Devuelve el rendimiento a tu CPU Ryzen bajo Windows 11 en 2 pasos

Por fin los esperados parches para los problemas de rendimiento por parte de Microsoft y AMD para solventar los inconvenientes surgidos en los procesadores Ryzen al ejecutar Windows 11 ya se encuentran disponibles al gran público. Se trata de una muy buena noticia, ya que el recorte en rendimiento era considerable hasta el punto en que el propio fabricante recomendaba no actualizar al nuevo sistema operativo de los de Redmond.

Los problemas de rendimiento de los AMD Ryzen bajo Windows 11 en realidad son dos problemas distintos, el primero de ellos es el conocido de la latencia de la caché de tercer nivel y el segundo tiene que ver la asignación de los procesos a los núcleos preferidos. Por lo que hablamos de dos problemas distintos que se han resuelto desde dos perspectivas diferentes y de ahí que haya un parche de AMD y otro de Microsoft.

¿Por qué los AMD Ryzen perdían rendimiento?

Windows 11 AMD Intel

El primero de los motivos es culpa de la propia AMD, en concreto de los drivers de sus chipsets que hacían que los procesos no se distribuyesen a los núcleos correctos. Se ha de tener en cuenta que pese a que las arquitecturas Zen son homogéneas, dado que los núcleos son simétricos, siempre hay uno o dos núcleos que son más rápidos al tener una mayor velocidad de reloj y por tanto es donde se asignan los procesos más pesados por parte del sistema operativo.

El otro problema tiene que ver con el rendimiento de la caché L3, donde la latencia que es el tiempo que tardan en comunicarse las unidades de ejecución con esta L3 se había triplicado en todas las generaciones de los AMD Ryzen. Hay que tener en cuenta que las CPU primero buscarán los datos e instrucciones en la jerarquía de cachés, por el hecho que encontrarlos antes significa resolver la instrucción en menos tiempo.

Ambos problemas combinados han supuesto que fabricante del hardware no recomiende hasta el momento a sus usuarios actualizar a Windows 11 y ha supuesto tanto para ellos como para la gente de Microsoft horas de trabajo extra para resolver este problema. Especialmente por el hecho que de cara al mercado OEM esto son ventas perdidas frente a los procesadores de Intel.

¿Dónde descargar los parches?

El primero de ellos es la actualización de 21 de octubre de 2021 para Windows 11, la cual si sois usuarios del sistema operativo se os debería instalar si tenéis activadas las instalaciones automáticas. Si buscáis manualmente la actualización es la KB5006746 (OS Build 22000.282) y esta sirve para solucionar el problema de la caché de tercer nivel. Para instalarlo solo tenéis que ir a configuración → actualización y seguridad → Windows Update. La veréis en el apartado de actualizaciones opcionales disponibles, ahí encontraréis el enlace para descargar e instalar el parche.

El segundo parche viene de la propia AMD y sirve para solucionar el problema del núcleo preferente, esta viene en la actualización de los drivers para el chipset de AMD, versión 3.10.08.506, la cual podéis descargar en el siguiente enlace. Ambos parches os permitirán hacer uso del nuevo sistema operativo de Microsoft con toda la potencia de las CPU Ryzen de AMD.