Relación de aspecto en monitores, ¿cuáles existen y cuál es la mejor?

Los monitores para PC tienen una gran cantidad de características, como la resolución, el tiempo de respuesta o la frecuencia de refresco, y es precisamente en estos tres en los que generalmente más nos fijamos especialmente si buscamos un monitor para gaming. Sin embargo, hay otro valor importante y del que además depende la resolución que es la relación de aspecto, una característica en la que a menudo no prestamos mucha atención porque la industria ha tomado el formato panorámico 16:9 como el estándar, pero que en PC puede variar y mucho y es de lo que os vamos a hablar en este artículo.

Cuando hablamos de que un monitor es panorámico 16:9, precisamente estamos hablando de la relación de aspecto de la pantalla, y como hemos dicho antes es algo que muchas veces pasa desapercibido porque lo damos por hecho. En este artículo te vamos a contar qué es la relación de aspecto, en qué influye y qué relaciones de aspecto podemos encontrar en los monitores para PC modernos.

¿Qué es la relación de aspecto en un monitor?

Este parámetro es, como su propio nombre indica, una relación, y una relación tiene que tener necesariamente dos valores diferentes relacionados entre sí. Cuando hablamos de monitores, la relación de aspecto tiene que ver con el número de píxeles que tiene la resolución horizontal con respecto a la vertical, siendo la horizontal la primera y la vertical la segunda.

De esta manera, si decimos que un monitor tiene una relación de aspecto de 16:9, significa que por cada 16 píxeles en su resolución horizontal encontraremos 9 píxeles en su resolución vertical. Hay una operación matemática muy simple para entender esto: si coges la resolución de un monitor, pongamos como ejemplo Full HD que son 1920 x 1080 píxeles, y divides cada uno de estos valores por la relación de aspecto, tiene que dar necesariamente el mismo número.

Con el ejemplo, si cogemos la resolución horizontal (1920) y la dividimos entre el primer valor de la relación de aspecto (16), nos da 120. Si hacemos lo mismo con la resolución vertical (1080) y la dividimos entre el segundo valor (9), también nos da 120. Si trasladamos este ejemplo a un monitor con resolución 1440p (2560 x 1440) y hacemos lo mismo, vuelve a darnos el mismo valor en ambos lados de la operación, solo que en este caso nos da 160 porque la resolución es mayor.

La relación de aspecto y la resolución del monitor

Visto lo que hemos explicado en el apartado anterior, seguramente te resulte muy sencillo comprender por qué la resolución de la pantalla depende de la relación de aspecto y viceversa. Vamos a explicar nuevamente esto con un ejemplo claro, empleando la resolución más frecuente a día de hoy, Full HD (1920 x 1080 píxeles): un monitor Full HD siempre será necesariamente 16:9 y no puede tener otra relación de aspecto distinta porque entonces no podría tener dicha resolución.

Por lo tanto, poniendo otro ejemplo, imaginad un monitor ultra panorámico que tiene resolución 3440 x 1440 píxeles. Este monitor tiene una relación de aspecto de 21:9 tal y como hemos explicado antes (en este caso literalmente debería ser 21,5:9, pero se acota a 21:9), y es imposible que tuviera 16:9, ya que de ser así su resolución horizontal tendría que ser 2560 para que la operación matemática nos diera el mismo número entero.

Relación de aspecto

Por lo tanto, dado que la relación de aspecto es precisamente una relación entre los píxeles horizontales y verticales de la pantalla, son dos valores que van ligados y que los unos dependen de los otros necesariamente.

Relaciones de aspecto más utilizadas en un PC moderno

Como hemos dicho al principio,  hoy por hoy se toma como lo estándar la relación de aspecto panorámica de 16:9, si bien es cierto que antaño la más utilizada era 4:3. No obstante, hoy en día se utilizan muchas otras relaciones de aspecto, y sin ir más lejos podemos poner como ejemplo los monitores ultra panorámicos o los de diseño profesional. En cualquier caso, a continuación os vamos a contar cuáles son las relaciones de aspecto más utilizadas, para qué se utiliza cada una de ellas y ejemplos de resolución con éstas.

  • 1:1 significa que por cada píxel horizontal, tenemos uno vertical, lo que significa que la pantalla es completamente cuadrada. Este tipo de relación de aspecto se utiliza mucho en el ámbito del diseño ya que permite tener cuadros reales. Un ejemplo de resolución es 1920 x 1920 píxeles.
  • 4:3 fue en su momento la relación más utilizada en todas partes, si bien a día de hoy prácticamente no se utiliza ya salvo en entornos donde se conservan monitores antiguos. Resoluciones típicas son 640 x 480, 800 x 600 o 1024 x 768 píxeles.
  • 3:2 aunque parezca mentira es una relación de aspecto que se sigue utilizando y mucho, y aunque especialmente la vimos en ordenadores portátiles ya anticuados se sigue usando en dispositivos como la Microsoft Surface. También se usó mucho en Smartphones y en cámaras DSLR, y su resolución más recurrente es 2160 x 1440 píxeles.
  • 16:9 es el formato más utilizado y considerado el estándar a día de hoy. Resoluciones típicas son 1920 x 1080, 2560 x 1440 y 3840 x 2160 píxeles.
  • 16:10 también es muy utilizado aunque más en el mercado americano que en el europeo. La resolución más típica es 1920 x 1200, que como podéis ver aplica un puñado de píxeles más en vertical, es decir, la pantalla es ligeramente más alta que en la relación 16:9.
  • 21:9 es el formato más frecuente utilizado en monitores ultra panorámicos, siendo las resoluciones más frecuentes 2560 x 1080 y 3440 x 1440 píxeles. Como hemos dicho antes, en realidad esta relación debería llamarse 21,5:9 para ser fiel a la realidad. Por cierto que las películas en formato americano tienen esta relación de aspecto nativa, es decir, si se visualiza una película americana en una pantalla 21:9, no habrá bandas negras horizontales.
  • 32:9 es un formato nuevo de los llamados monitores Super Ultra Wide, que literalmente equivalen a dos monitores 16:9 puestos el uno al lado del otro. Su resolución más habitual es de 3840 x 1080 y 5120 x 1440 píxeles.
  • Existen otras resoluciones menos frecuentes como 1,85:1 (Cinema Film US) y 2,35:1 (Cinemascope) que no se ven en monitores comerciales.

¿Cuál es la relación de aspecto más recomendable para gaming?

Como siempre, la respuesta a esta pregunta depende de tus necesidades y de tus preferencias, pero sí que vamos a darte una respuesta clara que tiene que ver con la tendencia del mercado: actualmente el formato panorámico 16:9 es el estándar, y lo más recomendable es ir a por un monitor panorámico (o a lo sumo ultra panorámico 21:9) en aras de la compatibilidad, simple y llanamente.

De esta manera, como la inmensa mayoría de contenido audiovisual está diseñado precisamente para estas relaciones de aspecto, evitarás tener problemas y maximizarás tanto tu rendimiento como tu productividad.