¿Por qué Destiny 2 no funciona con los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000?

Escrito por Juan Diego de Usera

Apenas 24 horas después de haberse presentado de manera oficial los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000, que incorporan la nueva arquitectura AMD Zen 2, han comenzado a aparecer informes sobre los problemas que tendrían los nuevos procesadores para ejecutar el juego Destiny 2. Según estos informes, muchos jugadores que habrían cambiado a uno de los nuevos procesadores, estarían comprobando que el juego no llega nunca a arrancar.

Uno de los problemas de ser un “early adopter” con un componente electrónico que acaba de salir al mercado, es que nos podemos encontrar con problemas inesperados. Y este tipo de usuarios ya debieran de saber que, al menos con un nuevo componente, lo mejor es dejar que pase algo de tiempo para que se solucionen ciertos inconvenientes inesperados. Aun así, siempre habrá de esta categoría de usuarios. Algo que, por otra parte, los propios fabricantes de componentes se encargan muchas veces de fomentar, ofreciendo suculentos descuentos para estos usuarios.

Sin embargo, lo que no es nada habitual es que sea un procesador el que cree el problema. Sí es más habitual que las BIOS de las nuevas placas base puedan tener errores de programación. Y es cuando el usuario se acaba desesperando porque acaba haciendo de Beta tester del fabricante. Y completamente gratis. Pero que el problema radique en un procesador, es algo que es muy poco habitual. Aunque, por otra parte, sí puede ser que la culpa, al final, se acabe debiendo a la manera en la que se ha codificado el juego.

Nadie sabe cuál es el problema que afecta a Destiny 2 con los nuevos AMD Ryzen 3000

Destiny 2 no es un videojuego precisamente reciente. El juego data de finales del año 2017 y uno podría pensar que todos los fallos que tuviera el juego, a estas alturas ya estarían resueltos. Sin embargo, súbitamente han comenzado a aparecer posts en reddit de usuarios que han comprado un nuevo procesador AMD Ryzen 3000 y han comprobado que, al querer ejecutar este juego, no se ejecuta. El ejecutable del juego se queda en segundo plano, con muy bajo consumo de ciclos del procesador, pero nunca llega a lanzarse para que se pueda jugar.

Este fallo se debería a algún tipo de mala interacción del juego con estos nuevos procesadores. Ni siquiera se le puede echar la culpa a la placa base, dado que se ha comprobado que sucede con diferentes modelos de placas base y con diferentes chipsets. El único denominador común de este suceso estriba en que todos los usuarios con problemas tenían uno de los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000.

Ahora bien, esto no significa que los nuevos procesadores sean defectuosos. No, más bien lo que significa es que el nuevo procesador necesitará alguna línea de código adicional que Bungie (que es el estudio desarrollador del juego) no tiene incluido en éste. Por tanto, ahora ya es cuestión de que Bungie investigue más a fondo el problema, hasta dar con cuál es la causa. Desde luego, el problema ya ha llegado a los foros de esta empresa y parece ser que ésta tomará próximamente cartas en el asunto. Lo más seguro es que acaben desarrollando un parche para el juego que solvente el problema.

Fuente > PC Gamer

Continúa leyendo
  • Ari M.

    Gracias por la data, justo tengo un compañero de Destiny 2 que está por pasarse a r3000.