tuercas que se aprietan tan solo con los dedos.

Para fijar el disipador a laplaca base nos queda tan solo emplear una barra transversal de acero con un par de protuberancias cilíndricas que encajan en la parte superior de la base del disipador.

Esta barra lleva un par de “pozos” en sus extremos donde encajan los tornillos tarados con muelles que he comentado con anterioridad. En este punto sí que será necesario el uso de un destornillador de punta de extrella para dar el apriete final, pero el roscado inicial lo podemos dar directamente con la mano gracias al borde moleteado que tienen dichos tornillos.

Y así queda el disipador una vez montado:

La figura es ciertamente imponente por la altura que levanta sobre la placa base… pero extrañamente rara porque es bastante delgado, acostumbrado como estoy a los disipadores masivos con aletas de refrigeración que parecen más sábanas de metal que otra cosa.

El montaje de los ventiladores sigue la misma tónica de sencillez que hemos estado viendo hasta ahora. Para montarlos, Prolimatech suministra un par de presillas que se colocan en los laterales del ventilador, para después engancharse a una ranura del ateral del Armageddon.

Comparado con los sistemas de anclaje tradicionales a base de alambres que se emplean en otros modelos/fabricantes, este sistema de Prolimatech gana por absoluta goleada en facilidad para el montaje, efectividad y no dependencia de si el ventilador emplea nervaduras o no cubriendo los taladros de fijación. Pero es que, además y sabiendo el tipo de público al que va destinado este disipador, Prolimatech suministra con el Armageddon un segundo par de presilla de fijación para poder instalar un segundo ventilador en configuración push-pull.

Volviendo al tema de la delgadez del Armageddon, es precisamente esta característica la que nos permitirá instalar cualquier tipo de menoria RAM en nuestra placa base, incluso los modelos con disipadores altos que se verán muy beneficiados por la corriente de aire del ventilador frontal del Armageddon.

Como véis, el montaje del Prolimatech Armageddon no puede ser más sencillo y rápido y la inclusión del segundo soporte para ventiladores es, en mi opinión, un acierto dado que muchos modelos del mismo precio no los incluyen.

Veamos ahora para qué ha servido todo nuestro trabajo.

TESTEO.

El equipo empleado para testear el Armageddon ha sido el siguiente:

-Intel  Core i7 920

-2x Noctua NF-P14 FLX

-Gigabyte GA-EX58A-UD5

-3×2 GB Exceleram DDR3-1600 CL6

-Sapphire Radeon HD6850

-Seagate 500 GB SATA2

-Antec TruePower New 750 W

Para testear el disipador se ha sometido al procesador a una prueba de stress durante media hora con el programa Prime95 x64. Dado que el sistema de pruebas está montado sobre un banco de laboratorio al aire libre, los resultados obtenidos representan el incremento de temperatura del procesador sobre la temperatura ambiente en ese momento (T.Rise). Este método de testeo ofrece resultados mucho más precisos que los realizados dentro de una caja.

El rango de voltajes empleados en las pruebas es el siguiente:

-2.66 Ghz / Vcore stock

-3.2 Ghz / Vcore 1.2 V

-3.6 Ghz / Vcore 1.225 V

-3.8 Ghz / Vcore 1.37 V

-4.0 Ghz / Vcore 1.43 V

Veamos los resultados que he obtenido.

Como podemos observar, con un único ventilador funcionando a 800 rpm, el Armageddon se mantiene cómodo hasta 3.8 Ghz, pero no puede realmente con los 4 Ghz.

Si ahora aumentamos la velocidad del ventilador hasta 1200 rpm vemos que se produce un descenso más que considerable en las temperaturas, especialmente a 4 Ghz en que observamos un descenso de 9 ºC entre ambas velocidades. Esto demuestra que el Armageddon es muy dependiente del caudal de aire que circula a través del mismo.

Añadir un segundo ventilador funcionando a 800 rpm no representa un cambio muy significativo en las temperaturas que alcanza mi 920.

Tampoco tener dos ventiladores funcionando a 1200 rpm representa un descenso muy grande en las temperaturas frente a tan solo un único ventilador. Vemos descensos de entre 1 y 2 ºC.

Para hacer más sencilla la comparación he realizado estas tablas.

Como podemos ver, el uso del segundo ventilador de 140 mm no es algo que sea totalmente imprescindible para el buen funcionamiento del Prolimatech Armageddon, pero siempre habrá personas (como yo) dispuestas a invertir dinero en dicho segundo ventilador para conseguir exprimir hasta el último Mhz / ºC de su overclock.

CONCLUSIÓN.

El Prolimatech Armageddon nos demuestra que el mercado de disipadores por aire sigue en plena forma y que se sigue innovando y arañando ºC de nuestros procesadores. Los resultados obtenidos con un solo ventilador funcionando a 1200 rpm lo colocan plenamente en la categoría de super disipadores, lo que unido a su extrema facilidad en el montaje, hace que cualquier aficcionado pueda disfrutar de un buen disipador sin necesitar unos conocimientos super avanzados. El único “pero” que se le puede poner es que el precio, unido a la necesidad de comprar un ventilador a parte va a hacer que mucha gente se lo piense dos veces antes de adquirirlo.

Pros:

-Excelente rendimiento térmico

-Excelente calidad en materiales y acabados.

-Instalación facilísima.

-Posibilidad de añadirle un segundo ventilador.

-Compatible con memorias con disipadores altos.

Contras:

-Precio elevado.

-Necesidad de comprar un ventilador a parte.

Por todo esto, el Prolimatech Armageddon recibe nuestra preciada:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Queremos dar las gracias a CaseKing por suministrar la muestra para análisis.

Compártelo. ¡Gracias!