Cómo configurar el arranque rápido (Fast Boot) de un PC en la BIOS

Escrito por Javier (Javisoft) López

Algunos fabricantes de placas base, por diferentes motivos, no activan en sus BIOS/UEFI por defecto el llamado Fast Boot o arranque rápido, pero este por norma general es muy útil para ganar velocidad en el inicio de nuestro PC. En este artículo veremos en que se basa dicho arranque rápido, cómo funciona y cuando debemos activarlo en nuestro PC, ya que no siempre es buena idea.

Arranque rápido: ¿cómo funciona?

Arranque-rápido-WIndows-10

El arranque rápido o Fast Boot es una tecnología que se implementó en Windows 8 de forma nativa y que combina dos apartados totalmente contrapuestos en un principio: el arranque normal o también llamado arranque en frío y el modo hibernación.

Cuando apagamos el PC de forma normal y sin arranque rápido, Windows cierra todo el software que esté abierto en primer lugar, cierra posteriormente la sesión del usuario y finalmente desconecta el sistema, entrando en modo reposo a la espera de ser de nuevo encendido.

El modo de arranque rápido lo que hace es inmiscuirse justo en el punto del cierre de la sesión del usuario donde momentos antes mantiene el kernel de Windows y los drivers que admiten este modo en una especie de modo de hibernación, guardando el estado actual del sistema en un archivo, para después apagar el sistema.

Cuando volvemos a iniciar el PC y pasamos el POST de la BIOS/UEFI, Windows no tiene que cargar todo lo que ya está guardado en dicho archivo, simplemente vuelca en la RAM la imagen del estado anterior del SO desde el archivo de hibernación y lo sitúa en el arranque del sistema, ahorrando tiempo en ello y haciendo todo mucho más rápido.

Lógicamente, esto difiere de la hibernación normal, donde la configuración al completo se guarda y volvemos a tomar el trabajo por donde lo dejamos.

Inconvenientes del arranque rápido

Windows10_April19_Update

Como cualquier tecnología, tiene sus inconvenientes, ya que a veces necesitaremos no tenerlo activo para realizar ciertas tareas o funciones. Por ejemplo, hay programas que necesitan un apagado completo para tener efecto, y hasta hace no mucho tiempo algunas actualizaciones de Windows lo requerían. Otro escenario similar lo vemos cuando instalamos una BIOS desde Windows o actualizamos un firmware. En estos casos el apagado común es necesario y recomendable.

Sistemas de encriptación también necesitan un apagado normal para no montar contínuamente una imagen anterior cifrada, o por ejemplo, se necesitará también el apagado común en sistemas que no disponen de soporte para hibernación, donde los problemas pueden ser bastante grandes.

Cómo activarlo en Windows

Para activar el Fast Boot con todas sus funcionalidades se necesitan dos pasos claros, donde el primero de ellos es activarlo en Windows, para más tarde activarlo en nuestra BIOS o UEFI, dependiendo de nuestra placa base y plataforma. Comenzando por la activación en Windows, lo primero que necesitamos es dirigirnos al panel de control de Windows para después dirigirnos al apartado de opciones de energía.

Fast-Boot-1

Una vez dentro debemos pulsar en “elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado” que está situado en la parte izquierda superior de la ventana.

Fast-Boot-2

Ya dentro tendremos que pulsar en el botón “cambiar la configuración actualmente no disponible” para poder acceder a las opciones que no tenemos disponibles hasta ese momento.

Fast-Boot-3

Estando ya desbloqueadas tendremos que marcar “activar inicio rápido (recomendado)“, para posteriormente pulsar el botón de “guardar cambios”.

Fast-Boot-4

Hasta aquí todo sencillo y ya tendríamos realizada la primera parte.

Cómo activarlo en BIOS/UEFI

Comencemos por la segunda y puede que algo más complicada parte de este proceso. Para ello tendremos que reiniciar el sistema e introducirnos en la BIOS/UEFI.

Para ello, en la pantalla de carga de la misma tendremos que pulsar alguna de estas teclas: SUPR, F2, F1 o F10 en algunos casos. Cada placa base y fabricante usa una de estas teclas para entrar, así que si no sabemos cuál es en concreto tendremos que ir probando o buscar información sobre nuestro equipo.

Una vez dentro tendremos que irnos o desplazarnos al apartado Boot o inicio, esto también difiere en cada placa y BIOS/UEFI.

Fast-Boot-5

Estando ya allí, solo tendremos que habilitar dicho setting, donde por norma general vendrán asociados algunas opciones más, donde en principio no tendríamos que tocar nada, ya que debe de iniciar correctamente con los setting por defecto. Una vez hecho esto, tendremos que buscar el disco de arranque correspondiente, ya sea nuestro SSD o nuestro HDD.

Fast-Boot-6

En nuestro caso es un Corsair MP510, el cual como se aprecia es el llamado “Windows Boot Manager“. Una vez hecho esto pulsaremos F10 para guardar los cambios, donde una vez entremos de nuevo en Windows ya podremos apagar nuestro PC para ver cómo se produce el inicio rápido en cuanto volvamos a encenderlo.

Continúa leyendo
  • manuel jesús fernández mengiba

    Gracias!!!