SteelSeries Arctis 9X, review: auriculares inalámbricos para PC y Xbox One

No cabe duda de que en el panorama de los periféricos gaming actual SteelSeries es una de las marcas más destacadas, y más desde que lanzaron al mercado su gama de periféricos de audio Arctis, gama que ha tenido una gran aceptación entre el público por su gran comodidad y su enorme calidad de audio y que ya pudimos comprobar cuando analizamos los Arctis Pro Wireless. Hoy el fabricante lanza al mercado una nueva iteración de la familia, los Arctis 9X que están diseñados para PC con Windows 10 y para la consola Xbox One. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis de estos nuevos auriculares inalámbricos SteelSeries Arctis 9X, en la que os los vamos a mostrar de primera mano y a contaros qué tal se comportan a la hora de la verdad.

Los Arctis 9X se presentan, de hecho, como una versión más sencilla de los Arctis 9, con las mismas características pero limitando su conectividad a exclusivamente inalámbrica, hecho que reduce su precio de venta (situado en unos nada despreciables 199 euros). Cuentan, por lo tanto, con la misma tecnología inalámbrica dual (wireless 2.4 Ghz + Bluetooth), micrófono retráctil ClearCast, y una autonomía inalámbrica de 20 horas, haciéndolos ideales para largas sesiones de juego en PC y en consola.

Índice

Características técnicas

Dado que los SteelSeries Arctis 9X se presentan hoy, en el momento de redactar este análisis todavía no hay información en la página web y, por lo tanto, no podemos poneros la habitual tabla de características técnicas sacada de la misma, pero sí que podemos contaros mucho sobre ellos.

Entre las características técnicas más destacadas tenemos:

  • Altavoces de imanes de neodimio de 40 mm de diámetro.
  • Respuesta en frecuencia de 20 Hz a 20 KHz.
  • Sensibilidad de 98 dB SPL.
  • Impedancia de 32 ohmios.
  • Distorsión harmónica inferior al 3%.
  • Micrófono retráctil bidireccional con cancelación de ruido.
  • Respuesta en frecuencia del micrófono de 100 Hz a 10.000 Hz.
  • Sensibilidad del micrófono de -38 dBV/Pa
  • Conectividad Dual Wireless con 6 metros de alcance, Bluetooth 4.1.
  • Autonomía de la batería de 20 horas.

Unboxing y análisis externo

Los SteelSeries Arctis 9X vienen embalados en una sencilla caja de cartón blando de color blanco y verde, denotando que se trata de un producto diseñado especialmente para la videoconsola Xbox One de Microsoft. En la cara principal podemos ver una imagen del producto con algunas de sus características destacadas, dejando la parte trasera para sus características principales detalladas. En uno de los laterales tenemos el cuadro de características y el contenido del paquete.

En el interior de esta caja de cartón blando encontramos otra caja de color negro de cartón rígido, en la que solo tenemos el logo de SteelSeries y la frase «For Glory» habitual de la marca. Esta caja se desliza hacia el lado y podremos sacar una estructura de plástico con los auriculares encajados en su interior.

Como accesorios, en este caso el Arctis 9X tan solo incluye un manual de instrucciones y un cable USB-Micro USB de carga (no datos, y por lo tanto no sirve para usarlo con PC).

Ya fuera de la caja, aquí tenemos el SteelSeries Arctis 9X. Como se puede ver, estéticamente hablando es exactamente igual que el resto de auriculares de la gama Arctis, con su diseño de diadema flotante con una tira que podemos intercambiar, y las orejeras ovaladas con almohadillas forradas en tela transpirable que tan buen resultado da en cuanto a ergonomía.

En este caso, SteelSeries incluye de serie una diadema de color negro y verde para hacer juego con la estética de Xbox. Como siempre, esta tira flotante podemos quitarla y ponerla para lavarla o para cambiarla por otra si queremos.

Cuando hace tiempo probamos los Arctis Pro Wireless, fueron los primeros de esta familia que analizábamos, y nos parecieron unos auriculares absolutamente cómodos desde el primer minuto, hecho que, en parte, ha hecho que esta familia de auriculares de la marca haya triunfado tanto entre los usuarios puesto que permite estar utilizándolos durante muchas, muchas horas sin sufrir cansancio. Las almohadillas ovaladas, muy suaves y cubiertas de tela son, en gran parte, las que se llevan este mérito.

El exterior de las orejeras es liso y solo tienen el logo de la marca. En este caso no son tapas intercambiables (como vimos en el Arctis Pro Wireless).

En el auricular derecho tenemos la gran mayoría de controles de los auriculares (de izquierda a derecha en la imagen): rueda analógica de volumen, botón de silencio del micrófono, botón Bluetooth, LED indicador de estado, botón de encendido, puerto micro USB de carga, y minijack de audio por si queremos conectar los auriculares de manera analógica.

En el auricular izquierdo únicamente tenemos una rueda analógica que nos permitirá modificar el audio de manera que podamos balancear el sonido del juego y de la comunicación por voz.

Claro, en este mismo auricular también tenemos el micrófono retráctil que podemos meter y sacar para esconderlo cuando no lo estemos utilizando y viceversa.

Visto el dispositivo, vamos a proceder a encenderlo para probarlo.

Probando los SteelSeries Arctis 9X

Con los SteelSeries Arctis 9X no tenemos el habitual apartado de software con SteelSeries Engine, puesto que no lo utilizan. A la Xbox One se conectan a través de Bluetooth directamente, y si queremos utilizarlos con Windows 10 necesitaremos que nuestro PC o portátil tenga un receptor Bluetooth ya que los Arctis 9X no lo incluyen, o bien necesitaremos un cable minijack combo de 3.5 mm (que tampoco viene) para conectarlos de manera analógica. Para conectarlos a PC con Windows 10 también tenemos la opción de utilizar, ojo al dato, el receptor inalámbrico del mando de Xbox One.

En la App de Windows 10 «Accesorios de Xbox», tan solo nos aparecen los auriculares y solo se muestra el nivel de carga de la batería y la versión de firmware. No deja interactuar con nada.

En uso, los Arctis 9X son absolutamente cómodos desde el principio, al igual que el resto de la familia Arctis del fabricante. No pesan mucho a pesar de tener batería, y es que aunque su peso sí que es superior al de otros auriculares del mercado, el sistema de diadema en suspensión lo contrarresta y al poco tiempo de tenerlos puestos nos olvidamos de ellos porque no se notan para nada. A esto colaboran en gran medida las suaves almohadillas cubiertas por tela, muy cómodas y además transpirables.

En términos de rendimiento, los Arctis 9X se comportan de manera excelente, proporcionando un sonido rico en matices con unos muy buenos sonidos bajos, parte en la que la mayoría de auriculares inalámbricos flojean pero en la que los Arctis 9X destacan. Gracias a ello, podremos disfrutar de un sonido de gran calidad tanto en PC como en consola (o en smartphone si queremos, aprovechando la conectividad Bluetooth) tanto para juegos como para películas o música si queremos.

Hablando de rendimiento inalámbrico, aunque SteelSeries dice que la distancia máxima es en este caso de 6 metros, me he alejado más de 10 metros y con paredes de por medio (usando en este caso el adaptador inalámbrico de Xbox One como receptor) y no se ha perdido la señal de audio, por lo que podremos decir que la calidad de conexión es sobresaliente. Igualmente hay que destacar que, el fallo que tenían los Arctis Pro Wireless de que se escuchaba ruido de fondo, los Arctis 9X no lo tienen y no se escucha para nada ruido en ningún momento. Finalmente a destacar que la batería, que SteelSeries dice que dura 20 horas, en nuestras pruebas nos ha durado varias sesiones en distintos días, sumando un total de 4,5 horas el primer día, 7 horas el segundo, y cuando en el tercero llevábamos otras 4 horas comenzó a pitar indicándonos que quedaba poca batería. En total, 15,5 horas de autonomía antes de quejarse de batería baja (y seguramente todavía le quedaría como una hora de batería hasta quedarse «seca»).

Conclusión y veredicto

Tengo que reconocer que los SteelSeries Arctis 9X me han dejado un sabor agridulce, después de haberlos estado utilizando durante varios días. Si bien en términos de calidad de audio, calidad inalámbrica, ergonomía y calidad de materiales estos auriculares se llevan sin duda alguna un sobresaliente, se echan en falta algunas cosas que considero básicas para un dispositivo que cuesta 200 euros, como por ejemplo que se incluya un receptor inalámbrico de fábrica para poder utilizarlos en PC (dado que te obliga a tener un receptor inalámbrico de Xbox One que se vende por separado por 25 euros), o que den la posibilidad de realizar ajustes en la configuración mediante software (al menos perfiles de ecualización).

Claro que son cosas que, si tenemos en cuenta que han sido diseñados expresamente para la Xbox One de Microsoft, tampoco es que puedan considerarse «necesarias» como tal, dado que si los compráis para la consola no echaréis nada de esto en falta. No obstante y en ese caso, considero que el precio de venta de 200 euros es excesivo y que echará para atrás a muchos usuarios.

PROS:

  • Excelente calidad de sonido estéreo.
  • Excelente rendimiento inalámbrico.
  • Muy cómodos.
  • En torno a 17 horas de autonomía reales.
  • Buena calidad de materiales.
  • Compatibles con PC (con adaptador inalámbrico Xbox One), smartphones y Xbox One.

CONTRAS:

  • Precio (200 euros).
  • Necesitas el adaptador inalámbrico de Xbox One para usarlos en PC de manera inalámbrica.
  • No incluyen cable minijack.
  • No tienen configuración por software.

Por todo ello, estos SteelSeries Arctis 9X se llevan nuestro galardón de Oro, así como nuestra recomendación por su excelente rendimiento.