Blog: NVIDIA, Intel y AMD, lo mejor y lo peor del año de las tres grandes

Ya se nos está terminando el año, así que es un momento idóneo para hacer un pequeño repaso a los éxitos y los fracasos de las tres grandes compañías del hardware: Intel, NVIDIA y AMD. En éste artículo os vamos a contar lo que, a modo personal, nos parecen los mayores aciertos y errores del año de las tres compañías, que sin duda son las que más mueven las tendencias de mercado a día de hoy.

AMD: Lo mejor y lo peor del año

Bajo mi punto de vista, no cabe duda de que lo mejor del año para AMD han sido sus procesadores Ryzen, unos procesadores que no solo han mejorado en cuestión de eficiencia y de rendimiento, sino que además han sido la punta de lanza para una actualización de plataforma que se ha hecho esperar y mucho. Ryzen implementa multi threading, y permite el uso de tecnologías como SSDs PCIe NVMe, PCI-Express 3.0 o memoria RAM DDR4. Y además, todo sea dicho, le ha metido el miedo en el cuerpo a la competencia.

Lo peor del año de AMD, a mi juicio es algo compartido. Por una parte, las gráficas Radeon RX Vega que si bien han mejorado bastante lo anterior y han implementado por primera vez la memoria gráfica HBM2, se han visto ampliamente superadas por la competencia y, aun así, su precio no es que invitara a escoger a la marca de rojo.

Por otro lado, Threadripper. Son unos procesadores absurdamente potentes, pero con un consumo muy elevado, al igual que su precio, pues por primera vez AMD pone una gama de procesadores en el mercado al alcance solo de unos pocos. Para más INRI, el tamaño del procesador hace que pocos disipadores del mercado sean compatibles.

NVIDIA: Lo mejor y lo peor del año

La verdad es que NVIDIA no ha hecho mucho este año, pues se ha dedicado básicamente a vivir de las rentas de la serie GeForce GTX 1000 que lanzó el año pasado, con la GTX 1060 como punta de lanza como la gráfica con mejor relación rendimiento / precio de su catálogo. El fabricante ha lanzado otros modelos pero no dejan de ser poco menos que refritos de lo que ya tenía, con leves modificaciones de los chips existentes.  Así pues, creo que lo mejor que ha hecho éste año ha sido la fuerte inversión en el ámbito de la inteligencia artificial y la conducción autónoma, dos campos en los que el fabricante de verde está destacando mucho.

Y lo peor del año, de nuevo bajo mi juicio, ha sido el lanzamiento de la Titan V, una gráfica que me parece, sinceramente, una aberración incluso para tratarse de NVIDIA, que siempre ha destacado por “hacer el bruto” con su familia de gráficas Titan. Es una gráfica que no aporta gran cosa a pesar de ser de arquitectura Volta y tener HBM2, pero que cuesta un riñón y parte del otro por su absurda “exclusividad”, poniéndola fuera del alcance del público.

Intel: Lo mejor y lo peor del año

Terminamos con el gigante del silicio, Intel, que tampoco es que haya hecho gran cosa este año salvo la también fuerte inversión en inteligencia artificial. La compañía ha lanzado los nuevos procesadores Coffee Lake, que se puede considerar lo mejor del año para el ámbito del hardware puesto que han traído los procesadores de seis núcleos (y doce hilos) por primera vez a la gama media, aunque con el consecuente aumento de precio.

Lo peor del año para Intel también tiene que ver con Coffee Lake y ha sido su disponibilidad, siendo casi imposible comprar uno de sus procesadores en cualquier tienda (mientras que placas base las hay a patadas). Resulta evidente que los procesadores Ryzen de AMD han hecho que Intel tenga que precipitarse con éste lanzamiento y al final les ha salido el tiro por la culata: si lanzas un producto pero nadie lo puede comprar, es como si no lo hubieras lanzado.

Y hasta aquí el resumen de lo que, personalmente, nos ha parecido lo mejor y lo peor del año de los tres grandes fabricantes de hardware: NVIDIA, AMD e Intel. ¿Qué pensáis vosotros que ha sido lo mejor y lo peor del año de estos tres fabricantes?