Esta es la consola más pequeña del mundo: ¡puede con DOOM!

Estamos en pleno auge de consolas portátiles donde tras el fiasco de SONY con PSP y PSP Vita llegó Nintendo para cambiar las reglas del juego y ahora estamos inmersos en una nueva carrera donde al parecer Steam Deck tiene todas las de ganar. Pero entre tanta prestación y rendimiento siempre hay hueco para algo más modesto e igualmente sorprendente, por ejemplo, una consola portátil diminuta con unas especificaciones ridículas comparadas con las nombradas y que en cambio es un hito de por sí. Presentamos a PINKY.

Pretensiones justas, ilusión máxima y muchas horas de trabajo. Así se ha dado a conocer la que posiblemente sea la consola portátil más pequeña del mundo hasta la fecha. Si hace unos años la broma era ¿tu PC puede ejecutar Crysis? Ahora la broma se lleva a un nuevo nivel donde cambia el juego: ¿puede tu mini consola ejecutar DOOM? Esta maravilla sí que puede.

Así es PINKY, la mini consola que puedes hacer en casa

Con un tamaño diminuto donde apenas nos entrarán los dedos para sus pulsadores esta pequeña consola portátil está levantando gran expectación en Internet gracias a la plataforma Adafruit QT Py, una pequeña placa integrada para desarrollo abierto con ESP32 Pico v3 02 que es una pequeña maravilla en sí misma que integra un procesador ARM Cortex dual core con 240 MHz e integra 2 MB de PSRAM y 8 MB de memoria Flash como almacenamiento.

Por si esto no fuese suficiente en el tamaño de una moneda, a esta placa se le ha soldado un PCB que integrará la pantalla y la botonería para dar vida a esta consola tan sumamente pequeña, y que logra implementar nada menos que una pantalla de 1,3 pulgadas TFT IPS con una resolución de 240 x 240 píxeles.

Para finalizar, tendremos hasta 10 botones disponibles de control (GPIO AW9523), un puerto MicroSD y todo en un tamaño de apenas una tarjeta de crédito.

Un proyecto abierto en todos los sentidos

adafruit_products_QTPy_top

Para hacer correr DOOM en dicha consola se ha tenido que modificar el software encargado de dar vida a la consola. Mediante un proyecto de emulación Retro-Go el equipo de desarrollo pudo cargar como shareware DOOM 1 WAD e incluso mandar el audio por Bluetooth a unos auriculares, donde así podremos disfrutar de la música y los efectos que tantas veces hemos escuchado de la mano de Bobby Prince allá por 1993.

El proyecto ha llegado a tal calibre que el equipo se ha puesto en contacto con John Carmack y John Romero para darlo a conocer e intercambiar opiniones, donde como bien comentan las posibilidades son increíbles, puesto que no solo puede correr DOOM al 100% de su potencial, sino que puede emular juegos de Nintendo, Sega Master System, Game Boy, Game Boy Color y al parecer cualquier retro consola existente que haya salido al mercado, como por ejemplo la Atari 2600.

Una auténtica maravilla que llevada a buen puerto y con financiación adecuada podría ser una alternativa como mini consola que abriese otro nuevo frente y con ello opciones al campo de las consolas portátiles, pero en dirección contraria al rendimiento y juegos de último nivel.