La Microsoft Surface Pro 6 es prácticamente imposible de reparar por ti mismo

Escrito por Javier Lopez

Los chicos de ifixit han conseguido echarle el guante a una Microsoft Surface Pro 6 para comprobar que tan bien ha hecho su trabajo los chicos de Redmond. Estéticamente es muy parecida a la versión anterior pero hay cambios significativos en su interior y sobre todo en su desmontaje para una posible reparación por parte del usuario.

Las reparaciones pueden ser costosas

Microsoft Surface Pro 6

Esta Microsoft Surface Pro 6 ha incluido en esta nueva versión procesadores de octava generación, que van acompañados de 8 o 16 GB junto a una pantalla de 12,3 pulgadas.

Para poder abrir esta Surface Pro 6 lo primero que tendremos que desmontar es la pantalla junto a dos cables bastante comprometidos. Una vez quitada, vemos como la cosa se complica, ya que Microsoft, a pesar de hacer un gran trabajo en cuanto a disipación se refiere, ha dejado de manera poco accesible la reparación de cualquier componente.

Microsoft Surface Pro 6 1

Los heatpipes van cubiertos parcialmente por unas almohadillas térmicas que parecen una especie más avanzada de thermal pads. Una vez extraídos se muestra el disipador, que podremos sacar fácilmente quitando algunos tornillos de Torx.

Una vez hecho esto la placa base se muestra junto con el microprocesador, como era de esperar va soldado y no podremos reemplazarlo o sustituirlo.

Es ahora cuando todo se complica. Las baterías están pegadas al chasis y no muestran un punto de desunión. Van conectadas a una pequeña placa que distribuye y hace fluir la energía a la placa base y que no es removible.

Una batería extremadamente complicada de sacar

Microsoft Surface Pro 6 2

Esto supone que de deteriorarse con el tiempo no podrán ser cambiadas y al igual que la CPU o la placa base, tendríamos que llevarlas al servicio técnico de Microsoft para un reemplazo total.

Por contra, la cámara o los altavoces son fácilmente desmontables, mientras que la pantalla sufre del mismo problema que las baterías, es una sola pieza que tendría que ser sustituida si llegase a fallar.

Además y según afirman desde ifixit, el almacenamiento de esta Surface Pro no es extraible, así que tampoco podremos aumentar la capacidad si lo necesitásemos.

Todo esto supone un desmontaje bastante complejo y en muchos casos que sea imposible de reparar para un usuario común, teniendo que depender de Microsoft y su garantía/servicio técnico de tener cualquier problema.

Microsoft-Surface-Pro-6-desmontada

Por si fuera poco, el montaje de esta Microsoft Surface Pro 6 es tedioso, costoso y complicado, sobre todo para montar de nuevo la pantalla, ya que el adhesivo que usa Microsoft es muy caro, por lo que de abrir dicha tablet tendremos que hacer un gasto en material adicional.

Todo esto unido les ha supuesto a Microsoft una puntuación de 1 punto sobre diez (siendo diez fácil de reparar) la puntuación más baja posible.

Fuente > Ifixit

Continúa leyendo