La locura de Intel y el consumo en PC: 2400 W, PSU y voltajes

Una cosa es segura en el futuro de los PC de escritorio, su consumo energético aumentará y una prueba de ello son los nuevos conectores de alimentación que aparecerán junto a las GPU PCIe Gen 5, así como la aparición de fuentes de alimentación más potentes. Esto lleva a la creación del ATX 3.0 con consumos de hasta 2400 W en el futuro cercano.

Cuando las siglas ATX pasan por nuestra mente nos estamos refiriendo a dos cosas, por un lado, a un tipo de placa base, y por el otro a las fuentes de alimentación de nuestros PC. Pues bien, el nuevo estándar ATX 3.0 está pensado para las PSU que se monten en PC donde vamos a ver la siguiente generación de tarjetas gráficas para gaming, las cuales van a tener un aumento considerable en el consumo. ¿Qué es lo que nos ha llamado la atención?

¡Hasta 2400 W con ATX 3.0!

ATX 3.0 2400 W Intel

Vayamos ahora a lo que nos interesa, Intel ha lanzado las especificaciones para las fuentes de alimentación ATX 3.0, en concreto como se van a repartir la potencia transmitida por la fuente de alimentación entre los diferentes componentes del sistema. Pues bien, empezando por la CPU se espera que entre los 275 y los 300 W de consumo vayan hacía el procesador, por el momento y de manera oficial los Intel Core 12 tienen un PL2 de 241 W, aunque parece ser que es posible colocarlos en los 300 W en PL4. En todo caso esperamos que Sapphire Rapids-X alcance dicho consumo.

Ya si nos vamos a las tarjetas gráficas podemos que hay diferentes consumos, no nos vamos a fijar en los consumos de 75 a 300 W, los cuales son los que son posibles con el conector de alimentación PCIe actual, sino en los consumos de 450 W y 600 W que serán solo posibles con el nuevo conector de 12 pines. Si observamos la tabla que acompaña a esta sección veremos una última tabla donde pone Total Power veremos unas cifras que llegan hasta los 2400 W de consumo, una cifra ridículamente alta para lo que es una fuente de alimentación para un ordenador doméstico. No olvidemos que hasta hace pocos días las nuevas PSU de 1600 W nos parecían una exageración.

La lógica detrás de la próxima generación de PSU

Picos ATX 3.0

¿Cuál es el planteamiento de Intel con las PSU bajo el estándar ATX 3.0? Sencillo, que la potencia que otorga la fuente de alimentación tiene que ser más alta que la especificada y poder aumentarse en consumos hasta doblar. Así pues una fuente de por ejemplo 1200 W ha de ser capaz de dar dicha potencia durante el 100% del tiempo, pero si entrega 1440 W de entonces lo hará durante 100 ms de tiempo, si sube hasta los 1920 W tendrá que mantenerla durante 10 ms, a 2160 W 1 ms, y ya con los 2400 W durante 100 microsegundos.

Esto significa que la fuente de alimentación de 1200 W en realidad ha de ser una de 2400 W, ya que ha de tener la capacidad de transmitir manifestado nivel de potencia. Lo cual resulta sorprendente en una era donde todo el mundo parece obsesionado con el cambio climático y el consumo energético de los diferentes dispositivos.

Las placas base serán mucho más caras

ATX12VO

El ATX12VO es un estándar que se basa en eliminar el resto de raíles de voltaje que existen en las fuentes de alimentación bajo el estándar ATX. Por lo que la idea es proveer un solo voltaje base y hacer que el resto de voltajes sean entregados a través de diferentes conversores situados alrededor de la placa base.

Así pues, bajo el estándar ATX12VO los raíles de 3.3 V, 5 V, 5 VSB para el Stand-By y el de -12 V fueron eliminados y se pasó de un conector de 24 pines a uno de 10 pines que entrega tres líneas con un voltaje de 12 V y otro de 12 VSB. Explicado de otra manera, con el estándar ATX120VO parte de la funcionalidad que antes tenía la propia fuente de alimentación en cuanto a la distribución de la energía paso a las placa base del PC.

El estándar ATX 3.0 trae consigo la versión 2.0 del ATX12VO y trae consigo ciertas novedades, entre ellas el hecho que el voltaje nominal es ahora de 12,2 V, lo cual puede dar problemas en el hardware que es sensible al sobrevoltaje. En especial aquellas partes que funcionan con voltajes extremadamente bajos y que van a necesitar una mayor cantidad de conversores de voltaje en las placas, haciendo que la circuitería analógica de estas sea más compleja, así como su coste final para el usuario.