Qué tarjeta gráfica AMD o NVIDIA necesito para sacarle todo el provecho a un procesador AMD Ryzen

Los procesadores AMD Ryzen se han convertido en una opción muy válida, a la hora de jugar, frente a sus grandes competidores de Intel. Muy válida y, generalmente, más barata que éstos. Sin embargo, esto no significa que podamos montar cualquier modelo de tarjeta gráfica con cualquier procesador. Hacerlo así nos expone a sufrir un cuello de botella en el rendimiento de nuestro equipo. Vamos a ver cuáles son las mejores tarjetas gráficas que podemos juntar con los procesadores AMD Ryzen para que este fenómeno no se produzca.

Como bien sabréis, se produce un cuello de botella en nuestro equipo cuando un componente tiene un rendimiento muy superior al del resto de componentes asociados a él. Esto impide que el componente en cuestión sea capaz de proporcionar todo el rendimiento del que es capaz, cuando lo estamos empleando. Un ejemplo bastante habitual es cuando montamos una nueva tarjeta gráfica en nuestro equipo, para comprobar luego que su rendimiento a penas es superior al que ya teníamos con la antigua gráfica.

Tarjetas gráficas recomendadas para los procesadores AMD Ryzen

Dado que la gama de procesadores AMD Ryzen es bastante amplia, hemos optado por dividir este artículo en función de la propia subdivisión en categorías que hace AMD para estos procesadores. Sin embargo, hemos preferido dejar de lado las gamas más bajas, como los Athlon GE, dado que no son procesadores con los que realmente se pueda jugar, dado su escaso rendimiento.

Gráficas para los AMD Ryzen 3

Los procesadores AMD Ryzen 3 representan la gama más baja del fabricante con la que podremos jugar con algo de éxito. En esta gama podremos encontrar procesadores de cuatro núcleos y cuatro hilos. Sus modelos van desde los AMD Ryzen 3 1200 hasta el AMD Ryzen 3 2300X. En ella también podremos encontrar las APU Ryzen 3 2200G y 2200GE.

Dado que son procesadores de baja potencia de cómputo, nuestras mejores opciones sería optar por una tarjeta gráfica AMD Radeon RX 460 o 560, en el caso de querer tener un equipo por completo de AMD. En el caso de optar por un sistema con una tarjeta gráfica de NVIDIA, podríamos montar una GeForce GTX 1050 o 1050 Ti sin demasiados problemas.

Gráficas para los AMD Ryzen 5

La gama media de procesadores de AMD está conformado por los modelos de cuatro núcleos y ocho hilos, junto a los modelos de seis núcleos y doce hilos. Obviamente, ya solo por la configuración de núcleos e hilos, esta gama de procesadores es bastante más potente que la gama Ryzen 3. En esta gama encontraremos modelos que van desde el AMD Ryzen 5 1400 hasta el AMD Ryzen 5 2600X. El hecho es que, estos procesadores son muy versátiles, a la par que potentes, en sus modelos de seis núcleos y doce hilos.

Los procesadores con cuatro núcleos y ocho hilos se pueden defender perfectamente con una tarjeta gráfica AMD Radeon RX 570. O bien, con una  NVIDIA GeForce GTX 1060 de 3 o 6 GB de VRAM.

Sin embargo, para los modelos de seis núcleos y doce hilos, podemos aspirar a tarjetas gráficas bastante más potentes, como una AMD Radeon RX Vega 56. O una NVIDIA GeForce GTX 1080 o RTX 2070.

Gráficas para los AMD Ryzen 7

Como gama alta de procesadores, la gama Ryzen 7 de AMD está formada por procesadores que cuentan en su interior con ocho núcleos y dieciséis hilos de procesado. En esta gama se engloban los procesadores Ryzen 7 1700 hasta el Ryzen 7 2700X.

Esta gama de procesadores puede manejar sin problemas tarjetas gráficas tope de gama, como las AMD Radeon RX Vega 56 o Vega 64, incluyendo las más modernas AMD Radeon VII.

O, también podremos optar por montar una NVIDIA GeForce RTX 2080 o RTX 2080 Ti en ellas. Aunque es posible que este último modelo, en realidad, fuera mejor destinarlo a equipos que monten el procesador AMD Ryzen 7 2700X, siendo el tope de gama de la 2ª Generación Ryzen.