Intel estaría trabajando en una versión de Willow Cove a 14 nm, ¿podría ser Rocket Lake-S?

Intel no pasa por un buen año, pero sus perspectivas de crecimiento siguen viento en popa, así como sus nuevas arquitecturas. Tras Skylake el mayor salto de micro arquitectura ha sido Sunny Cove, el cual se integra en las CPUs Ice Lake a 10 nm, tras la cual llegará Willow Cove, la cual traerá otra serie de mejoras. Mediante una filtración hoy sabemos que Rocket Lake-S sería la versión con Willow Cove a 14 nm de Tiger Lake, lo cual es un movimiento sorprendente en Intel.

Seguir el roadmap de Intel es bastante complicado, ya que no tenemos bastante con los nombres de las arquitecturas generales, sino que desde hace algún tiempo también enfatiza y explica las micro arquitecturas de núcleo.

Por ello, puede ser difícil de entender o seguir la trama que vamos a explicar a continuación y que, al parecer, es un movimiento de Intel enfocado a frenar las gamas de CPUs anteriores de AMD.

Rocket Lake-S dará vida a la serie 11 de procesadores, pero ¿tendrá versión de 14 nm?

Intel-Tiger-Lake-1

Lo cierto es que las filtraciones anteriores apuntaban hacia un escenario como el que acabamos de dibujar, pero antes, situemos la escena de forma global. Sunny Cove y Willow Cove son arquitecturas de núcleo, donde la primera ya está en el mercado con los primeros procesadores Ice Lake, los cuales llegan a 10 nm.

En cambio, Willow Cove debería llegar en algún momento de 2020 o como muy tarde 2021 mediante la arquitectura Tiger Lake a 10 nm+, donde tendrá una serie de mejoras bastante interesante, como un rediseño de la caché (se habla de duplicar el tamaño de la L3), una nueva optimización de los transistores y mejoras en la seguridad contra vulnerabilidades.

Intel-Sunny-Cove

Por lo tanto, estos dos roadmap aunque siendo diferentes, van ligados en el tiempo, donde las reducciones del proceso litográfico marcan también el devenir de ambos.

Intel jugará a dos bandas con una variable

Intel-Rocket-Lake-S

Intel está viendo como AMD les ahoga por arriba y por abajo: no pueden competir en rendimiento MT y no pueden competir en precio. AMD con las series 3000 y 2000 está haciendo un sandwitch bastante peculiar a los de Santa Clara, donde no les están dejando demasiado margen de maniobra y donde solo consiguen batirlos en gaming y bajas resoluciones.

Parece que el movimiento de los de Swan para prevenir esto en el futuro se va a centrar en un curioso movimiento. Por un lado y al parecer, tendrá su línea de procesadores mainstream y HEDT con los últimos avances, es decir, mejores arquitecturas y mejor proceso litográfico.

Intel-Aurora

Pero al mismo tiempo, parece pretender optimizar su arquitectura para procesos litográficos anteriores y ya optimizados y rentabilizados, por lo que podría competir en precio. Esta idea tan rocambolesca como innovadora llega a través del informe filtrado, donde se asegura que Rocket Lake-S tendría AVX-512 y sería una versión en 14 nm de Tiger Lake sin Thunderbold 3 y con una iGPU muy pequeña para hacer hueco a los núcleos.

Además, Intel cambiaría el esquema de VRM a SVID. ¿Qué conseguiría Intel con todo esto? Mantener en una misma plataforma dos arquitecturas distintas y muchos procesadores en varias gamas, donde el usuario podría escoger sin dejar de lado que su opción de CPU sea competitiva.

Evidentemente, un golpe así a día de hoy dejaría muy mal parada a AMD, ya que su jugada se cimienta en ofrecer por un lado lo mejor y «más caro», mientras que baja el precio a sus procesadores anteriores en generación, logrando ser rentable de nuevo.

Si Rocket Lake-S llega finalmente a 14 nm con 8 núcleos y 16 hilos con núcleos Willow Cove y a bajo precio, podríamos estar hablando de una jugada maestra por parte de Intel, ya que sería posible que ni Comet Lake-S con 10 núcleos sea tan rápido como esta nueva arquitectura de bajo coste.