Sennheiser HD 212Pro

INTRODUCCIÓN.

Ya sabemos todos que estar a las tantas de la mañana masacrando soldados nazis (o la especie del espacio exterior que se prefiera) con el volumen haciendo retumbar las ventanas de la casa, aunque es una situación ideal bajo el punto de vista del jugón, es la mejor manera de conseguir una nada agradable visita de la policía y una tanda de miradas de odio por parte de los vecinos a la mañana siguiente. Es en estos casos cuando unos buenos cascos nos pueden evitar un montón de disgustos sin comprometer en exceso nuestros hábitos/habilidades asesinas.

Pero en un mercado tan tremendamente saturado como es el de cascos, cuál debería de ser nuestra elección. Ciertamente que un modelo de 12 € probablemente nos ayude a salir del paso pero por experiencia propia, las características de dichos modelos dejan MUCHO que desear, sobre todo si encima nos gusta escuchar música con frecuencia y no queremos que suene a lata. Por supuesto, también nos podemos ir al otro rango del espectro y comprar unos cascos de 200 € que seguramente sean perfectos para los audiófilos pero en la mayoría de casos van a ser completamente overkill.

Hoy os traigo el análisis de unos cascos que, costando 45 €, no son precisamente caros y son fabricados por una de las marcas más prestigiosas del mercado: Los Sennheiser HD 212 Pro.

CARACTERÍTICAS TÉCNICAS.

  • Audífonos estereofónicos de alta fidelidad, dinámicos, supra-aurales, tipo cerrado
  • Ideales para ‘DJs’
  • Buena atenuación de ruido ambiental
  • Los auriculares se pueden desprender de la diadema
  • Perforación amortiguadora de diseño especial, que asegura una poderosa respuesta de bajos
  • Diafragma de material ligero con relieve tipo ‘turbina’ para bajos extremadamente profundos
  • Diafragma extra delgado para agudos precisos
  • Banda media bien definida y reproducción de sonido espacial, debido al elemento amortiguador de esponja
  • Altos niveles y poderosos bajos para música con ritmo moderno
  • Extremadamente cómodos de usar debido a su diseño ultraligero, aún para lapsos prolongados de audición
  • Cable desmontable de cobre tipo ‘OFC’ de alta conductividad, de 3 m
  • Almohadillas de auriculares en imitación piel, reemplazables.

ANÁLISIS EXTERNO.

Los Sennheiser HD 212Pro vienen en un blister de plástico transparente que permiten ver perfectamente los cascos. Por suerte, este blister no es de los que vienen termosellados y hay que cortar los bordes, de manera que podremos re utilizarlos en el futuro para guardar nuestros cascos.

Resulta evidente que este modelo de cascos son de tipo “diadema”, con los pads para las orejas de tipo supra aural, es decir, que cubren completamente la oreja.

Dentro de la caja encontraremos los cascos y un adaptador de mini jack 3.5 mm a jack de 6.3 mm (¼”).

La primera decepción que nos vamos a llevar es que los cascos está realizados en un plástico con una calidad tirando a baja, más propia de modelos bastante más baratos y desde luego, no la calidad que cabría esperar de una marca como Sennheiser.

Como podéis apreciar, en la parte superior de la diadema, Sennheiser ha incluido un acolchado en color negro en la zona donde el casco haría contacto con la cabeza; dado que estos cascos se comercializan como “especiales para DJ”, este acolchado también servirá para cuando se coloquen sobre el cuello. Sin embargo, la calidad del acolchado no deja de ser marginalmente buena, y me da a mí que como se use (y abuse) mucho, podría desgastarse en exceso y dejar el recubrimiento al aire.

Los auriculares tienen forma oblonga y van recubiertos del mísmo acolchado que se emplea en la parte superior de la diadema… Y con su misma calidad. Por dentro, Senneheiser incluye una tela negra para evitar que la oreja roce con el plástico interno.

Aunque exteriormente el tamaño es bastante grande, el tamaño interno de los auriculares es bastante justo, de manera que si se tiene unas orejas grandes o despegadas de la cabeza, seguramente su uso prolongado sea bastante incómodo. Sin embargo, si el tamaño es normal, el uso es muy confortable por largos periodos de tiempo y el acolchado cubre perfectamente la oreja, sin llegar a ser caluroso.

Cada auricular se desliza de manera independiente por un surco en la cara interna de la diadema que forma el casco y que les permite una amplia capacidad de ajuste en la cabeza. De hecho, cada auricular se puede desmontar de manera independiente de la diadema de manera bastante sencilla, aunque dada la calidad de los surcos/soportes, no es algo que yo querría hacer con mucha frecuencia, la verdad.

Precisamente el tipo de anclaje del auricular a la diadema permite a los cascos bastante libertad de movientos a la hora de adaptarse al contorno de nuestra cabeza.

En el lateral izquierdo se aprecian tres puntos en relieve que servirán para identificar la posición correcta de los cascos en situaciones de poca luz. También podéis ver que cada auricular lleva su propio cable.

Hablando del cable, el que se incluye con los HD 212Pro es un ENORME cable de 3 m de longitud. Cierto es que si se van a usar como cascos para DJ, dado que se mueven bastante, 3 m de longitud es algo de agradecer, pero para el uso en el ordenador, que generalmente tenemos justo a nuestro lado, 3 m se hace demasiado largo y lo más probable es que tengáis que usar unas bridas para acortar su longitud de manera considerable.

En general, los Sennheiser HD 212Pro me están dejando bastante frio, especialmente el tema de la baja calidad del plástico que se ha empleado al realizarlos.

ANÁLISIS EN USO.

Como siempre aviso, el testeo de dispositivos de audio es algo bastante subjetivo y, en el caso de los cascos, la calidad de sonido que den dependerá en gran medida de la calidad de la fuente de sonido, ya sea tarjeta de audio, mp3, mp4, etc.

Como de costumbre, he dividido mis pruebas en dos tandas: Una primera escuchando música en formatos mp3 (alta calidad) y cda, y una segunda escuchando películas, tanto en formato DVD como en formatos comprimidos.

Escuchando música.

Para evaluar la capacidad de los cascos, decidí darme un extenso paseo por mi discoteca, incluyendo temas de trance (DJ Tïesto, Armin van Buuren, Kai Tracid, Oceanlab), metal (Metallica, Gamma Ray, Tool, W.A.S.P.) y rock (todos los Guitar Hero).

Como norma general, y dependiendo de la canción, es completamente correcto lo que especifica Sennheiser sobre el nivel de los bajos en los HD 212Pro: Son contundentes. Todas las bajas frecuencias se escuchan a la perfección pero en algunas circunstancias, los bajos son tan potentes que se comen por completo los medios y parte de los agudos, resultando algo “sucios”. Sin embargo, en canciones con bajos no demasiado contundentes los cascos suenan realmente bien y los sonidos los encuentro muy definidos y muy agradables de escuchar. De hecho, el rango de frecuencias es tan bueno que podréis localizar sonidos que ni siquiera os imaginábais que estaban allí. Ésto implica un problema y es que a no ser que la grabación o la producción sea buena váis a encontrar un montón de fallos que “antes no estaban ahí”. Es el problema de tener unos buenos cascos jejeje.

Escuchando cine.

Para evaluar la capacidad de reproducción de estos cascos en películas, nada como someterles a una buena sesión de tortura empezando con el Star Wars Episodio III, El Retorno del Rey, Band of Brothers, Star Trek II La ira de Khan, Constantine… En fín, los sospechosos habituales.

Escuchando películas estos cascos brillan con auténtica luz. Curiosamente en este caso los bajos no son tan amplios, solo lo justo para que las explosiones o los sonidos de los motores suenen bien de verdad, el resto de frecuencias se reproducen muy bien, especialmente los agudos (los medios le siguen fallando). Especialmente las escenas de batallas son una auténtica gozada con bajos bien definidos pero sin perdernos ni un detalle de las conversaciones en la pantalla.

Podéis subir a base de bien el nivel del volumen sin que los cascos distorsionen absolutamente excepto a niveles que simplemente dejarían sordo a cualquier persona si se usan por más de 10 min.

En general, usar estos cascos es una experiencia francamente agradable y muy recomendable tanto si escuchas música como si ves películas.

CONCLUSIÓN.

Los Sennheiser realmente me dejan con sensaciones mezcladas: Cómo es posible que unos cascos tengan una calidad de construcción baja pero suenen tan estupendamente bien?? Está claro que, por lo que cuestan, Sennheiser podría haber empleado unos materiales bastante mejores pero donde desde luego no han escatimado es en la parte importante: El sonido.

PROS:

  • Bajos potentes y bien definidos.
  • Agudos perfectamente posicionados.
  • Perfectos para escuchar música y ver películas.
  • Cómodos en el uso durante largos periodos de tiempo.
  • Auriculares desmontables.
  • Buena capacidad de adaptación de los auriculares al contorno de la cabeza.
  • Acolchado en la parte superior de la diadema.

CONTRAS:

  • Calidad de los materiales muy por debajo de lo que se puede esperar por ese precio/marca.
  • Bajos se comen en ciertas ocasiones los medios y parte de los agudos.

No tengo ningún problema en recomendar estos cascos sabiendo lo especialmente bien que se escuchan con lo que no defraudarán a nadie, pero quién los compre que tampoco se sorprenda de la calidad de los materiales.

Por ello, desde HardZone recomendamos los Sennheiser HD 212Pro y le otorgamos nuestro galardón de plata.

Compártelo. ¡Gracias!