¿Una PS5 portátil podría competir con la Steam Deck?

Mucho se está hablando en los últimos tiempos (y más tras el lanzamiento oficial del adaptador para móviles de SONY) de una posible PS5 portable, una consola portátil que competiría directamente con la Steam Deck de Valve o con la famosa Aya Neo Next Pro. No obstante, ¿podría realmente competir una hipotética consola PS5 portátil con la Steam Deck? Vamos a verlo.

Los PC en forma de consola portátil están muy de moda en los últimos tiempos, pues no solo permiten tener tus juegos de PC allá donde vayas de forma cómoda, sino que además permiten realizar cualquier otra cosa que puedas hacer con un PC, ya que en esencia llevan sistema operativo Windows. Sin embargo, la hipotética PS5 portátil sería precisamente eso, una consola con la que jugar en cualquier lugar, lo cual le da menor versatilidad pero una mayor optimización.

PS5 portátil vs Steam Deck

No vamos a ponernos a comparar la potencia bruta en TFLOPs de las consolas, ni a analizar su hardware interno simplemente para dilucidar si una PS5 portátil podría competir con la Steam Deck, pero sí que hemos de tener en cuenta las limitaciones físicas que SONY tendría para integrar hardware potente en un dispositivo de este calado. Bajo nuestro punto de vista, la clave para que esto fuera posible sería la pantalla, y más concretamente la resolución de la pantalla, y es que al fin y al cabo la resolución tiene muchísimo que ver con la potencia necesaria en la GPU del aparato.

Estación-carga-Steam-Deck

La Steam Deck tiene una resolución de 1280 x 800 píxeles en su pantalla de 7 pulgadas, y por ejemplo tenemos la Nintendo Switch OLED con resolución 720p. Lo mismo tendría que suceder en la PS5 Portátil si SONY quiere que tenga un rendimiento decente en juegos, tendrían que montar una pantalla con resolución relativamente baja o, de lo contrario, necesitarían un hardware demasiado potente para poder mover los juegos, lo que significaría un mayor tamaño (por su sistema de refrigeración), más calor generado y un mayor consumo, algo que no interesa en una consola portátil.

Luego en cuanto al hardware necesario para mover los juegos, si tenemos en cuenta lo ya mencionado (que la consola sería eso, una consola y no un PC en forma de consola) tampoco necesitarían integrar un hardware excesivamente potente, y como ha hecho Valve con su Steam Deck, con una APU sería más que suficiente para poder mover los juegos a buenas tasas de cuadros por segundo. De hecho, y gracias a la optimización que estos tienen, realmente con un hardware menos potente SONY podría lograr un rendimiento superior al que Valve obtiene en la Steam Deck.

A este respecto, el software sería la clave: Valve utiliza una distribución personalizada de Linux, y aparte de que no todos los juegos funcionan en su Steam Deck, la optimización a veces brilla por su ausencia. Sin embargo, con el software optimizado de SONY, tal y como ya hemos mencionado podrían tener un rendimiento superior con el mismo hardware, o incluso podrían ahorrar costes integrando un hardware menos potente. Por este motivo, la respuesta a la pregunta es que sí, una hipotética SONY PS5 Portable debería poder competir sin problemas con la Steam Deck, e incluso superarla.

2 Comentarios