¿Qué diferencia hay entre un procesador Intel Core i3, i5, i7 e i9?

Elegir el procesador adecuado según las necesidades que tengamos, no es una tarea sencilla. Seguro que has ido a comprar un procesador Intel y te has preguntado que significa esto de Core i3, i5, i7 e i9. Pues bien, esto nos dice principalmente la gama de los procesadores dentro de una misma familia y se basan en las prestaciones que nos pueden ofrecer.

No todos los procesadores Intel Core nos ofrecen las mismas prestaciones y rendimiento. Según la gama, dentro de una misma familia, tendremos unas características y un rendimiento diferente. Te explicaremos cuales son las diferencias entre cada uno de ellos y todo lo que debes saber antes de comprar un procesador.

 

¿Cuáles son las diferencias entre los Intel Core i3, i5, i7 e i9?

Intel busca ofrecer una gran variedad de productos pensando en todos los posibles usos y usuarios. Esto es algo genial para el usuario, ya que les permite encontrar lo que necesitan sin pagar de más. La diferencia entre cada gama de CPU son básicamente las siguiente:

  • Número de núcleos
  • Número de hilos de procesamiento (HyperThreading)
  • Memoria caché
  • Frecuencias
  • Gráficos integrados
  • Capacidad de overclocking
  • Interfaz PCIe

Te explicaremos que tienes que ver en cada una de estas categorías, para que puedas elegir el mejor procesador.

 

Número de núcleos

Sin lugar a dudas esto es lo más importante, ya que cuantos más núcleos, más rendimiento. Pero cuidado, ya que el recuento y denominación de los núcleos en los procesadores Intel ha cambiado bastante.

Los Intel Core de 11a Generación (Rocket Lake) y anteriores, tienen solamente un tipo de núcleos. Desde la 12a Generación (Alder Lake), se han introducido dos tipos de núcleos: los P-Cores y los E-Cores. Si no sabes que son estos núcleos, tranquilo, aquí te lo explicamos:

  • P-Cores: Son los núcleos de potencia [de ahí el nombre P(erformance)-Cores] y siempre vienen marcados. La cantidad de P-Cores será igual o superior a la cantidad de E-Cores. Además, los P-Cores son los únicos núcleos que cuentan con hilos de procesamiento (HyperThreading). Estos núcleos se activan únicamente cuando hay carga de trabajo alta, como pueda ser cuando lanzamos un juego.
  • E-Cores: Son los núcleos de eficiencia [de ahí el nombre E(fficient)-Cores] y siempre vienen marcados. La cantidad de E-Cores siempre será inferior a la cantidad de P-Cores. Este tipo de núcleos carecen de hilos de procesamiento (HyperThreading). Son los núcleos que están siempre operativos para cargas ligeras, como pueda ser navegar, trabajar o ver una película / serie. Cuando se activan los P-Cores, pueden hacer las funciones de apoyo, para así conseguir rendimiento adicional.

Hasta los procesadores de la 11a Generación, era bastante sencillo. Los procesadores de la generación Rocket Lake de sobremesa son simples, los Core i9 tienen 12 núcleos, los Core i7, tienen 8 núcleos, los Core i5 tienen 6 núcleos y los Core i3 tienen 4 núcleos. Pero con los nuevos Alder Lake la cosa se complica bastante, ya que para una misma gama podemos tener varias distribuciones de núcleos.

i9-12900KS en caja

 

Particularidades de los Alder Lake

Vamos a tratar de explicar un poco la particularidad de esta familia de procesadores, aunque siempre debemos revisar las especificaciones. Si tenemos dudas, con poner el nombre del procesador en Google, iremos directos a Intel Ark. Ahí nos dirá todas las características del procesador, entre ellos los números de núcleos. Las especificaciones de los procesadores de Intel de sobremesa para gama son los siguientes:

  • Core i9: Todos tienen 8 P-Cores y 8 E-Cores
  • Core i7: Todos tienen 8 P-Cores y 4 E-Cores
  • Core i5: Aquí empieza el baile. Los i5-12600K y 12600KF tienen 6 P-Cores y 4 E-Cores, mientras que el resto de Core i5 tienen una configuración de 6 P-Cores y 0 E-Cores.
  • Core i3: Todos tienen 4 P-Cores y 0 E-Cores

Esto en lo que refiere a los procesadores para sobremesa, en portátiles hay bastante más baile de núcleos, según si los procesadores son para portátiles «normales» o para sistemas gaming. Para resolver las dudas, recomendamos buscar el modelo del procesador en Google y leer las características de Intel Ark.

 

Hilos de procesamiento o HyperThreading

También denominados núcleos virtuales, permiten mejorar el rendimiento del procesador. Aproximadamente, se estima que mejoran el rendimiento del procesador en un 30%. Su función principal, explicado de manera sencilla, es gestionar la cosa de procesamiento, optimizando que tareas debe hacer antes el procesador. Por consiguiente, es mejor que el procesador tenga HyperThreading.

Cabe destacar que en los procesadores Alder Lake y posteriores solo los P-Cores tienen HyperThreading, mientras que los E-Cores carecen de esta tecnología. Para los procesadores de 11a Generación y anteriores, la integración de hilos de procesamiento depende de la generación. Puede ser que algunos procesadores no lo integren, así que deberemos buscar el modelo del procesador en Intel Ark para ver si los integra o no.

Intel Alder Lake-S

 

Memoria caché

Dicho parámetro depende directamente de la cantidad de núcleos del procesador. Cuantos más núcleos, mayor será la cantidad de memoria caché L3.

La caché sirve para almacenar datos que el procesador puede necesitar de manera recurrente o de alta prioridad. Acceder a la caché al procesador le lleva mucho menos tiempo que acceder a la RAM, de ahí que cuanta mayor cantidad de caché, mejor.

 

Frecuencias

Aunque no lo parezca, la frecuencia es muy importante, sobre todo para videojuegos. Cuanto mayor es la frecuencia de trabajo, mejor rendimiento obtendremos en juegos. El problema es que en los procesadores de Intel tenemos diferentes frecuencias y debemos conocer que nos dice cada una. Estas son:

  • Frecuencia trabajo o base: Intel siempre la mostrará y es la frecuencia mínima del procesador cuando lo estamos usando (el procesador tiene modos de reposo que reducen la frecuencia, pero solo se activan cuando no usamos el ordenador)
  • Frecuencia Turbo Boost: Aquí tenemos dos tipos de valores
    • Turbo Boost 3.0: Esta es la frecuencia comercial en los procesadores de Intel. Dicha frecuencia nos indica la velocidad máxima a la que puede operar el mejor de los núcleos del procesador. Por ejemplo, si el procesador tiene 8 núcleos, esta solo la alcanzara 1 de los núcleos. Tenemos que decir que llegar a esta frecuencia depende de la carga y del sistema de refrigeración, así como la temperatura del procesador en cada momento.
    • Turbo Boost: Adicionalmente, los procesadores tienen una segunda frecuencia Turbo Boost. Dicha frecuencia es inferior a la Turbo Boost 3.0 y es la máxima que pueden alcanzar todos los núcleos. Que el procesador llegue a esta frecuencia también depende de la carga, del disipador utilizado y de la temperatura del procesador en cada momento

Para los procesadores Alder Lake la cosa se complica un poco más. Como hemos comentado, estos procesadores tienen dos tipos de núcleos diferentes. Los E-Cores tienen su propia frecuencia de trabajo y carecen de soporte para la tecnología Turbo Boost. Por otro lado, los P-Cores tienen su propia frecuencia de trabajo y estos si admiten la tecnología Turbo Boost en sus dos variantes.

Habitualmente Intel, a nivel comercial, suele indicar la frecuencia base del procesador y la frecuencia máxima a la que puede llegar, que sería el Turbo Boost 3.0.

Core i9-12900K

 

Gráficos integrados

Todos los procesadores de Intel disponen de una gráfica integrada (iGPU) pensada para sacar video y poco más. Desde hace muy poco, los procesadores de la compañía han empezado a integrar las gráficas Intel Xe, que son más potente que sus predecesoras. Estas ya permiten jugar un poco, todo depende del tipo de juego, ya que no es igual de exigente el Fortnite que el Cyberpunk 2077.

Si bien todos los procesadores de Intel cuentan con una iGPU, no en todos los procesadores esta activa. Los procesadores que cuentan con gráfica, pero no está disponible por el motivo que sea, llegan marcados. Cualquier procesador con las letras «F» o «KF» al final, nos dirá que la gráfica integrada no está operativa.

La potencia de la gráfica varía entre las cuatro gamas de procesadores. Normalmente los Core i9 y Core i7 suelen incluir los gráficos integrados más potentes. Los Core i5 suelen tener una solución un poco más sencilla y finalmente, los Core i3 suelen llevar una iGPU muy simple para mostrar video y poco más, por si no queremos gastar en una gráfica dedicada.

 

Interfaz PCI Express (PCIe)

Algo que también varía entre las cuatro gamas de procesadores es la cantidad de líneas PCIe y la versión. Esto es algo habitual y completamente normal, pero algo en lo que debemos estar muy atentos. Dentro de la familia Intel Core Alder Lake (12a Gen) la distribución aproximada es:

  • Intel Core i9: Cuentan con 20 líneas PCIe 5.0 directas desde el procesador
  • Intel Core i7: Dispone de 16 líneas PCIe 5.0 y 4 líneas PCIe 4.0 para una unidad SSD M.2
  • Intel Core i5: Dispone de 16 líneas PCIe 5.0 y 4 líneas PCIe 4.0 para una unidad SSD M.2
  • Intel Core i3: Dispone de 16 líneas PCIe 5.0 y 4 líneas PCIe 4.0 para una unidad SSD M.2

Pueden existir más variaciones con respecto a la cantidad de conexiones PCIe, ya que el chipset agrega de estas líneas. También se puede dar el caso de algún procesador con una configuración diferente, todo en base a criterios de Intel.

Intel Alder Lake-S

 

¿Qué quieren decir las letras de los procesadores?

La letra que aparece tras el número del procesador tiene un significado, nos da mucha información. Nos indica ciertas características y prestaciones que tiene o no dicho procesador. Las más comunes y que debes conocer son:

  • Core-K: Tienen capacidad de overclocking (cualquier procesador que no incluya esta letra, carece de soporte para aumentar la frecuencia del procesador, en teoría)
  • Core-KF: Igualmente tienen capacidad de overclocking, pero carecen de gráficos integrados
  • Core-KS: Destinado solo para Core i9 «pata negra» que permiten una frecuencia Turbo Boost 3.0 ligeramente superior a la de los Core-K
  • Core-F: Procesadores sin gráficos integrados
  • Sin letra: La frecuencia está un poco rebajada con respecto a los Core-K para ajustar un poco más el consumo
  • Core-T: Son procesadores de sobremesa con consumo ajustado. Normalmente se recortan frecuencias
  • Core-U: Estos procesadores están pensados para portátiles de corte generalista
  • Core-H: Procesadores muy potentes pensados para portátiles gaming
  • Core-HK: Iguales a los Core-H, con la particularidad que soportan overclocking

Estas son las más comunes, aunque hay otras denominaciones. Aquí te dejamos el listado de todas las letras de los procesadores Intel.

 

Pero, ¿qué procesador Intel debo elegir?

Bien, no hay una respuesta sencilla, ya que depende de las necesidades y tu presupuesto. Vamos a intentar resumirlo a grandes rasgos:

  • Core i9: Enfocados a gamers exigentes que quieren jugar en 4K a juegos pesados como Microsoft Flight Simulator. También son ideales para jugar y hacer streaming de manera simultanea
  • Core i7: Pensados para aquellos que quieran jugar principalmente y quizá hacer streaming mientras se juega a títulos típicos como Minecraft, Rust y otros juegos populares entre streamers
  • Core i5: Son los mejores para gaming, por su excelente rendimiento y precio ajustado
  • Core i3: Más enfocados para ofimática, estudiar o teletrabajar, pero también son perfectos para jugar

Dentro de esto, lo ideal elegir un procesador que no tenga la «F» en el nombre. Bien para usarlo sin necesidad de una gráfica dedicada o bien por si se nos rompe la gráfica, seguir usando el PC. Los modelos con la letra «K» son muy buena opción, ya que podemos en un futuro obtener un extra de rendimiento.

Respuesta única no hay, pero ahora tienes todos los datos y con esto, puedes elegir el mejor procesador según tus necesidades y presupuesto

5 Comentarios