Intel deja el negocio de los módems 5G mientras Qualcomm y Apple terminan con sus diferencias ¿han expulsado a Intel del mercado?

Como se suele decir, dos noticias se leen mejor juntas: Intel ha lanzado un comunicado explicando sus motivos para dejar el mercado de módems 5G, por el cual había apostado fuertemente desde 2018, mientras, Apple y Qualcomm firman la paz y dejan atrás sus litigios. ¿Intentó Intel hacerse con una parte real del pastel o solo desestabilizar más el enfrentamiento? ¿el acuerdo fuerza su expulsión del mercado?

Intel deja los módems 5G, solo se centrará en la infraestructura de dicha red

intel-modem-5g

Mediante un comunicado de prensa, Intel ha anunciado su intención de abandonar el negocio de los módems 5G para smartphones, donde ha aclarado, sutilmente, los motivos para tomar dicha decisión después de haber invertido amplias cantidades de dinero.

Dicho motivo según la compañía ha sido la evaluación de las oportunidades para los módems 4G y 5G en PCs, dispositivos de Internet y otros centrados en datos, mientras que al mismo tiempo también continuará invirtiendo en su negocio de infraestructura de red 5G.

Bob Swan, flamante CEO de Intel ya de manera oficial, comentó que el negocio de los teléfonos inteligentes no marca un camino claro hacia la rentabilidad y rendimientos positivos. Aun así, 5G sigue siendo prioridad en Intel, donde actualmente se está evaluando las opciones para obtener el valor a los avances que han creado en este campo, y donde se ofrecerán resultados y próximos lanzamientos el 25 de este mes de abril.

Apple y Qualcomm cierran diferencias y resuelven sus litigios con nuevos acuerdos

Qualcomm-vs-Apple

La batalla legal de Apple y Qualcomm ha sido gigantesca, donde las acusaciones se han producido en ambos bandos de manera casi mimética, en algunos casos con mayor o peor acierto. Las demandas de los de Cupertino por 1,000 millones de dólares en EEUU y en China por la misma cantidad hicieron saltar las alarmas: Qualcomm acusó a Apple de decirle a sus proveedores que retuviesen los pagos de regalías a la primera, mientras que ésta intentó impedir las importaciones de iPhones en todo el mundo.

La patente donde giraba todo fue invalidada, por lo que Apple estaba ganando la batalla, pero más tarde las importaciones de ciertos modelos de iPhones se prohibieron: el empate era técnico y la solución no veía la luz.

El tiempo jugaba en contra de los de Cupertino, necesitados de módems 5G para su futuro iPhone, estos quisieron acercarse a Intel y sus dispositivos, pero para contrariedad de los de la manzana, el gigante azul no podría suministrar suficientes unidades para tanto dispositivo y en tan poco tiempo. La nueva opción de Apple era fabricar su propio módem, pero entonces los plazos se echaron encima y se tuvo que descartar el diseño, al menos en unos años.

La solución estaba clara, Apple tenía que firmar un acuerdo con Qualcomm si quería ver lanzados sus nuevos iPhone a tiempo, y así ha sido finalmente. Los detalles de dicho acuerdo son escasos: Apple había acordado pagar a Qualcomm como parte del acuerdo y al mismo tiempo llegaron a un pacto de licencias por seis años, donde existe una posible prórroga de otros dos años más, así como un acuerdo de suministro de chipset de varios años.

Como vemos, toda la información suministrada ha sido muy genérica y poco concreta, pero evidencia que ambos se necesitan. Entre tanto, las opciones de Intel en el mercado se han cerrado de golpe y porrazo. Qualcomm es un enemigo demasiado poderoso para competir, sobre todo si no dispones de capacidad para hacerlo, por lo tanto, la pregunta es clara: ¿han expulsado Apple y Qualcomm con su acuerdo para los módems a Intel del mercado?