Conectores USB: tipos y para qué sirve cada uno

Escrito por Juan Diego de Usera

Si hay un tipo de conector de ordenador que se ha convertido en el conector por defecto más popular de la historia de la informática de consumo, ese es el conector USB. Tanto es así, que hoy en día la gran mayoría de periféricos de un ordenador se conectan a este empleando alguna variante de este tipo de conector.

Los conectores USB (Universal Serial Bus) fueron desarrollados en el año 1994 por un grupo de siete compañías (Intel, Compaq, DEC, IBM, Microsoft, NEC y Nortel) en un esfuerzo de unificar toda la miríada de conectores que empleaban los periféricos en aquel tiempo, de manera que fuera más sencillo para los usuarios, poder conectarlos a sus ordenadores. Los primeros dispositivos que eran capaz de soportar el nuevo estándar se comercializaron de la mano de Intel en el año 1995. Y el primer Sistema Operativo que los soportaba de serie fue Windows 95.

Los primeros USB 1.0 solo soportaban una velocidad de transferencia de archivos de 1,5 Mbps en modo de baja velocidad, y hasta 12 Mbps en modo de alta velocidad.

A esta revisión le siguió la revisión 1.1, en el año 1998, que siguió manteniendo las mismas velocidades de la anterior versión, pero que sin embargo fue la que se acabó popularizando en el mercado, dando paso a los primeros ordenadores libres de conexiones antiguas.

La primera gran revisión llegaría en el año 2000 con la especificación USB 2.0. Con esta especificación, la tasa de transferencia de los conectores USB se incrementó hasta los 480 Mbps, aunque por problemas con la integridad de la señal, la tasa de transferencia generalmente quedaba limitada a 280 Mbps (35 MB/s).

Ocho años después llegaría la especificación USB 3.0, con la que la tasa de transferencia subiría hasta los 5 Gbps o 500 MB/s, mientras que la especificación USB 3.1, presentada en el año 2013, doblaba dicha tasa de transferencia.

Tipos de conectores USB empleados actualmente por los componentes

USB tipo A

Este es el conector USB

entre los ordenadores personales e, inicialmente, entre los periféricos antes de la llegada de otros conectores más pequeños. Los conectores que son válidos para el estándar 3.0 se diferencian de los otros por tener la pestaña interna realizada en color azul.

USB tipo B

Este tipo de conector se ha empleado, principalmente, para conectar a periféricos como impresoras o escáneres. Aunque, en algunos periféricos, este conector se emplea solo para proporcionar alimentación. De la misma manera que el conector tipo A, los conectores tipo B compatibles con el estándar USB 3.0, llevan la pestaña interna fabricada en color azul.

Mini USB

Este conector es el primer intento de emplear el USB para conectar periféricos de pequeño tamaño. Fue muy usado tanto en teléfonos móviles como en cámaras de fotos, especialmente en su variante mini B, que fue la más popular.

Micro USB

Este modelo de conector USB debe de haber sido el más empleado para la conexión de dispositivos de pequeño tamaño, principalmente aparatos de telefonía móvil.

USB tipo C

Este tipo de conector es el más moderno y es el que está llamado a ser el sucesor del muy extendido conector micro USB.  Este conector presenta la ventaja de ser completamente reversible, pudiendo insertarse de cualquier manera que deseen sus usuarios. También presenta la ventaja de ser compatible con la gran mayoría del resto de conectores USB que se han empleado y emplean actualmente.

Este conector incluye, no solo los dos cables para transmisión de datos de los modelos anteriores, sino que también provee cuatro pares extra, que son los encargados de proporcionarle la velocidad de transferencia de la que son capaces.

Una de las grandes ventajas de los conectores USB es que son capaces de proporcionar, de manera simultánea, transmisión de datos y de corriente eléctrica. Con lo que el usuario no debe de preocuparse de llevar un cargador específico para ciertos dispositivos móviles.

Continúa leyendo