Chromebook o portátil, ¿cuándo es mejor optar por lo barato?

Cuando necesitas poder trabajar en cualquier parte, lo primero que se te vendrá a la cabeza es comprar un ordenador portátil; sin embargo, estos equipos, generalmente con sistema operativo Windows 10, suelen ser bastante caros si lo comparamos con los Chromebooks, unos equipos portátiles que originalmente estaban destinados al sector educativo por su sencillez pero que, realmente, pueden darte todo lo que necesitas. En este artículo te vamos a contar cuándo deberías optar por un Chromebook en lugar de un ordenador portátil.

Si los Chromebook tienen una gran ventaja con respecto a los ordenadores portátiles convencionales es desde luego su precio. Incluso el Chromebook más caro suele estar en línea -en rango de precios- con los portátiles más baratos y, en comparación, ofrecerán un rendimiento mucho mayor. La pega es que estos equipos están diseñados para ChromeOS, un sistema operativo que prácticamente es un Android PC y que puede limitar mucho el espectro de uso del equipo.

Ventajas y desventajas de los Chromebooks

Como hemos dicho antes, por norma general los Chromebook son bastante más baratos que los ordenadores portátiles, y hay que decir que en los últimos años su popularidad se ha extendido ya no solo al ámbito educativo sino también al doméstico e incluso en la oficina. Un Chomebook es en esencia bastante parecido a un portátil y de hecho físicamente son prácticamente lo mismo, con su pantalla, teclado, trackpad y puertos de conexión; algunos tienen pantallas táctiles, todos ofrecen acceso a Internet (indispensable, de hecho) y son capaces de ejecutar una gran cantidad de aplicaciones, incluyendo la suite ofimática Microsoft Office.

Chromebook-Chrome-OS

Esencialmente, la mayor diferencia entre un Chromebook y un portátil es el sistema operativo, ya que los portátiles generalmente utilizan Windows mientras que los Chromebooks usan ChromeOS, un sistema bastante específico y limitado pero que es compatible con la mayoría de aplicaciones Android, por lo que te permitirán navegar por Internet, utilizar la suite ofimática para trabajar, visualizar vídeos, etc. Además, otra ventaja de estos equipos es que no necesitan antivirus, y como generalmente son equipos de bajo consumo tienen una excelente autonomía de batería.

Obviamente, estos equipos tienen también ciertas desventajas como el no ser compatibles con aplicaciones de Windows o el contar con un almacenamiento bastante limitado. Además, tienen una potencia bastante escasa para edición de vídeo o imagen, por lo que desde luego tampoco son recomendables para ello; finalmente, cabe mencionar que debido a su sistema operativo y escasa potencia tampoco podrás utilizarlos para jugar a nada más allá que juegos de navegador o aquellos diseñados para smartphones Android.

¿Cuándo elegir un Chromebook en vez de un portátil?

Como sucede con cualquier dispositivo que pretendas comprar, todo depende de para qué vayas a utilizarlo. Los Chromebook son baratos, rápidos y bastante eficaces, mientras que los ordenadores portátiles te van a aportar compatibilidad universal de aplicaciones (mayor versatilidad) y potencia para realizar tareas avanzadas.

Duet Chromebook

Por lo tanto, deberías plantearte la compra de un Chromebook si el uso que le vas a dar es sencillo y poco exigente, como por ejemplo para trabajos online por Internet, aplicaciones de mensajería o conferencias, visualización de vídeos o la suite ofimática. Si tus requisitos de trabajo no son demasiado exigentes, desde luego que un Chromebook te va a dar la solvencia que necesitas y te ahorrarás un buen dinero, ya que estos equipos también destacan por su sencillez.

Ahora bien, si necesitas el equipo para algo más que lo que hemos definido en las líneas de arriba, entonces ni te plantees el comprar un Chromebook porque se te quedará muy corto (o incluso te será inútil dependiendo de lo que necesites). Recuerda que estos equipos no son compatibles con aplicaciones Windows, y por lo tanto si necesitas utilizar, por ejemplo, un CRM o ERP específico de tu trabajo no te servirá salvo que éste sea completamente online.

En esencia, si lo que necesitas es puramente online y podrías incluso realizarlo desde un smartphone Android, un Chromebook será todo lo que necesitas; si por el contrario necesitas realizar tareas adicionales y/o más avanzadas o si requieres más rendimiento para edición de imagen o vídeo, entonces lo más recomendable es que inviertas un poco más de dinero en un ordenador portátil.