El rendimiento del Intel Core i9-10980XE decepciona en su primera review

Era cuestión de tiempo que la primera review del tan esperado Intel Core i9-10980XE se filtrase, como así ha sido. Los primeros datos comparativos arrojan un rendimiento algo decepcionante para el procesador que está destinado a competir con toda la gama HEDT de AMD basada en Threadripper 3. Tanto es así, que el Ryzen 9 3900X no queda demasiado lejos con bastante menos potencia en el cómputo global de núcleos e hilos.

Cabe recordar que el i9-10980XE es un procesador de 18 núcleos y 36 hilos que obtiene una frecuencia base de 3 GHz y un Boost de 4,6 GHz para un solo núcleo.

A estas características hay que sumarles las propias de la nueva arquitectura, como el llamado DLBoost que acelera algunas tareas mediante IA, una mejora en el algoritmo del propio Boost que ahora afecta hasta a cuatro núcleos, una mayor velocidad de reloj frente a su rival y ya fuera de las características técnicas, una reducción muy considerable del precio por núcleo.

Intel Core i9-10980XE en benchmark de CPU

La teoría nos dice que a mayor número de núcleos mayor rendimiento, al menos en software de productividad y desarrollo, pero lo que este Intel Core i9-10980XE consigue no parece estar muy en sintonía con esta afirmación, al menos según los datos mostrados:

Como podemos ver, su principal rival en esta ocasión es el Ryzen 9 3900X, un procesador de 12 núcleos y 24 hilos que en principio no debería ser rival. Pero los datos muestran otra realidad totalmente distinta, donde en casos como WPrime el Intel Core i9-10980XE pierde contra la CPU de AMD.

En el resto de benchmark o test, las diferencias tampoco justifican la diferencia de potencia real que debería de haber entre uno y otro, sino más bien lo contrario. Cinebench R20 es un claro ejemplo de esto, donde apenas le separan 1500 puntos entre ambos.

En Blender 2.8 las diferencias se van a poco más de un minuto en el renderizado y en DaVinci las cosas no mejoran, sino más bien al contrario, las diferencias se reducen.

Gaming

Si el escenario que hemos visto no es para nada muy prometedor, el escenario en gaming no va a ser mejor. Está claro que esta no es una CPU pensada para jugar, pero siempre es interesante y puede que relevante comprobar cómo se desenvuelve.

En el caso de Metro Exodus, el rendimiento es el peor de la comparativa, aunque las diferencias no son tan grandes como cabría esperar. En Dawn of War 3 por el contrario, la pérdida de rendimiento es muy abultada y desechan la idea de escoger esta CPU para este tipo de juego, ya que pierde 10 FPS con respecto a una CPU como el i5-9600K.

Far Cry New Dawn vuelve a mostrar las carencias de la CPU, donde en esta ocasión la diferencia se agranda en 15 FPS frente al Ryzen 7 3700X.

La conclusión a la que podemos llegar a falta de más información es que claramente el Intel Core i9-10980XE no es capaz de sostener los 4,6 GHz en todos sus núcleos, donde la frecuencia debería caer bastante al pasar de un único núcleo bajo carga.

Esto era esperable por el funcionamiento de ITB 3.0, pero las mejoras en esta tecnología en cuanto a número de núcleos en carga hacían presagiar otros datos más competitivos, lo que de nuevo nos devuelve al problema principal, que al parecer está en su frecuencia final bajo carga, la cual deber ser bastante inferior a esos 4,6 GHz que tiene como máximo.

Veremos en pocas semanas la sucesión de reviews y los datos arrojados en conjunto para tener una imagen más clara.