Ventiladores individuales, o en marco: ¿qué sistema es mejor?

Estamos viendo que, últimamente, varios fabricantes están comenzando a sacar ventiladores que se montan dentro de un único marco, que después se instala dentro de nuestra caja. Algo así no se había visto nunca en la industria que, hasta ahora, se había dedicado a vender los ventiladores de manera individual. Y, está claro que, desde un punto de vista práctico, esta nueva aproximación al problema de la refrigeración puede tener varias ventajas para el usuario. Pero no todo son ventajas, en realidad. Vamos a ver los pros y las contras de ambos enfoques en este artículo.

Tener los componentes de nuestro ordenador bien refrigerados ha de ser una de las máximas prioridades de cualquier usuario que aprecie su equipo. Todos sabemos bien los malos efectos que suele tener un equipo cuando se ve obligado a funcionar con muy altas temperaturas. Y, para poder bajar estas temperaturas, todos acabamos recurriendo al uso de ventiladores, ya sean en los propios componentes, como en la caja, para forzar la entrada de aire fresco proveniente del exterior de la misma. Así como para expulsar el aire caliente que generan estos.

Hasta hace poco, todos los ventiladores que se vendían en el mercado se hacían de manera individual. Es decir, el usuario compraba uno, dos, tres ventiladores (o los que fueran menester) para reemplazar los de sus componentes (especialmente, el del disipador del procesador, si se empleaba un disipador por aire). O bien, para añadir o sustituir los que traía la caja donde se había montado el equipo, si las condiciones térmicas de su interior no eran las más adecuadas.

Ventajas y desventajas de montar los ventiladores de manera individual

La principal ventaja de este tipo de sistema es que, obviamente, el usuario solo compra los ventiladores que necesita para su equipo. Esto le da más flexibilidad a la hora de comprar los modelos que son más adecuados para la función que deben de llevar a cabo. También le da la flexibilidad a la hora de cambiarlos en el caso de estropearse.

La principal desventaja estriba en el lío de cables y de conectores con el que el usuario debe de lidiar a la hora de conectar éstos a la placa base. Esto lo solucionan muchas cajas de ordenador modernas empleando hubs o controladores para ventiladores que permiten controlarlos todos desde un único conector PWM de la placa base.

Otra desventaja es el hecho que el montaje es más complejo, dado que deberemos de lidiar con tener que sujetar cada ventilador de manera individual

Ventajas y desventajas de comprar ventiladores en marco

La principal ventaja de este tipo de setup es la facilidad del montaje. Con este tipo de configuración, solo necesitaremos montar el marco con 4, 6 u 8 tornillos (si los necesitáramos todos, para asegurarnos que no hubiera vibraciones cuando esté funcionando) y un único cable directo a un conector PWM de la placa base. También presenta la ventaja de poder centralizar los efectos de iluminación RGB que muchos ventiladores ya suelen llevar incorporados en la actualidad.

Pero, la principal desventaja de este setup estriba en que si, por desgracia se estropea uno de los ventiladores, el usuario no tiene manera de cambiarlo por otro nuevo, y se deberá de quedar con ese ventilador que no funciona. Lo cual, si tenemos en cuenta que este tipo de configuraciones suelen emplear iluminación RGB, hará que no quede especialmente muy estético a la hora de ver la caja. Pero si encima se estropea el cable que le da potencia al conjunto, deberemos de tirar todo éste.