Lo mejor en el menor espacio, así son las fuentes en formato SFX

Lo mejor en el menor espacio, así son las fuentes en formato SFX

Rodrigo Alonso

Todos estamos acostumbrados a las fuentes de alimentación de formato ATX, no porque sean el estándar en sí sino porque son el estándar más utilizado. Sin embargo, también existen las fuentes de alimentación en formato SFX, basadas en el estándar mini ITX y con otras características que a continuación vamos a explicarte, así como también te vamos a contar en qué casos necesitarás una de estas fuentes y no una ATX estándar.

Como sabéis, en el mundo del hardware hay diferentes formatos y estándares, todos ellos con ciertas características y particularidades. SFX es un formato de fuentes de alimentación que se refiere a su tamaño, y que se basan en el estándar mini ITX en lugar del ATX pero que, eléctricamente, son prácticamente idénticos.

Qué es una fuente de alimentación SFX

SFX es un diseño de carcasa para fuente de alimentación de factor de forma pequeño (SFF, o Small Form Factor), con unas especificaciones de potencia casi idénticas a las ATX y que, por lo tanto, por norma son totalmente compatibles con las clavijas de éstas. La única diferencia en el estándar es que las fuentes de formato SFX (y estándar mini ITX) no requieren raíl de -5V (algo que no influye cuando usamos hardware moderno, ya que solo las tarjetas ISA lo usaban y, de hecho, se eliminó en el estándar ATX 1.3).

La diferencia entre una fuente SFX y una ATX es, por lo tanto, en cuanto a sus dimensiones. El estándar dice que una fuente en formato SFX debe medir 125 x 63.5 x 100 mm (ancho x alto x profundidad) con un ventilador de 60 mm de diámetro como máximo (por lo que podrían ser incluso más pequeñas), frente a las dimensiones de las fuentes ATX que miden 150 x 86 x 140 mm.

Hay una versión de las fuentes de alimentación SFX llamada SFX-L, cuyas dimensiones son 125 x 63.5 x 130 mm y cuyo único objetivo es poder dar cabida a un ventilador de 120 mm de diámetro.

Otra de las particularidades de este formato de fuentes de alimentación es que, por norma general (porque depende de cada fabricante), los cables serán más cortos (bastante, de hecho) en comparación con los de una fuente ATX porque, como os hemos contado al principio, están diseñadas para equipos de factor de forma pequeño y, por lo tanto, no necesitarán cables tan largos.

¿En qué casos necesitarás una fuente de este formato?

Ya supondréis que por norma general, una fuente de formato SFX rara vez podrá utilizarse en un PC con una caja de formato ATX «normal», aunque hay excepciones porque muchos fabricantes incluyen un accesorio para poder montar estas fuentes en el hueco de una fuente ATX, y como dijimos antes, algunos también incluyen cables largos. No obstante, esto no es lo habitual.

Lo habitual será utilizar fuentes de este formato cuando vamos a montar un PC de factor de forma pequeño, con placa mini ITX y, casi más importante, caja en formato mini ITX (por la longitud de los cables). Muchas cajas mini ITX están diseñadas para acomodar fuentes de formato ATX, pero si lo hiciéramos nos sobraría mucha longitud de cable, y por eso entra en juego este formato de fuentes de alimentación (y para estas cajas también los fabricantes suelen incluir el adaptador).