Steam Deck permite ajustar los FPS, el consumo, la CPU y la GPU

En un vídeo extremadamente corto filtrado desde China se ha podido ver parte de lo que Valve nos tiene preparado con su consola portátil de última generación: Steam Deck. Y es que la ingente cantidad de títulos existentes (226 por ahora compatibles o jugables) ha hecho que la compañía mueva ficha en cuanto a configuraciones posibles del software para con el hardware. Steam Deck permitirá ajustar una gran cantidad de settings.

El problema de la batería de Steam Deck habría hecho reaccionar a Valve y su consola nos dejaría cambiar una gran cantidad de parámetros impresionantes que ni SONY ni Microsoft permiten en sus PS5 y Xbox. ¿Es el futuro de todas las consolas portátiles?

Steam Deck, la mayor evolución de las consolas

Siempre se ha dicho que el software es tan importante como el hardware en una alusión al famoso anuncio de «la potencia sin control no sirve de nada». Y es verdad, no se puede negar que aunque el hardware de Steam Deck es netamente superior en rendimiento al de la competencia sin un software a la altura poco podría hacer. Valve tardó en verlo, ha trabajado en silencio y al parecer según lo filtrado en un vídeo de Bilibili Steam Deck traerá tantas opciones de personalización que realmente emocionan.

Sobre todo si tenemos en cuenta que podemos adaptar el rendimiento de la consola y el SoC en general, así como la pantalla según el tipo de juego al que estemos jugando y posiblemente creando perfiles para ello. Lo filtrado está en chino, así que ha sido difícil traducirlo en movimiento, pero refleja el buen hacer de Valve y por qué se van a llevar el mercado por delante de Nintendo Switch en no demasiados años.

Lógicamente no todos los usuarios entienden las opciones que vamos a ver, por ello y siendo más llamativo Valve ofrece lo que ha llamado «Interfaz de rendimiento» con tres settings: Off, 1, 2 y 3. Entendemos que el modo 1 es ahorro de energía, el 2 modo normal y el 3 modo de alto rendimiento. Pero es que aparte podremos configurar todo por nuestra cuenta.

Interfaz de rendimiento y settings: resolución variable

Steam-Deck-configuración-SoC,-GPU,-Hz,-FPS

Comenzando por los settings de la GPU a modo de menú, tendremos un rendimiento automático, bajo, medio y alto, donde además parece ser que tiene una opción de personalización del modo en el que estemos.

Si esto no fuera ya un auténtico avance, la consola nos permitirá además configurar la tasa de FPS a la que queremos jugar como máxima, donde curiosamente la barra está fijada en el centro del slider a 60 FPS, dando la impresión de que podríamos llegar a 120 Hz, algo que Valve no ha comentado.

Otro de los avances es tener una resolución variable que mantenga la tasa de FPS siempre donde la queremos, lo cual es un buen punto que ayudará con la jugabilidad. Al mismo tiempo podremos optar por una frecuencia de actualización del panel variable mediante FreeSync, aunque no se especifica como tal, lo cual introduce suavidad al jugar.

Por último, podemos ver un ajuste del TDP de la consola, algo inaudito hasta ahora que si lo pensamos bien no se puede entender que no esté presente como tal en todas sus rivales, y las que no lo son. No se muestra nada más en el vídeo, pero lo que es seguro es que toda su competencia tomará nota, porque no es solo un paso más hacia delante, es una carrera de distancia.