Por qué deberías actualizar tu antigua NVIDIA GeForce GTX 970

A pesa que el fabricante de tarjetas gráficas NVIDIA lleva años promulgando que los usuarios debieran de comprar sus nuevas tarjetas gráficas como actualizaciones de rendimiento incrementales, todavía hay un nutrido grupo de usuarios que se resiste a desprenderse de sus gráficas NVIDIA GeForce GTX 970. Sin embargo, a medida que ha ido pasando el tiempo, esta tarjeta gráfica se ha quedado bastante anticuada en consumo y prestaciones. Sobre todo, si la comparamos con los modelos más recientes de NVIDIA.

La NVIDIA GeForce GTX 970 fue la tarjeta gráfica más deseada por los gamers cuando la marca sacó al mercado su antigua generación de gráficas con GPU Maxwell. En término de prestaciones, quedaba muy cerca del de la GeForce GTX 780 Ti o de la AMD Radeon R9 290X, pero costando y consumiendo bastante menos potencia que las dos gráficas que hemos citado. Sí, es cierto que NVIDIA lanzó al mercado también su modelo GeForce GTX 980 y, más adelante, su GTX 980 Ti. Pero sus precios y sus prestaciones no daban en el punto preciso en el que aterrizaba de pleno la GTX 970.

No es de extrañar, por tanto, que sus usuarios se nieguen a deshacerse de sus tarjetas gráficas. Probablemente porque el salto de rendimiento que había entre esta gráfica y su sucesora, la GTX 1070, en su momento no era uno especialmente grande. Sin embargo, a fecha de hoy, dicho salto en prestaciones es bastante importante a la hora de jugar. Sobre todo, si se os pasa por la cabeza el comenzar a jugar a resoluciones superiores a la habitual de Full HD, que era la más extendida cuando esta gráfica llegó al mercado.

El rendimiento de la GTX 970 ha quedado algo desfasado

Incluso a la resolución de Full HD, a la GTX 970 le cuesta bastante llegar, en los juegos modernos, a mantener cuotas de FPS cercanas a los 60 FPS si queremos jugar con todo el detalle al máximo. Sí, ya sabemos que vais a decir que, con bajar el nivel de detalle de los juegos, ese problema se soluciona. Pero, al final, eso no es más que poner un tapón de corcho a un barco que cada vez se está hundiendo más.

Por otra parte, el consumo de los modelos de tarjetas gráficas que se han ido sucediendo detrás de la GTX 970 también han seguido una línea descendente, con lo que los nuevos modelos suelen consumir menos para obtener un rendimiento bastante superior. Este también es un aspecto a tener en cuenta, dado que la factura de la luz es de las pocas cosas que lleva años en dirección ascendente y sin interrupciones.

Otra ventaja que tendríais si actualizáis vuestra antigua GTX 970, sería el poder hacer uso de los monitores con tecnología VRR. Especialmente ahora que NVIDIA soporta esta tecnología con sus gráficas Pascal y Turing.

¿Cuáles son nuestras opciones?

A la hora de sustituir a nuestra vieja GTX 970, el modelo que más se asemeja en precio al que tenía esta gráfica cuando llegó al mercado, es la NVIDIA GeForce RTX 2060, que se puede comprar a partir de los 350 euros en las tiendas online. Esta nueva gráfica de NVIDIA dobla por completo el rendimiento de la antigua GTX 970.

Aunque, si queréis ahorraros un poco de dinero, siempre podéis optar por comprar una de las nuevas NVIDIA GeForce GTX 1660 Ti, que están rondando los 300 euros, y cuyo rendimiento en juegos (cuando no se emplea el Ray Tracing) es bastante similar al de la RTX 2060.