Samsung usará la arquitectura RDNA de AMD en las GPU de sus móviles

AMD y Samsung Electronics acaban de anunciar un acuerdo comercial por el que el primero licenciará la propiedad intelectual de la arquitectura RDNA que emplean las nuevas tarjetas gráficas AMD Radeon RX 5000 al segundo. El objetivo final es que Samsung pueda desarrollar tarjetas gráficas muy potentes, pero de muy bajo consumo, que serían instaladas en los smartphones de la marca.

Hay que remontarse bastante en el tiempo a cuando AMD Radeon también poseía una división destinada a desarrollar tarjetas gráficas para dispositivos móviles, como teléfonos y tabletas. Sin embargo, AMD vendió esa división hace muchos años y, de ahí, nacieron las gráficas Adreno (que, si os fijáis, es un anagrama de Radeon) que se usan en muchos dispositivos hoy en día.

RDNA es la nueva arquitectura para tarjetas gráficas de AMD Radeon, y es la que sustituirá a la ya bastante vieja arquitectura GCN que todos bien conocemos. Esto significa que Samsung tendrá a su completa disposición todos los recursos de propiedad intelectual que ha desarrollado AMD Radeon para desarrollar su nueva tarjeta gráfica. Pero, esta vez, enfocado a las arquitecturas móviles de bajo consumo y alto rendimiento. Esta nueva aventura de Samsung le permitirá ser también autosuficiente en el mercado de tarjetas gráficas para móviles, no debiendo de depender de terceros a la hora de diseñar las tarjetas gráficas que montará en sus dispositivos móviles del futuro.

El acuerdo entre AMD y Samsung tendrá un efecto positivo en las cuentas de AMD

No es que AMD esté, como en el pasado, muy mal de dinero. Tampoco es que esté nadando en la abundancia, pero desde que los procesadores AMD Ryzen llegaron al mercado, la empresa ha comenzado seriamente a sanear sus cuentas de resultados, trimestre tras trimestre fiscal. Incluso el año pasado se cerró con unos excelentes resultados financieros para esta compañía.

Términos del acuerdo entre AMD y Samsung:

  • AMD licenciaría el desarrollo de tarjetas gráficas personalizadas basadas en la nueva arquitectura RDNA a Samsung, para ser empleada en dispositivos móviles como smartphones, tabletas y otros productos que complementen el catálogo de modelos que AMD tiene o va a tener en el mercado.
  • Samsung pagaría los correspondientes derechos de las licencias tecnológicas, así como los royalties.

El acuerdo que han suscrito ambas empresas es uno que, sin que ninguna de las dos empresas haya desvelado su duración, sí podemos saber que va a tener una duración de varios años. Porque las gráficas no solo han de ser desarrolladas por Samsung. También han de ser fabricadas por la marca. Y por cada dispositivo móvil que monte una de estas nuevas gráficas, AMD recibirá su correspondiente pago por parte de la empresa coreana. Muy al estilo de lo que sucede con su división de procesadores personalizados y las ventas de las consolas PlayStation 4 y Xbox One.

De hecho, la CEO de AMD, Lisa Su, hacía declaraciones al respecto de este nuevo acuerdo entre ambas empresas, comentando que estaban muy excitados en su empresa porque el acuerdo les permitiría acelerar el desarrollo de la tecnología gráfica en el ecosistema de telefonía móvil.