AMD EPYC Milan-X: ¿Es el final de los procesadores Intel Xeon?

Todavía faltan meses para que los EPYC «Genoa» basados en arquitectura Zen 4 aparezcan en el mercado de los procesadores para servidores. No obstante, la empresa de las tres siglas acaba de presentar sus AMD EPYC Milan-X. Una versión mejorada de sus CPU con arquitectura Zen 3 a la que le han añadido la V-Cache. ¿Cuáles son los primeros modelos y cuál es su rendimiento?

Uno de los desafíos más grandes de cara al rendimiento de una CPU es precisamente la enorme distancia con la memoria RAM, lo que provoca una latencia que se convierte muchas veces ya no en decenas, sino en cientos e incluso miles de ciclos de reloj perdidos por la espera. Una solución a ello son las memorias caché, las cuales le permiten acceder al procesador a una copia de los datos de la RAM en su memoria interna y tenerlos mucho antes.

Sin embargo, la memoria que podemos colocar dentro de un chip se encuentra limitada por el espacio. Pues bien, como ya sabréis a estas alturas, desde AMD han encontrado las solución, ponerla encima del procesador para aumentar la caché de último nivel de sus procesadores: idea que han bautizado cómo V-Cache y en la que los AMD EPYC Milan-X se basan para aumentar el rendimiento en estas CPU para servidor basadas en su arquitectura Zen de tercera generación.

Así es la gama EPYC Milan-X de AMD

La idea detrás de Milan-X es simple, colocar en cada uno de los CCD Chiplets la llamada V-Cache para que el tamaño total de la caché L3 en el procesador llegue hasta los 768 MB por procesador completo en su configuración máxima de 64 núcleos u 8 chiplets de procesamiento con arquitectura Zen 3. Dicho de otra forma, se trata de la misma variante de sus núcleos Zen 3 utilizada en el Ryzen 7 5800X3D.

AMD EPYC Milan-X

Cada uno de los procesadores es compatible con los mismos sockets del anterior EPYC Milan y se presenta en varias configuraciones que van desde los 16 núcleos con una velocidad base de 3.5 GHz y un Boost de 4 GHz al modelo más complejo con 64 núcleos funcionando a 2.2 GHZ y con picos de hasta 3.5 GHz. Todo ello acompañado por 8 canales de memoria DDR4-3200 y un TDP que va de los 240 W a los 280 W. Por lo que no vas a poderlos instalar en las placas base para tu AMD Ryzen. Aunque tampoco creemos que tengas muchas ganas desde el momento en que el más barato de estos procesadores, cuesta 3521 dólares y el más caro se va sobre los 8000 dólares.

AMD EPYC Milan-X

En cuanto a su rendimiento, su mayor cantidad de caché L3 respecto a los EPYC Milan estándar les permite tener un mayor rendimiento, ya qué el aumento de caché soluciona parcialmente el problema de la latencia a memoria. Según la propia AMD podemos ver aumentos de rendimiento que van desde el 19% en WRF con 8 máquinas virtuales activas a un 78% con Ansys Fluent con 64 máquinas virtuales en total. Por lo que se trata de una mejora considerable de rendimiento a la que los Xeon Sapphire Rapids de Intel han de superar.

¡Sé el primero en comentar!